Parques cerrados

2017.05.05 Parques

Obras en la Fuente de la Fuente de la Niña // Foto: Henares al Día

Por Álvaro Nuño.

Guadalajara siempre ha sido una ciudad que se ha vanagloriado de sus parques. Alcalde tras alcalde alardean con razón de que somos una población que supera con mucho la media española de metros cuadrados de zonas verdes por habitante -unos 15 ms2- mientras que cada alcarreño puede disfrutar de unos 35 por cabeza. Este patrimonio urbano natural ha sido y es una de las señas de identidad de la ciudad y una característica que los visitantes más destacan tras visitar Guadalajara. Al frente de ellas, los céntricos parques de La Concordia y San Roque, auténticas referencias para el paseo durante décadas, sin olvidar las amplias zonas verdes que salpican todos y cada uno de los barrios de la ciudad, desde La Constitución a La Amistad pasando por la Huerta de San Antonio. Las nuevas zonas de desarrollo urbano también han reservado los espacios suficientes para mantener este alto porcentaje de zona verde por habitante y así al otro lado del parque fluvial del Alamín podemos disfrutar del de Aguas Vivas o el de la Olmeda, entre otros.

Evidentemente, el mantenimiento de todas estas zonas verdes le supone al Ayuntamiento una de las principales partidas de gasto año tras año. Los parques son muy concurridos y, además de plantas y árboles, alojan mobiliario urbano, bancos, fuentes y columpios, que en demasiadas ocasiones son víctimas de actos vandálicos.

Precisamente una de las zonas verdes más populares de la ciudad está siendo ahora mismo remozada por completo por el Ayuntamiento. Se trata de la Fuente de la Niña, donde se está invirtiendo casi 130.000 euros en una remodelación integral que aborda desde nuevas canalizaciones para evitar charcos y barrizales hasta la ejecución de nuevos caminos, el cambio por completo del mobiliario urbano incluida la fuente que le da nombre, la modernización del alumbrado, el tratamiento de las especies vegetales y la mejora del sistema de riego. Cuando finalicen las obras, vamos a tener una Fuente de la Niña completamente nueva y falta le hacía a este parque al que no se le metía mano en profundidad desde los tiempos del alcalde Irízar.

Pero, sin duda, el mayor cambio que va a sufrir la Fuente de la Niña es el del concepto de parque abierto a parque cerrado. Efectivamente, el Ayuntamiento ha decidido vallarlo por completo, de tal manera que se abrirá a primera hora de la mañana y permanecerá cerrado por la noche. Lo anunciaba el alcaldeAntonio Román, en una visita esta semana a las obras justificando su decisión para evitar las graves actos de vandalismo que sufre esta zona y que, en gran parte, son la causa de su deterioro y la razón de las obras que ahora se acometen. Con un muro, el consistorio intenta evitar salvaguardar esta zona verde de los “salvajes” y preservarlo para el disfrute del resto de la población.

Y es que, lamentablemente, los parques de la ciudad sufren cada vez más la falta de civismo y urbanidad de la sociedad en la que vivimos. El botellón es habitual en determinadas zonas por parte de los jóvenes. Podría incluso consentirse como una forma de esparcimiento pero si el consumo de alcohol fuera controlado y moderado, y si los que lo practicaran utilizaran contenedores y papeleras al finalizar la noche. No es algo imposible. En muchos países de Europa ocurre. Pero son sociedades más civilizadas que la nuestra. Hoy en día en Guadalajara, esto es inimaginable y por eso el Ayuntamiento ha decidido poner puertas al campo.

Desconocemos si la medida será efectiva y cumplirá su finalidad. Precisamente la nueva Fuente de la Niña se terminará en septiembre, cuando este parque acoge a miles de peñistas en las fiestas de la ciudad. ¿Lo mantendrán cerrado también? ¿Será la excusa del Ayuntamiento para mandar a todas las peñas al Recinto Ferial definitivamente?

Pero hay otras medidas que el Ayuntamiento puede y debe incrementar para evitar que los parques de la ciudad acaben amurallados y cerrados para evitar el vandalismo. Una es la educación y la concienciación ciudadana. Programas que fomenten el “respeto por las zonas verdes desde edades tempranas” prometidos en el programa electoral de 2015 del partido hoy gobernante. Es la pieza clave para salvaguardar nuestros parques.

También la vigilancia activa y visible es uno de los aspectos a mejorar. Muchos vecinos recuerdan todavía al popular “chapa”, aquel vigilante municipal que con su pintoresco uniforme, su sombrero, su silbato y su bastón hacía que se mantuvieran las normas dentro de los parques, que, por ejemplo, no se pisara el césped, que se cuidaran los árboles o que no se montara en bicicleta si los paseos estaba llenos de gente. Es una figura casi ya histórica, pero de ahí hemos pasado a la impunidad casi absoluta. Padres y niños utilizan hoy los jardines y parterres como alfombras abiertamente, sin rubor, y sin ser reprendidos por nadie. Quizás alguien debería hacer que se cumpliera la Ordenanza Municipal de uso de Parques y Jardines de la ciudad de Guadalajara, que en su artículo 32 determina claramente que “con carácter general, no se permitirá (../..) caminar dentro de zonas ajardinadas -ni- “pisar, introducirse o utilizar el césped como zona de juegos”. Suponemos que desaparecidos los “chapas” hace ya décadas, esta será función de la Policía Local, pero resulta realmente extraño ver a una pareja de municipales patrullando a pie por estas zonas. Seguro que su mera presencia evitaría actos incívicos, por no hablar ya de vandalismo u otros sucesos más graves como pueden ser la presencia de bandas o el menudeo de drogas, que también se dan en algunas zonas verdes de la ciudad, en demasiados casos poco recomendables para el paseo o para el disfrute en familia.

“Reformaremos los parques de La Concordia y San Roque” anunciaba también el programa electoral del PP de 2015. Pueden ser los siguientes tras la Fuente de La Niña y no les vendrá mal otra actuación como la que está llevando allí, ya que el uso de miles de ciudadanos a diario acaba haciendo necesarias inversiones como estas. Pero esperemos que sigan siendo zonas abiertas, sin vallas ni muros que los cierren. Conseguir mantener limpios y sanos nuestros parques y poder seguir estando orgullosos de ellos no sólo es cuestión del Ayuntamiento, de la Policía Local o de los jardineros municipales, es una labor de todos.

Anuncios

2 pensamientos en “Parques cerrados

  1. Mucha valla y mucha ostia, si lo arrasan siempre en las Ferias: Fuente de la Niña, San Roque y la Concordia, Ferial, Pistas de Atletismo… bajo subvención a las Peñas por parte del Ayuntamiento. Cuánta hipocresía. Supongo que a eso te refieres cuando dices “presencia de bandas y drogas”

  2. Esta clarisisisisisimo desde que se anunció la inversión que las peñas salen definitivamente de allí a otros lares.. en concreto al otro lado de la A-2.

    Lo que me parece incomprensible es que el Ayuntamiento no haya hecho un Recinto Ferial en condiciones desde que hizo el primero hace más de una década. Llevan años queriendo sacar las peñas del centro pero no tienen a dónde. Es absurdo por completo. Otros municipios en Guadalajara de muchísima menos entidad ya lo tienen, y les funciona de lujo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s