La barbacoa

consejero

Por David Sierra

Hacía un calor de justicia. A pesar de ello, el grupo aguantaba el chaparrón a eso de las tres de la tarde con aperitivos y cervezas a mansalva. Dos de ellos se afanaban con las tenazas en las parrillas para dar los últimos toques a la barbacoa, que estaban a punto de degustar. Apenas había resquicios de sombra y cada toque de las ascuas levantaba pavesas surcando los aires. No tardó en salir el comentario. Menos mal que quedan unos días para que comience la campaña de incendios. Que si no… Como si la fecha marcara cuando el fuego puede empezar a prender los campos porque ya están los medios preparados con las mangueras al hombro.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, expuso hace unos días la relación de fuerzas con las que combatirán al fuego en los meses de verano. Como el General que se prepara para una batalla y muestra su poderío para ver si el enemigo se achanta. Más de 3.000 ‘soldados’ y cerca de 200 medios entre helicópteros, aeronaves y vehículos terrestres tendrán como objetivo impedir que las llamas se conviertan en noticia en nuestra región.

Hacer ver que tanto movimiento de tropas es rentable es una de las funciones del máximo responsable de esta parcela. Las cifras apuntan que el pasado año hubo en Castilla La Mancha un descenso en el número de incendios del 26 por ciento respecto al año anterior. Fueron 679 fuegos los registrados de los que el 68 por ciento no pasaron del apelativo de conato, al ser la superficie quemada inferior a una hectárea. Otros 214 superaron esa barrera, adquiriendo la categoría de incendios. Las cifras en Guadalajara fueron de 92 conatos y 25 incendios, afectando a 352 hectáreas, una reducción de más de la mitad si comparamos los mismos datos con el año anterior, cuando hubo 136 conatos y 37 incendios que arrasaron 767 hectáreas.

Martínez Arroyo no es de la cuerda ‘rajoiniana’ ni ‘trumpista’ sobre el cambio climático y ya advirtió que, viendo la tendencia de sequía, llegan años chungos. A base de tragedias y catástrofes la lucha contra el fuego ha mejorado ostensiblemente. Y no porque lo manifiesten los datos, ya que mientras más de un 30 por ciento de los fuegos sean intencionados será complicado mantener una tendencia descendente. Sin embargo, disponer de un plan de prevención anual siempre cuenta en positivo, aunque más de 35 millones de euros sean insuficientes para limpiar toda la extensión de monte que tiene la región.

incendios_10_años

“Este será un año extremadamente seco” advertía el consejero. No era ajeno a las cifras del primer semestre de 2017 que reflejan un incremento del 62 por ciento en el número de siniestros en toda la región, sin contar los últimos cuatro que han tenido lugar a principios de junio en Cuenca y Toledo. También en Guadalajara, que ha pasado de 22 a 56 siniestros a causa de las llamas de un año a otro. A nivel nacional la cosa tampoco pinta bien y los expertos ya anuncian que será un verano muy complicado tras multiplicarse por diez las hectáreas calcinadas en todo el territorio español en los tres primeros meses del año, según apunta el Ministerio de Medio Ambiente, tal y como recoge una información publicada en el diario El Mundo.

La falta de precipitaciones puede ser la motivación principal de que en lo que va del año se hayan incrementado los incendios. Esa sequía tiene como consecuencia que el nivel de agua embalsada sea también menor. Ese hecho se ve agravado en Guadalajara, y más concretamente en la zona de Entrepeñas y Buendía cuyo pantano sigue siendo expoliado de manera indiscriminada a través del trasvase Tajo-Segura y se encuentra a menos del 15% de su capacidad cuando aún no ha empezado la época estival. ¿Qué ocurriría si el Alto Tajo volviese a arder?. Todo apunta a que la idea del Ministerio de Medio Ambiente es combatir el fuego con lodo en vez de agua.

causa_incedio

Ante esta traumática situación, apelar a la prudencia es sin duda la medida más efectiva pues el 40 por ciento de los siniestros se producen por negligencias y accidentes. En este sentido, la Asociación de Agentes Medioambientales de la Región ha elaborado un decálogo de medidas que incluyen las habituales como “no hacer fuego en el monte” y “no arrojar colillas de cigarrillos desde el vehículo”. A ellas se unen también algunas dirigidas a los agricultores a la hora de cosechar como evitar las horas centrales del día, iniciar la tarea desde el perímetro al interior y evitar bajar demasiado el peine de la máquina para que no contacte con las piedras. También recomiendan llevar extintores, contar con un dispositivo que evite la producción de chispas en el escape de los humos del motor, disponer de agua suficiente en los lugares de trabajo y de un tractor con arado para sofocar incendios que se puedan producir de manera incipiente. Y es que más del 27% de los incendios intencionados son provocados por agricultores y campesinos según revelan los datos del trabajo España en Llamas, promovido por la Fundación Civio.

Vuelve a oler a barbacoa. La reunión de mayo se vuelve a repetir a finales de octubre. Las mismas caras, la misma gente. La temperatura ya no es agobiante y se agradece. Las pavesas comienzan de nuevo a surcar el cielo. Los comentarios fluyen una vez más. ¿Te acuerdas del fuego de…?. Esperemos que no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s