Que paguen

Por Borja Montero

La Consejería de Agricultura ha anunciado esta semana un plan para intentar acabar con los vertederos de neumáticos ilegales existentes en la región. Este tipo de instalaciones, al margen del daño que hace de por sí al medio ambiente y, por extensión y a largo plazo, a la salud de los ciudadanos, han demostrado sobradamente en los últimos meses el potencial peligro que suponen para las localidades colindantes. A pesar de que el incendio más espectacular ha sido el de Seseña, del que en la provincia de Guadalajara hemos vivido algunas consecuencias lejanas, no hay que olvidar que las ruedas usadas también han tenido su protagonismo en la nefasta racha de fuegos que atemorizó este verano a Chiloeches y, con esta localidad, a la capital y a gran parte del Corredor del Henares. De hecho, de los ocho cementerios de neumáticos hallados por la Consejería en toda la región y en los que se plantea actuar, uno de ellos, el único encontrado en la provincia, se sitúa precisamente en este municipio.

El plan que contempla la Consejería plantea, por fin, la actuación directa, sin esperar a que la buena voluntad de los dueños de las parcelas y los continuos requerimientos y amenazas de sanciones administrativas hagan que los residuos peligrosos desaparezcan. Así, será la empresa pública Tragsa quien retirará los neumáticos de cada uno de estos vertederos sin autorización y se los hará llegar a gestores especializados en este tipo de residuos, dados los problemas que ha habido para reciclar el caucho de las ruedas procedente del incendio de Seseña, un proceso que no ha sido tan automático como en un principio se pensaba.

Después de ello, vendrá otro problema para la Consejería, que es conseguir que los dueños de las parcelas, potenciales beneficiarios del almacenaje ilegal de neumáticos usados, se hagan cargo del coste que ha supuesto para las arcas regionales el desempeño de esos trabajos. Esa es otra batalla pero, a diferencia de otros casos en los que se actúa a través de la administración y sus habituales trámites, ésta se librará con el campo ya limpio y eliminando los peligros para los ciudadanos y para el entorno. El objetivo, el de toda la sociedad y no únicamente el de la Junta de Comunidades, ha de ser que paguen, tanto el coste de los trabajos como las sanciones devenidas de su labor fuera de la normativa y que tan perjudicial ha sido para sus vecinos, aunque muchos de ellos aún no se han dado cuenta. Al final y al cabo, los usuarios de vehículos sí ven en las facturas de sus talleres conceptos relativos a trabajos sanitarios y de gestión de residuos cuando cambian las ruedas o líquidos de todo tipo, por lo que esperan que su acción, ya ‘penada’ con un pequeño recargo en el precio final, no sea una rémora para su vida y la de sus vecinos.

Y es que, lamentablemente, el ser humano aún no se ha dado cuenta de que la huella de su paso por La Tierra es mucho más amplia que él mismo y que nuestros hábitos de consumo, además de haber mejorado enormemente la calidad de vida, no son del todo respetuosos con el entorno y, por tanto e irónicamente, con las posibilidades de futuro. Así, si la proliferación del vehículo privado, con varios coches por familia, ya es preocupante por el uso en sí de los automóviles y las emisiones contaminantes de los mismos, la gestión de sus repuestos contaminantes, tales como aceite, demás líquidos y, por supuesto, neumáticos es un problema asociado que debe ser tomado en serio por administraciones, empresas y ciudadanos, siendo tremendamente escrupulosos con la normativa existente para ello e, incluso, demandando mayores garantías de seguridad ambiental.

Y ese es solamente uno de los frentes de batalla, ya que aún quedarían otros como el abandono de residuos de todo tipo, sobre todo de escombros de la construcción, en parajes naturales, el abusivo uso de envases de plástico en la alimentación o un sistema energético que complica el uso de electricidad renovable, sobre todo para quien se quiere autoabastecer, entre otros. Quien algo quiere (seguir viviendo en este planeta, ni más inmenso), algo le cuesta.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .