Aquí huele a cerdo

Por David Sierra

Los olores del terruño de nuestros pueblos y comarcas tienen siempre implícito el hedor a estiércol que se sumerge en el aire durante las épocas de abonado de los terrenos, allá por el mes de septiembre y marzo. Y en los lugares donde hay granjas los aromas de la gallinaza y el porcino se tornan tan reconocibles como detestables al olfato.

Para poner remedio a ello y de paso solucionar las especulaciones a los dos macroproyectos de granjas de cerdos que están en ciernes sobre los términos municipales de Brihuega y Sigüenza cuyas plataformas contrarias a los mismos argumentaban como uno de sus males los olores que iban a experimentar y que no eran precisamente a jabugo.

Aunque los informes técnicos de los Consistorios han sido, de momento, desfavorables lo cierto es que el mercado porcino está experimentando un auge dada la gran demanda de productos porcinos que se envían al exterior. A principios de 2016 ya El Economista advertía en un artículo que el mercado del magro de cerdo había crecido en lo que iba de año un 17 por ciento en Estados Unidos, convirtiéndose en uno de los activos más rentables.

Costos-de-alojamiento-y-gestion-en-la-produccion-porcina-intensiva-Razas-Porcinas

La demanda ha generado que exista una escasez de animales en el mercado y a ello se une el hecho de que se sacrifica todo lo que hay dando como resultado una cotización alcista que ha puesto este producto en una posición óptima. Otra prueba de que el cerdo y sus derivados están de moda la proporciona el Consorcio del Jamón Serrano Español, que integra a todas las grandes marcas del mercado, cuyos datos de exportación correspondientes al año 2016, con un total de 776.356 piezas selladas, marcaron máximos históricos de la entidad, aumentando en un 18,6% las exportaciones respecto a 2015.

Por tanto, no es raro que en la región los ganaderos particulares, apoyados por las nuevas líneas de ayuda a la ganadería, hayan apostado por este sector, más aún si cabe cuando la demanda de las empresas transformadoras es mayor, tal y como aseguraba el consejero del ramo, Francisco Martínez Arroyo.

Y ante esa expectativa, los ciudadanos de los entornos rurales, que ya de poco tienen en muchos casos de campo  y se han vuelto más sensibles a las esencias animales, protestan. Para defender sus derechos a que los olores no amarguen una barbacoa, el ejecutivo autonómico estudia incrementar la distancia mínima para alojar estas granjas, pasando de uno a dos kilómetros, si el decreto prospera.

Todo esto surge, casualidad o causalidad o no, en el mismo momento en el que el periódico digital El Confidencial publica que nuestro país sigue incumpliendo, y ya son seis años consecutivos, el techo de emisiones de amoniaco impuesto por la Unión Europea, aumentándolas incluso año a año. “España está obligada a introducir en el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes aquellos valores que superen el umbral permitido de 10.000 kilos al año. En la última década, 2330 empresas de nuestro país se excedieron en sus emisiones de amoniaco a la atmósfera. De ellas, casi el 94% eran granjas (1.293 de cerdos para producción de carne, 537 de cerdas para reproducción y 356 para aves)” apunta este medio digital.

1499963751-mapa_tipo_empresa_amoniaco-01

En Cincovillas ya no se ven cerdos. Por lo menos hasta la fecha. El proyecto que hay pendiente de evaluación de impacto medioambiental para una granja de 3200 cabezas sigue su curso. La granja estaría ubicada a un kilómetro del pueblo como marca la ley actual y el pueblo no podrá beneficiarse de esta modificación si finalmente se aprueba a finales de año.

En Cincovillas viven cada vez menos vecinos y mientras los entornos rurales se desangran, las industrias agroalimentarias cada vez encuentran más problemas para asentarse por la ausencia de iniciativas en sus procesos productivos sobre la gestión de sus residuos. Y las plantas que hubieran permitido llevar a cabo este tratamiento se vieron forzadas a parar su actividad ante la última reforma eléctrica del gobierno, que rebajó las ayudas a la generación de energía a partir de estos residuos que muchas empresas utilizaban para abastecerse. Y a pesar de la enmienda del Supremo.

Quizá la solución sea que los cerdos vuelvan a campar a sus anchas.

Anuncios

Un pensamiento en “Aquí huele a cerdo

  1. Los productos del cerdo están riquísimos, pero vayan a dar una vuelta por la provincia de Segovia donde abundan las granjas con cientos y miles de cerdos, y comprobarán que resulta imposible vivir en las zonas cercanas a las granjas. Pueblo que tiene una granja cercana, puede quedar despoblado sin remisión.
    ¡Los cerdos cuanto más lejos mejor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s