Periodismo Ciudadano

Por Gema Ibáñez Morcillo

En mi trayectoria como periodista, no recuerdo mayor manipulación de imágenes y de datos como la que nos ha asaltado estos últimos días. Encendieras lo que encendieras.

No es este un artículo de posicionamiento sobre la independencia de Cataluña. Lo que en lo personal piense al respecto, me lo guardo. No por miedo, sino por algo tan sencillo como que no viene a cuento.

Pero sí me posicionaré sobre la manipulación de la realidad a través de los datos e imágenes con los que hemos sido machacados. Y eso en el mejor de los casos, porque lo del mal llamado “Periodismo Ciudadano” de estos días no ha tenido nombre.

Las redes sociales se han llenado de parodias y malos imitadores de luces y taquígrafos. Cualquiera con un dispositivo móvil ha sido capaz de generar una noticia. Ahí es nada. Crónicas en directo sobre una realidad que ha dejado de serlo para convertirse en la gran parodia del Periodismo.

No he visto a un solo médico ejercer sin su correspondiente formación académica. Ni a un abogado defender causas sin estar colegiado. Ni a un profesor mantener la atención de sus alumnos sin su capacitación. Pero estos días he visto a gente reclamando un puesto, a veces un pódium, en la disciplina del Periodismo y la Comunicación. Y por la puerta grande, que para eso estamos en Democracia y todos podemos opinar, faltaría más. Nótese que hablo de “opinar”, que no de informar. Para informar, señores, hay que estar formado. Simple. Y tener un bagaje profesional que haya demostrado, por encima de todo, integridad. ¿O aquí es médico todo el que sepa poner una tirita en la herida?

Fruto de ese mal llamado Periodismo Ciudadano, hasta el cuello nos llegan estos lodos. Estoy convencida. Informaciones no contrastadas, bulos, imágenes de hace años en portada con la etiqueta de “Última Hora”, baile de cifras… De las faltas de ortografía no oso ni hablar.

Y ya puestos, busquemos la definición de Periodismo Ciudadano. Pero nos remitiremos a Wikipedia, por aquello de que llueva a gusto de todos. “El periodismo ciudadano o periodismo participativo o periodismo público o periodismo democrático (en inglés periodismo guerrilla o periodismo de la calle) es un movimiento en el que son los propios ciudadanos quienes se convierten en informadores. El ejercicio de este derecho está amparado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que establece que todos los individuos tienen derecho no sólo a recibir información y opinión, sino también a difundirla por cualquier medio de expresión, derecho que también está recogido en algunas legislaciones estatales, como la Constitución Española de 1978″.

La pregunta es…

¿Podemos ejercerlo todos?

¿Somos conscientes del alcance de nuestras aportaciones subjetivas convirtiéndolas en noticias?

¿A qué hemos asistido estos días?

¿Comprobamos las fuentes?

¿Contrastamos las noticias?

¿Pensamos y escribimos?

O ¿escribimos y ya rectificaremos tras pensar?

En la Facultad, en el Oficio del Periodismo, ese es nuestro ABC. Solo espero que todos los ciudadanos que ejercen el periodismo con minúsculas y categorizan opiniones, datos no reales, fakes, imágenes imposibles y salidas de contexto, sean tan escrupulosos como lo somos cualquiera de los que firmamos artículos, crónicas o reportajes amparados en muchos años de estudio y más de experiencia.

Y aquí lo dejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s