Guadalajara: potencial gigante

El Festival Gigante 2017 congregó a 16.000 personas en las pistas de la Fuente de la Niña. // Foto: Festival Gigante

El Festival Gigante 2017 congregó a 16.000 personas en las pistas de la Fuente de la Niña. // Foto: Festival Gigante

Por Patricia Biosca

Érase una vez una ciudad que estaba harta de que le dijesen que era una aldea dormitorio de Madrid. Entre el pequeño reducto de alcarreños que formaban su sociedad, surgió un festival, que sin sonrojarse, se bautizó como Gigante, una ironía dentro de la Laponia del Sur de Europa. Apoyado en un cartel de estrellas (independientes), el concepto de transformar toda una ciudad en un escenario (con el beneplácito de sus dirigentes) y precios más atrayentes que un mercado de ganado en la Edad Media, el festival Gigante se ha convertido en un reclamo de la pequeña Guadalajara, que se refleja en los medios por algo más agradable que el trasvase Tajo-Segura o la despoblación inexorable de sus tierras.

Más allá de hacer balance de los nombres que componen dos días de música (con sus admiradores que portan pistolas de agua en otros festivales en los que el tiempo casi pide la metralla en forma de líquido inocuo; y sus detractores, que ven como estas citas se convierten en verbenas indies y en productos calcados de una ciudad a otra), lo que es innegable es la alegría que insufla el festival Gigante al primer fin de semana de septiembre.

La plaza del Ayuntamiento a rebosar, gente bailando en el casco histórico al son de los ritmos que cambian de una esquina a otra, unas pistas de atletismo convertidas en un recinto que junta a 16.000 personas (65% residentes en Madrid, según datos de la organización) entre las que se pasearon conversando con los “festivaleros” los músicos que hacía apenas unas horas se encontraban tocando en los escenarios (dando la oportunidad de acercarse a esas “estrellas” y comprobando su mortalidad, para bien y para mal), albergando más gente que la censada en algunos de los pueblos más grandes de la provincia. Ese es, sin duda alguna, el potencial gigante de una ciudad unida a la cultura.

Flores aparte, el Festival Gigante ha servido de campo de pruebas al Ayuntamiento antes de las Ferias y Fiestas tras cercar la Fuente de la Niña con las obras. El camping, que el año anterior se situó en este recinto, se desplazaba a Aguas Vivas, a un “paseo” de las instalaciones. Tampoco se formaban los multitudinarios botellones del parque aledaño, lo que venía de lujo a administración y organización, no así al público menos pudiente, que veía cómo desaparecía su dinero casi por arte de magia tras las “tuenti-monedas” que tenían el “efecto euro”: cada pieza tenía el doble de su valor en moneda real, por lo que la sensación del gasto era menor. Cosas del marketing.

El estoque casi final (por usar un símil taurino, que tanto gusta en la provincia) a la fiesta dentro del casco urbano en Ferias, con pocas peñas testimoniales y supervivientes de un modelo que parece no ser visto con buenos ojos por parte del equipo directivo. Pero, a
pesar de que la cita haya transcurrido sin apenas incidentes, las fechas que se aproximan desbordarán en número de días y visitantes a lo vivido el pasado fin de semana. Y ahí las críticas serán más voraces, porque del 65% de madrileños se pasará a un 90% de guadalajareños mareados con tanto cambio y apiñados en un recinto ferial insuficiente.

Pero no adelantemos acontecimientos. El festival Gigante demuestra que con la iniciativa adecuada (¡oh, sorpresa! ¡de un cáriz cultural!), el apoyo suficiente de las instituciones (a pesar de que, como han resaltado desde Ahora Guadalajara, https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fahoraguadalajara%2Fposts%2F1300901936685638%3A0&width=500” target=”_blank” rel=”noopener”>desde el Ayuntamiento ya no se “presuma” de Gigante como en las primeras ediciones, en las que desde un bar y con concejales presentes, se hacían las ruedas de prensa de presentación) y la implicación de una ciudad poco acostumbrada al gentío, se pueden conseguir cosas muy grandes. Cosas Gigantes.
PD. Bienvenidos a un curso más de lo que yo considero otro gigante, El Hexágono de Guadalajara.

Un pensamiento en “Guadalajara: potencial gigante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.