El año perfecto

Por Dani Molina*

170915-rotterdam-para-web-msj-032

Dani Molina proclamándose campeón del mundo de paratriatlón en 2017 | Foto: Janes M. Schmidt

Siempre quise ser campeón del mundo. Ser el mejor del mundo en lo que haces, ese fue mi objetivo durante muchos años. Para ello he sacrificado muchas cosas durante todo este tiempo. Hemos vivido años muy duros, los cambios en las categorías del paratriatlón nos perjudicaron mucho. Aun así, hemos sabido reinventarnos y seguir adelante compitiendo al más alto nivel.

Durante cuatro años estuvimos en una categoría que considerábamos injusta, donde casi todos nuestros rivales tenían cierta ventaja sobre mí y era muy difícil ganar. Cambiamos cosas: nuevo entrenador, nuevas formas de entrenar, mejoramos en todo: nadando, en bici y corriendo. Algunos de esos cambios nos costaron una lesión muy grave en la pierna debido al cambio en la forma de correr que nos tuvo parados más de un mes. Aun así, seguimos entrenando, trabajando duro porque sabíamos que más tarde o más temprano llegaría lo que andábamos buscando.

Dos quintos puestos en 2014 y 2015, resultados muy duros cuando vienes de ser subcampeón del mundo dos veces seguidas. Pero todo ese esfuerzo, ese trabajo y ese sacrificio se vieron recompensados en 2016 con un tercer puesto que nos sabía a oro, como decía, en una categoría donde era muy difícil subir al podio.

El 2017 se presentaba algo mejor, después de los Juegos Paralímpicos de Rio 2016, se esperaba una reestructuración en las categorías y nos hacia pensar que estas serían más justas.Viajamos a Yokohama en mayo a la primera Wolrd Paratirathlon Series donde nos harían la reclasificación. Nos cambiaron de categoría a una más justa, donde podía volver a luchar por ganar.

Primera prueba y primera victoria. Volver a ganar tantos años después fue algo increíble. Necesitaba volver a tener esa sensación… creo que todos los deportistas la necesitamos. ¡La temporada no podía empezar mejor! Después llegarían el Campeonato de Europa y el Campeonato de España donde volvimos a ganar y, finalmente, el Mundial.

Llegaba como primero del ranking y con la sensación de estar en un buen estado de forma. Los días previos a la carrera en Rotterdam fueron malísimos: mucho viento, lluvia y frío. El día de la prueba amaneció lloviendo pero poco a poco fue mejorando y poco antes de la prueba se abrió un claro que nos permitió correr sin problemas. Durante el calentamiento tuve un pequeño percance y me caí con la bici. Por suerte no me hice nada, aunque creo que me vino hasta bien porque se me quitaron todos los nervios que pudiera tener.

La carrera salió perfecta. Salimos del agua con más de un minuto de ventaja con respecto al segundo y más de tres al tercero y cuarto que eran los que me podían poner las cosas difíciles. Pero en la bici, donde yo siempre he ido perdiendo tiempo con respecto a mis perseguidores, empecé a sacar más tiempo, unos treinta segundos por vuelta, para bajarme a correr con más de tres minutos de ventaja con respecto al segundo.

21730800_1439668466152475_3828913710018692756_n

Dani Molina durante el transcurso de la histórica prueba en Rotterdam | Foto: Tommy Zaferes (ITU Media)

Si todo iba bien, el Mundial estaba ganado. Solo tenía que correr bien y mantener esa ventaja que en un 5000m es muy difícil que te la recorten. A falta de un kilómetro ya sabía que iba a ganar. A partir de ahí solo había que disfrutar y dejarse llevar. Sin duda, ha sido el momento más especial de mi carrera deportiva. Es un instante único, que no se puede describir. Por tu cabeza pasan todo tipo de recuerdos, buenos y malos.

Han sido años de mucho trabajo y esfuerzo para llegar hasta ahí y por fin lo había conseguido. Era lo que siempre había querido ser: era el mejor del mundo. Sin duda, no hay nada mejor. Bueno, sí: oír el himno de tu país por ti. Eso sí que fue increíble. Ahora toca seguir entrenando y trabajando duro para poder repetir este 2017 que, sin duda, será el mejor año de mi carrera deportiva, hasta el momento… seguiré luchando por volver a ser el mejor. Ese es mi trabajo, por eso me pagan. Y, la verdad, me encanta mi trabajo.

2017penticton_wc_day2_0038-13-2

Dani Molina en el podio escuchando el himno de España tras ganar el Campeonato del Mundo | Foto: Wagner Araujo (ITU Media)

2017-09-15-PHOTO-00000009

*Dani Molina (Madrid, 1974) es un triatleta paralímpico alcarreño. Comenzó a nadar a los tres años en el Club de Natación Metropol de Las Palmas de Gran Canaria y a los cuatro participó en su primera competición. Con cinco se trasladó a Alcalá de Henares, donde comenzó a nadar con el Club Ipacea con el que sería campeón de España a los once años. Abandonó la competición a los trece para practicar otros deportes (tenis, atletismo y windsurf) y dejó el deporte a los dieciocho para sacar un negocio adelante con su hermano. Tras sufrir un grave accidente de moto que le hacía perder la pierna, Dani Molina retomó la natación y se inició en el esquí, participando en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004. Tras ganar el Campeonato de España de natación de 100 y 200m espalda con gente no discapacitada, en 2011 Dani recibe una prótesis diseñada para la bici de montaña y para correr. Así, se inició en el mundo del triatlón, siendo subcampeón del mundo en 2012 y 2013. Hoy en día es el vigente campeón de España, de Europa y del mundo de paratriatlón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .