La urgencia

aten_thumb_720

El Ateneo Municipal de Guadalajara lleva cerrado desde 2013, después de un largo proceso de envejecimiento y despoblamiento de las asociaciones allí albergadas. // Foto: guadanews.es

Por Borja Montero

Como todo en esta vida frenética, en la que casi nadie tiene tiempo de ocuparse plenamente de todos los asuntos que le atañen, la política, como gestión de lo público, es también una cuestión de prioridades. Ante esta imposibilidad, tanto temporal como presupuestaria, de solucionar todos los problemas y llevar a cabo todos los proyectos, concejales, diputados y consejeros se ven obligados a meter y sacar de la agenda política diferentes temas con el fin de que sean abordados en los parlamentos correspondientes o conocidos por la ciudadanía, normalmente siempre guiados por la urgencia o la conveniencia, aunque a veces ambas motivaciones se unen. Así, esta semana el teniente de alcalde y concejal de Cultura de Guadalajara, Armengol Engonga, ha enviado una carta (y lo ha hecho público, que el correo puede ser privado y, de hecho, hay quien sostiene que la correspondencia es propiedad de su destinatario y no de su autor) a la Consejería de Cultura para urgirles a llevar a cabo las obras de remodelación del Ateneo Municipal.

Llama la atención que este asunto no haya sido del interés del Ayuntamiento de Guadalajara durante todo el tiempo que lleva cerrado, casi un lustro, o que viene necesitando una importante remodelación, alrededor de una década. Parece que, allá por 2013, con sus compañeros populares en el Gobierno de la Junta, no era el mejor momento para andar reclamando inversiones y denunciando cómo las asociaciones culturales de la ciudad vagaban sin sede por las calles de la ciudad. Y después, con el nuevo advenimiento del PSOE al Ejecutivo regional, tampoco había demasiada prisa por habilitar un nuevo espacio que, a la postre, precisaría de fondos municipales para su apertura y puesta en marcha (los últimos acuerdos al respecto establecían que la gestión de la actividad diaria del Ateneo correspondería al Ayuntamiento, a pesar de que la propiedad del inmueble sea de la Junta).

Sin embargo, ahora, en estos primeros compases del 2018, a algo más de un año de las elecciones municipales y autonómicas de la primavera de 2019, la urgencia se ha unido a la conveniencia y el Ateneo Municipal ha vuelto a ser tema de debate público. Al parecer, el mal estado del edificio, penando por unas obras de asentamiento desde finales de la década pasada, cuando su actividad empezó a reducirse hasta terminar sirviendo únicamente como sede del CineClub Alcarreño antes de su cierre en octubre de 2013, está afectando al inmueble colindante, el Teatro Moderno, también cerrado durante varios años por falta de voluntad de llevar a cabo las obras necesarias. De este modo, y con el fin de preservar el edificio recientemente reformado y a pleno rendimiento, se insta a la Consejería a actuar lo antes posible, incidiendo en que se podría utilizar para realizar “diversas actividades de promoción y de interés cultural para la ciudad”, actividades que, dado este repentino interés del Consistorio por el asunto, parece que no han sido tan necesarias en estos cinco años.

El Ateneo fue objeto de distintos proyectos de reforma en 2007 y 2010, intentando mantener las peculiaridades arquitectónicas de un edificio catalogado en el Plan de Ordenación Urbana de la ciudad y poner a disposición de los vecinos todas su superficie, unos 1.100 metros cuadrados que, con el paso del tiempo, se habían venido reduciendo al verse obligados al cierre de salas. Sin embargo, a pesar de existir ideas sobre el papel, la crisis hizo necesario priorizar otros gastos sobre los culturales y, tras un paulatino despoblamiento y su ocupación durante un día por activistas de izquierda deseosos de recuperar los días de gloria del Ateneo Obrero de Guadalajara, la Junta cerró definitivamente el inmueble.

Y así ha seguido hasta este momento, en el que el Ayuntamiento ha decidido reclamar por fin la puesta a disposición de los vecinos un edificio que puede servir de dinamizador social y cultural, aunque casualmente haya decidido reabrir el debate haciendo pública la carta de Engonga al consejero Ángel Felpeto y acumulando de este modo munición para un movidito año y medio preelectoral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.