Santiago está en Gran Hermano

Santiago perros adopción

Santiago lee la misiva para que adopten a sus perros. // Foto: Asociación Sol Guadalajara

Por Patricia Biosca

Ataviado con una camisa azul y unos pantalones marrones sencillos, cobijado bajo una gorra blanca con un símbolo verde y rodeado de una decena de perros se presenta Santiago. Delante de una verja y con un papel que lee despacio, con la cadencia de no estar acostumbrado a mostrarse delante de una cámara pero con la convicción de alguien que cree estar haciendo lo correcto, cuenta sus razones. “Necesito urgentemente ayuda para mis perritos, que son como mis hijos”, afirma este hombre de 87 años al que le detectaron un cáncer de pulmón en noviembre de 2016. El mensaje no tiene un tono lastimero, y el drama queda relegado a la argumentación de la petición base de todo el vídeo, que ya es viral: que alguien se haga cargo de sus perros porque él ya no puede.

No se le ve muy ducho en esto de las redes sociales, por lo que dos vecinas y amigas le ayudaron a grabar el vídeo hace una semana. Desde entonces, más de 40.000 visitas, miles de comentarios y llamadas (con retuiteo de Dani Rovira incluido y que tiene más de 117.000 reproducciones). La Asociación Sol de Guadalajara, que ayuda a la adopción de animales, se encarga de centralizar las peticiones. “Las personas con morbo o curiosidad por saber la historia solamente rogamos que se abstengan de escribir, ya que en el vídeo Santiago explica la historia bastante claro y estamos buscando familias para los animales”, han tenido que explicar desde la página de Facebook de la agrupación, que está desbordada. En esta misma misiva alertan de que las adopciones son totalmente gratuitas, y que “ni Santiago ni nadie está pidiendo dinero, solo familias responsables” que se hagan cargo de estos seis perros, todos con nombre y con historia, como la de Santiago. 

Su deseo es que Quicly, a quien se encontró abandonado y tiene leishmania, y Pichuli, que lleva acompañándole desde hace 16 años, cuando lo encontró de cachorro, permanezcan con él hasta que “ya no esté”; también está Trouvé, a quien adoptó malherido después de un atropello; Morita y Pelufra son hermanas; y la vieja Leona, con artrosis, completa esta camada que tiene como padre a Santiago, quien se lleva volcando en sus “hijitos” todos “toda su vida”, con tratamientos médicos incluidos. Solo pide que sean de Guadalajara o Madrid, por la cercanía para no acabar con el vínculo que une a toda esta familia, que se ha convertido en todo un fenómeno en internet, una vorágine que contrasta con la tranquilidad del sencillo vídeo, donde demanda personas que den “mucho amor” a quien no comparte ni su raza ni su sangre, pero que seguramente sienta más cercano que congéneres de su especie.

Llama la atención cómo al calor de estas historias surgen oportunidades para la picaresca, para el excepticismo y la suspicacia. Una vez más, todo el mundo opina (incluida una servidora), cuestión que obliga a poner cordura: “A pesar de lo vírico del vídeo y las miles de llamadas y correos recibidos, la mayoría son para saber la historia pero no para adoptar como tal, así que rogamos, por favor, que si no estáis interesados, no se congestionen los medios de contacto”, piden desde la Asociación Sol. Dinero y morbo, cuestiones mundanas que empañan una gran historia que nunca buscó serlo. Y que lleva implícita una justificación que, de no haber estado acompañada por estos detalles y un vídeo, seguramente no hubiese tenido el mismo impacto, como se ha visto otras veces. “Una imagen vale más que mil palabras“, dicen. ¿Por cuánto se multiplica la cuenta cuando las instantáneas se agolpan en un vídeo?

En el ojo del huracán, Santiago. Él solo buscaba un hogar para sus perros. Y se encuentra con una fama desmedida en estos tiempos sometidos a la dictadura del clic. Se hace inevitable pensar si la buena fe de los espectadores que cada día escudriñamos la llamada red de redes se convierte en un mal mayor que la virtuosidad primigenia del acto, lo que mueve a la mayoría de comentarios, llamadas y mensajes, pero que tienen el efecto rebote contrario en demasiadas ocasiones. Tiempos de adelantos que a veces atrasan la esencia primitiva. “Toda mi vida he ayudado a los animales abandonados. Ahora necesito ayuda para los míos. Me quita el sueño y ya no tengo fuerzas para cuidarles. Muchas gracias a todos“. Gracias a ti, Santiago, que por una noble causa te has metido de lleno en un Gran Hermano involuntario. 

Un pensamiento en “Santiago está en Gran Hermano

  1. Muy buen blog.hoy,como siempre,estoy espiritual.Y he de recordar que todo ser universal vivo o fallecido ,fueron, son y serán, perfectos siempre(mis mejores deseos para todos ellos) ( en el caso de los fallecidos,allá donden estén,eso les deseo ) y k en paz descansen,lo mismo deseo esto último a todo ser.un saludo.apoyo a toda víctima de lo k sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .