Periodistas, intervinientes de la Emergencia. ¿Y por qué no?

Unos periodistas toman imágenes de una gran columna de humo producida por un incendio en una nave del polígono de Chiloeches, Guadalajara. // Foto: Pepe Zamora (EFE)

Por Gema Ibáñez.

Se me ha metido en la cabeza que no termina el año sin que consiga programar en Guadalajara lo que vendrían a ser las I Jornadas Nacionales de “Periodistas, los grandes olvidados de la Intervención en Emergencias”. Igual el cartel no me alcanza para tanto título, pero ésa es la idea y ya jugaré con la sintáctica.

A mis compañeros periodistas… ¿De verdad pensáis que en ésto de la Comunicación en Emergencias vosotros no tenéis un papel vital? Porque yo no hago nada más que darle vueltas. No lleváis uniforme, de acuerdo. Pero sois un grupo de primera intervención. Que nadie os diga lo contrario. En ocasiones, llegáis incluso al lugar de la Emergencia antes o al mismo tiempo que los despliegues que ésta necesite en concreto según sus características.

Continúo con la reflexión. Aparecéis con vuestras unidades móviles o despliegues de redactores y cámaras y… ya tenéis las miradas encima. “Cuidadito que ya han llegado” “Que ni se acerquen” “Los que faltaban” “A ver la que nos lían”… Me ahorro calificativos que he escuchado con mis propios oídos. Y que duelen. Vaya si duelen. Que una no ha estudiado cinco años en una Facultad ni trabajado de ocho a ocho durante otros quince para que ahora le digan “carroña” y no “compañera”. Porque eso somos. Compañeros. Agentes del Sistema de Protección Ciudadana (gracias @LuisSerrano por la definición). Compañeros en la intervención, que no en la zona. Que nos quede eso claro también. Porque si pedimos que se nos trate como intervinientes activos, comportémonos como tal. Que nuestro sitio ya nos lo darán, seguro. Y a seguro. Que cuando todos comprendamos que la Emergencia tiene unos emisores de información que requieren de un canal para que se reciba alto y claro, el camino será más fácil aunque estemos al otro lado del cordón de seguridad.

Guadalajara, y por extensión Castilla-La Mancha, no tiene todavía plantada esa semilla. La de que la Información Salva Vidas. Pues a plantarla, que informar es bueno y no sólo de lo bueno. Ofrecer información no hace a ninguna Administración vulnerable. Y subrayo la frase. Al contrario. Un buen Plan o Estrategia de Comunicación incluidos los Planes de Emergencia o Crisis de la misma, hacen a una Administración fuerte. Porque contempla lo más sagrado, que no deja de ser como siempre la transparencia y la confianza. Si como periodista llego a un incendio y en lugar de recibir un áspero “aquí no puedes estar” recibo un “buenas noches, compañero, te acompaño hasta allí que aquí respiras humo y te cuento cómo vamos…”, pues seguro que ni pío. Vaya, que le acompaño feliz porque la información la voy a tener de primera mano, respirando oxígeno y de una fuente que ha sido autorizada. El ahorro en discusiones ya vale mi despliegue y, seguramente, el suyo también.

En definitiva, que pasamos de esta conversación…

Perdona, aquí no puedes estar

¿Por qué no si soy periodista?

Porque aquí molestáis

Oiga, y el derecho a la información, ¿qué?

Es que siempre estáis igual

La información sale contigo o sin ti.

… A ésta otra:

Acompañadnos allí, por favor

¿Nos van a hacer alguna declaración?

Claro. Os comentamos el número de evacuados que hay a causa del incendio, el despliegue que hay en estos momentos y la previsión del tiempo. Sobre las causas todavía no sabemos nada, pero responderemos lo que sepamos.

¿Vais a necesitar que difundamos algo en concreto a la población?

Como el comer. Que a voces nosotros no llegamos desde aquí. Cortes de carreteras, ubicaciones de los evacuados, que se dejen libres las vías para los servicios de Emergencia y, por favor, una llamada a la calma que hemos visto por redes sociales que hay mucha gente nerviosa.

Eso está hecho, compañero. Comenzamos. “Se habla de tres pueblos evacuados por el incendio. ¿Se van a evacuar más zonas?

Es como música celestial esta conversación… Y lo más importante. Llegará al ciudadano de una fuente oficial y creíble, los datos echarán por tierra los bulos que nos tenían con el corazón en un puño, confiaremos en emisor y canal y sentiremos que la información está también dirigida a nuestra protección y seguridad.

A poco que nos lo propongamos, las Jornadas salen. Porque… ¿quién ser perdería la oportunidad de hablar y escuchar a los compañeros de los malos momentos?

Yo no. Así es que me pongo con las Jornadas. A por ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.