Viejenials

Por David Sierra

Muchos de ellos son licenciados, grandes consumidores y muy activos. Así se les ha definido en los estudios de mercado de importantes compañías y ya están empezando a ser el objetivo de las empresas dentro de lo que se conoce como la ‘Silver Economy’. Son aquellas personas que ya superan los 65 años de edad y que vienen a ser en torno a un cuarto de la población con perspectiva de incrementarse a consecuencia de la inversión piramidal. Los conocidos como viejenials o madurescentes vienen a marcar la tendencia en el futuro a golpe de canas.

granny

En las ciudades este colectivo va adquiriendo presencia a pasos agigantados – en Madrid y Barcelona viven casi un millón de personas mayores – y son ya variadas las alternativas que las empresas y pequeños negocios ofrecen a este sector poblacional en materia de salud, ocio, turismo o moda entre otros. La distancia siempre es mayor para quienes residen en los pequeños municipios donde aún deben compartir los servicios existentes con la mayor parte de la población e incluso la celebración de la fiesta anual de los jubilados es un acontecimiento que reúne a buena parte de la comunidad vecinal, por ejemplo. El asociacionismo, en estos casos, juega un papel vital sobre el que las administraciones soportan buena parte de sus políticas destinadas a nuestros mayores. Y sin embargo, en vista al protagonismo que ya tienen y que tendrán en el futuro inmediato, se perciben como insuficientes.

La muestra más palpable ha llegado a través del Defensor del Pueblo, que ha actuado de oficio remitiendo a todas las comunidades autónomas un cuestionario para la elaboración de un informe detallado sobre la dotación de las residencias en materia de servicios, protocolos de actuación, personal e infraestructuras. La razón es que siguen llegando a esta institución quejas recurrentes sobre la calidad y la insuficiencia de personal en estos centros, y que se suman a las de aplicación de la Ley de Dependencia.

No es extraño que surtan estas reclamaciones cuando, por ejemplo, en Castilla La Mancha la mayor parte de los ayuntamientos que crearon infraestructuras de atención a los mayores, tal como centros de día o residencias, en convenio con la Junta de Comunidades, debieron de sostener con sus propios recursos y presupuesto los gastos durante buena parte de la crisis económica debido a los retrasos en el abono de la parte correspondiente al ejecutivo autonómico. Y muy especialmente durante el reinado de María Dolores de Cospedal que puso entre las cuerdas la financiación de muchos municipios con cuentas saneadas, que se vieron obligados a endeudarse para garantizar la supervivencia de estos servicios junto con las nóminas de los empleados y con el mazo de la Ley Montoro actuando.

Que las administraciones van a tener que ejercer una mayor intensidad como garantes a la hora de satisfacer las nuevas demandas en servicios asistenciales en relación a las necesidades básicas es una realidad que está a la vuelta de la esquina con la llegada de la generación del baby boom a la jubilación en torno al año 2025. Y en esa línea, los ayuntamientos necesitan un respaldo más contundente para que sus políticas sociales puedan adaptarse a la nueva coyuntura social.

evolucic3b3n-poblacic3b3n-mayor-2016-66

Estaría bien que, por una vez, no sean los votos los que invoquen de manera tardía a las políticas encaminadas a este entorno y sí mediante la configuración de una estrategia integral de actuación para los mayores, a largo plazo y enfatizada en el cumplimiento de la Ley de Dependencia y en las características conductuales de cada una de las generaciones que afrontan el último tercio de la vida; escenificada en todos los ámbitos de manera que los mayores puedan también convertirse en motor de la sociedad del futuro a través de sus demandas, incentivando por ejemplo, empleos con valor añadido y, por tanto, formando parte activa de ese presente.

Decía una vez un abuelo sentado en uno de los parques de nuestra ciudad que “nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar en que nos hacemos viejos”. Hacer que quienes se hacen mayores no lo piensen es, sin duda, la clave del éxito y a ellos se lo debemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.