El multiusos

Por David Sierra

La llegada del mes de octubre marca el punto de inicio de muchas de las competiciones y torneos que se desarrollan en la capital y la provincia a nivel local y provincial en una gran variedad de deportes. Es a partir de esas fechas cuando las piscinas municipales y los polideportivos reinician su actividad, abandonada de manera provisional durante el periodo vacacional veraniego. Los equipos de fútbol sala, baloncesto, voleibol o balonmano comienzan a definir sus calendarios de entrenamiento, en función de las solicitudes que llevaron a cabo en su día y de las concesiones arbitrarias de los responsables municipales encargados de esta materia.

salon-automovil-general--644x362

Salón del automóvil de Guadalajara.  Foto: ABC.

Correr por las calles capitolinas, con sus cuestas y bajadas, o tomar la bici por el carril dispuesto para la ocasión es un lujo que pocas ciudades en nuestro país tienen a su alcance. Y aunque todo es susceptible de mejora, en este apartado los ciudadanos están bien servidos. La oferta deportiva es amplia no sólo en el plano aficionado, sino también en el semiprofesional y profesional, contribuyendo a ello una red de infraestructuras públicas adecuadas.

Todos estos aspectos sumados a la capacidad de la ciudad para albergar campeonatos internaciones en deportes polideportivos como la gimnasia rítmica, entre otros, han sido determinantes para que, a inicios de este mes, la organización ACES Europe eligiera a Guadalajara como Ciudad Europea del Deporte 2018. Con todo lo que eso supone. Y para que su alcalde, Antonio Román, saque pecho subrayando que el reconocimiento otorgado pone de manifiesto “la apuesta por el deporte como modelo de ciudad y de vida que llevamos poniendo en marcha desde hace muchos años”.

Aun así, no todo es oro lo que reluce. La muestra más palpable se encuentra en el polideportivo principal de la ciudad. Y en su nombre. A pesar de ser una instalación enfocada explícitamente para la práctica deportiva, el calificativo de “multiusos” lo convierte en un espacio en el que, para este Consistorio, vale para acoger prácticamente todo. Y es por esa razón por la que hace unas semanas el complejo se convirtió en una especie de feria de las oportunidades con stands donde prácticamente se podía adquirir cualquier cosa a precios de ganga. Una especie de mercadillo de alto standing, con graderío incluido, en el que los marcadores hubieran podido ir contabilizando las operaciones comerciales que se fuesen haciendo para mostrar al público la rentabilidad del evento.

Mientras el mercado de abastos sigue su proceso de abandono vacilante sin iniciativas clarividentes que permitan recuperarlo, el “multiusos” como se le conoce ya – porqué será – vuelve a recoger de nuevo sus canastas y porterías para dejar espacio, esta vez, a las grandes marcas de automoción que operan en Guadalajara en la que será la décima edición del Salón del Automóvil. Del 19 al 22 de octubre. Los balones y los deportistas que durante ese fin de semana debieran ocupar las pistas, se verán sustituidos por más de un centenar de vehículos entre nuevos, seminuevos y de segunda mano a modo de gran concesionario. Con grada incluido.

Preparar cada uno de estos eventos conlleva que el espacio deba quedar reservado con varios días de antelación del mismo modo que requiere también de algún tiempo a posteriori para dejarlo de nuevo en su estado natural. Durante ese intervalo, los equipos que habitualmente desarrollan su actividad en este lugar deben buscarse la vida. Es decir, abandonar el espacio preparado para el deporte que tenían atribuido porque se va a realizar otra actividad que nada tiene que ver con el propósito para el que se construyó. Sin atender a los calendarios deportivos y de entrenamientos de los equipos. Por imposición. Porque la pela es la pela aunque esto no sea Catalunya.

La ausencia de lugares en la ciudad, esgrimido siempre que aparecen críticas a este tipo de eventos y el lugar donde se llevan a cabo, es un argumento que ya no cuela. Más aún si atendemos a la defensa a ultranza que el Consistorio lleva haciendo sobre un espacio como es el recinto ferial ante las críticas de la oposición y otros sectores sociales por la escasez de servicios para el desarrollo de la actividades comerciales sectoriales. Si vale para albergar una feria de atracciones y alojar un buen número de carpas de peñistas, por ejemplo, no debería ser un problema para albergar una feria donde el vehículo es el protagonista. Más aún si ante la falta de espacio existe un aparcamiento que se puede utilizar, tal como sucede en las fiestas y ferias de septiembre.

Es hora de que la ciudad vaya pensando en disponer de un espacio propio para sus actividades comerciales y promocionales. Y que los lugares habilitados al deporte contribuyan para que su práctica no sufra alteraciones. Ese será el primer paso a dar si Guadalajara quiere de verdad ser un verdadero anfitrión del honor concedido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .