Ruinas en compás de espera

puente

Foto: El Hexágono.

 

Por Gloria Magro.

Que el puente árabe sobre el río Henares se cae a pedazos es una realidad indiscutible. Lo es hoy, lo era hace 5 años y lo era hace más de veinticinco. El estado del conjunto del s.X y de toda la zona aledaña es y era calamitoso seguramente desde hace décadas sin que a nadie haya parecido importarle. Las obras de 2008 que reordenaron la zona y desdoblaron el tráfico no se remataron, siguen inconclusas, y todo el acceso a la ciudad por la calle Francisco Aritio se ve provisional, dejado y sucio. El descampado de lo que debería de ser una rotonda y no fué y el puente nuevo que oculta totalmente a la vista, por su tamaño desmedido, el puente árabe, relegan a un triste segundo plano a una construcción protegida como Bien de Interés Cultural y que desde 1931 es Monumento Histórico Artístico. El olvido pues, viene de largo.

Un grupo de Facebook de Guadalajara ha puesto estos días de actualidad el estado del puente. Están recogiendo firmas para que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que tiene las competencias sobre el monumento, reconsidere incluir su rehabilitación en los presupuestos de 2018 e impida su desmoronamiento. De momento se ha abierto un debate público en el que el Ayuntamiento de Guadalajara no parece interesado. El mantenimiento del río corre a cargo de la Confederación Hidrográfica del Tajo, con la dejadez que se evidencia. En su defecto, el Ayuntamiento ni limpia y acondiciona, ni reclama: permanece al margen por corporativismo partidista debe de ser. Así, parece que toda la responsabilidad del estado del puente y de la zona recae en Toledo.

Fué Elena de la Cruz, la anterior consejera de Fomento, quien anunció un plan integral de rehabilitación en 2016, cuando el Ayuntamiento de Guadalajara lo más que había hecho alguna vez era desbrozar la zona, dejando al descubierto lo que ya entonces era una realidad, que el puente amenazaba seriamente con caerse. Desaparecida Elena, desaparecido el tema. No hubo debate entonces, ni aplauso a la iniciativa, ni mayor interés. De hecho, a día de hoy todo el enclave está lleno de basuras, con el mobiliario urbano destrozado y sin mantenimiento. Claro está que si la ciudad no se limpia a diario como debiera, difícilmente va a llegar el servicio hasta el río. Y del estado del puente, hasta ahora ni una palabra.

Podemos establecer un paralelismo con el Alcázar y la muralla, aunque la ubicación de estos últimos monumentos a espaldas de la ciudad, hacen de todo este conjunto también largamente olvidado, una ruina y unas ruinas bastante discretas. Ahí el trabajo está hecho, lo que se pudo hacer, y entregado a la ciudad, aunque sin mayor uso o relevancia. Por el contrario, el puente representa un peligro diario para todos los que lo transitan.

¿Y qué va a ocurrir ahora? Seguramente nada. Aún en el caso de que las firmas recogidas y el clamor popular hicieran a la Junta de Comunidades recapacitar y mover los presupuestos del año próximo, nos encontraríamos con el mismo caso o parecido de los nuevos accesos al Hospital, paralizados en el Ayuntamiento por motivos partidistas lo que va de legislatura, pese al evidente perjuicio que causa diariamente a los vecinos de la ciudad. Si el gobierno municipal del PP es capaz de convertir Cuatro Caminos a diario en un infierno de tráfico con tal de perjudicar un proyecto de la Administración Regional -y recordamos otros casos similares de obstrucciones a servicios públicos esenciales, como los autobuses urbanos de Marchamalo-, lo mismo podría ocurrir con las obras de remodelación del puente árabe. Cualquier permiso municipal podría convertirse en un eterno peregrinar por los despachos. Experiencia tienen.

También podría adelantarse el Ayuntamiento y reivindicar la rehabilitación del puente visto que amenaza ruina inmediata y es un acceso esencial a la ciudad. Qué Dios nos asista si a alguien del consistorio se le ocurre una adjudicación al estilo de las obras de mejora de la calle Sigüenza o los nuevos campos de fútbol en la Fuente de la Niña. Visto como se hacen las cosas por aquí, casi mejor esperar a que la consejería correspondiente adquiera el compromiso y lleve a cabo un proyecto serio y definitivo. Y si se hunde mientras tanto, con salir en procesión por la calle Mayor con una pancarta tendremos bastante. No sería la primera vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .