#SOSDéporGuada

Por David Gómez

Estimado lector:

Comprenda que cada vez se hace más complicado hablar de fútbol, aunque sería injusto no hacerlo. Nada de esto tendría sentido si dejáramos de mencionar a los guerreros alcarreños, nobles y fieros, que están paseando con honor el nombre del Club Deportivo Guadalajara por toda Castilla-La Mancha. Liderados por un quijotesco Alberto Parras, los muchachos que portan la zamarra morada y 71 años de historia a sus espaldas siguen peleando por llevar al Dépor a una fase de ascenso tan compleja como vital para su supervivencia. Contra toda adversidad, el Deportivo Guadalajara volvió a sumar en su salida a Quintanar del Rey. Fue solo un punto, sí, y frente a un rival en descenso. Podría parecer un botín escaso a priori. Sin embargo, la forma de lograrlo dice mucho de un grupo que no conoce la palabra rendición en su vocabulario. Al final, con todo perdido, emergió por encima de todos la cabeza de Rangel. Centro de Heredia, testarazo del central y balón a la red. Cuestión de fe, corazón y coraje.

Fe, corazón y coraje. Eso es todo lo que se necesita para apostar por la supervivencia del Club Deportivo Guadalajara. Si bien el administrador concursal Pedro Martín Molina parece haber encontrado algún patrocinador privado y confidencial para dar liquidez al club a corto plazo, lo cierto es que la escasa colaboración de la familia Retuerta a la hora de facilitar la documentación requerida por el administrador está complicando la situación sobremanera. Tal es la terquedad mostrada por Germán, que de poco parece importarle las consecuencias judiciales que puedan derivarse de su comportamiento. Su posición es inalterable: él es el capitán del barco, aunque eso signifique su hundimiento. Sin embargo, cualquier parecido entre el mundo ficticio de Retuerta y la realidad es pura coincidencia. Por mucho que intente aferrarse a su cargo, Germán ya no gestiona el club, ya está fuera del palco y, con o sin auxilio judicial, pronto perderá el control de las redes sociales del Deportivo. Se acabó el juego.

Decía un entendido como Samuel Butler que se puede hacer muy poco solo con fe, pero que nada puede hacerse sin ella. Entiendo que al que lea estas líneas le resultará muy complicado creer. Creer en la salvación del Club Deportivo Guadalajara. Sin embargo, si usted es un apasionado de este sentimiento, si su corazón bombea sangre morada, le invito a realizar conmigo un ejercicio de distopía. Probablemente la edad no le llegue tan lejos, pero imagine por un momento que aquellos locos que se reunieron un 10 de enero de 1947 para formar un club federado jamás lo hubieran hecho. Seguramente ni usted ni yo estaríamos aquí. Imagine por un segundo que aquel equipo de los Sesma, Ramírez, Montero, Eusebio o Cedillo hubiera hincado la rodilla en El Alcoraz, allá por 1973, cuando el ascenso a la Tercera División de entonces movilizó a toda la ciudad.

O mejor aún. Imagine por un instante que Braulio jamás hubiera corrido a por ese balón largo y que jamás hubiera disparado. Nunca hubiéramos vuelto de Gran Canaria con el ascenso bajo el brazo. ¿Y qué decir de la remontada en Anduva? ¿Se imagina que, con 2-0 abajo en la eliminatoria y solo 18 minutos por delante, Juanjo nunca hubiese ido a atacar ese córner? ¿Se imagina que Aníbal nunca hubiera esperado con fe ese saque de banda para forzar el penalti de la victoria? Sé que no. En aquella tarde de junio burgalesa, usted creyó. Yo creí. Todos creímos. Y lo logramos. Paralizamos toda la ciudad para llevar a nuestro equipo a donde nunca antes imaginamos. Soñamos todos juntos viajando hacia Miranda de Ebro para tocar el cielo. Salimos en portada de toda la prensa nacional al día siguiente. Llegamos a ser líderes de la categoría de plata, a soñar con un hipotético ascenso a Primera un buen día. Hasta que el innombrable nos hizo despertar.

Hemos aguantado cielo e infierno, gloria y sufrimiento, sonrisas de alegría y lágrimas de dolor. Pero imagine ahora, por un efímero segundo, que mañana no hay Club Deportivo Guadalajara. Imagine que se acabaron los partidos en el Escartín, los cánticos de La Zorra, las mañanas en el puente o los baños en Bejanque. Imagine que desaparece una historia de más de siete décadas. Estremece pensarlo. Por eso, si usted estuvo en Granada o en Gran Canaria, en Anduva o en Valencia, incluso en Toledo el día del descenso a Tercera, dé el paso. Si alguna vez vibró con este escudo y sacó una camiseta morada en nombre del Dépor, hágalo.

No crea que es imposible. Castellón logró 10 000 abonados para salvar al club que siempre amaron. No espere a mañana, porque quizás no lo haya. Si este equipo tiene futuro, es por usted. Por los que abarrotamos una vez el Escartín repletos de ilusión. Por los que tenemos fe, corazón y coraje. Y créame, somos muchos. Pero si es uno de esos escépticos, abra su perfil de Twitter a las 21:30. Nuestra voz sonará por toda España. Su eco retumbará por ciudades como Salamanca, Logroño, Santander o Huelva. Nos apoyarán. Nos invitarán a creer. Porque sí, yo puedo. Usted puede. Juntos podemos, como siempre pudimos. Y juntos, solamente juntos, salvaremos al Club Deportivo Guadalajara.

Imagen de la celebración del Deportivo Guadalajara en Anduva tras su ascenso a Segunda División

Trujillo y Astillero hunden las aspiraciones del Azuqueca

Paso atrás muy importante del Club Deportivo Azuqueca. El equipo de Antonio Acosta, después de dos semanas sin competir y con las secuelas del derbi todavía presentes, fue incapaz de remontar el vuelo en el San Miguel frente a un rival de menor entidad como el Almagro. Los manchegos, que llevaban cuatro partidos sin ganar, consiguieron tres puntos fundamentales en tierras azudenses que alejan a los rojinegros de la lucha por el ‘play-off’. Cierto es que el Azuqueca cuenta con dos partidos menos, pero la distancia es psicológicamente inmensa (14 puntos) y las visitas a La Solana y a Las Delicias no son especialmente sencillas.

Empezó el encuentro parejo, con los dos equipos tanteándose y buscando no arriesgar en exceso. Poco a poco, la inercia del encuentro fue decantándolo a favor del Azuqueca, que encontraba en Mario y Oliva sus mejores armas ofensivas. Los dos extremos rojinegros generaban especial peligro por las bandas, aprovechando también las incorporaciones de Néstor y Roberto Pérez. El juvenil, que debutaba con la camiseta azudense en Tercera División, cuajó un encuentro notable y fue una de las notas positivas del partido para la grada del San Miguel.

Sin embargo, cuando el Azuqueca ya empezaba a mascar el gol, llegó el tanto rival. Trujillo aprovechó un balón largo y, con un disparo a la escuadra, batió a Javi Alonso. Un golazo del que es, sin lugar a dudas, el mejor futbolista almagreño. En desventaja, los rojinegros fueron víctimas de la ansiedad. El juego visitante y la actuación del colegiado terminaron por desquiciar a un Azuqueca que se quedaría con diez justo al borde del descanso por una rigurosa expulsión a Candelo. El jugador azudense, que ya llevaba una tarjeta por protestar, cayó dentro del área y el árbitro, lejos de señalar penalti, amonestó al rojinegro por simular. El San Miguel perdía la paciencia con el trencilla, más aún después de la polémica arrastrada del derbi con el Deportivo Guadalajara.

Pese a las dificultades, el Azuqueca salió de los vestuarios a por la machada. Con defensa de tres y Pancorbo en punta, los rojinegros embotellaron a su rival. Liderados por un gran Roberto Izquierdo, empezaron a llover las ocasiones. Primero, un centro del propio Róber no llegó a rematarlo Seubert por poco. Al minuto siguiente, el mediocentro rojinegro forzó a Astillero a lucirse con una gran parada. El cancerbero del Almagro hizo gala de su calidad y se lució en un par de ocasiones para desbaratar los zapatazos de Roberto, el mejor sobre el césped en ese momento. Los almagreños, por su parte, amenazaban al contragolpe con los espacios que concedía atrás el Azuqueca. A medida que pasaban los minutos, el empuje rojinegro se iba diluyendo de forma proporcional a las fuerzas de los jugadores. Solamente Néstor en el 73’ volvería a inquietar a un Astillero colosal.

Desesperado, el Azuqueca buscó la épica dando entrada a otros dos juveniles más: Javi del Olmo e Iván Villaverde. Sin embargo, sus debuts quedaron opacados por la derrota rojinegra. El ímpetu local no pudo echar abajo la resistencia del Almagro y los tres puntos se marcharon del San Miguel. Con 31 puntos, la fase de ascenso parece ya cosa de un milagro.

Aitor Rubio y el Marchamalo se impulsan con una manita

El Club Deportivo Marchamalo está imparable. Fran García le ha cambiado por completo la cara a un equipo revitalizado en el que fútbol y resultados fluyen por igual. Si el fútbol es un estado de ánimo, nadie mejor que el cuadro gallardo para evidenciarlo. A principios de año, el equipo marchamalero era un conjunto hundido en la tabla y en lo anímico. Mes y medio después, los pupilos del técnico conquense son, junto a La Roda, los más en forma del Grupo XVIII de Tercera División. Es difícil comprender dicha metamorfosis, pero el fútbol tiene estas cosas maravillosas que lo hacen impredecible.

Si el Marchamalo es ahora un equipo pletórico, todo lo contrario ocurre con el Miguelturreño. El equipo ciudadrealeño es el colista destacado del grupo y su permanencia parece imposible. Ante tal tesitura, el Marchamalo salió a morder y a darse un festín. Borja Cabanillas avisaba con un disparo que se marchaba desviado por poco. No obstante, el dominio territorial del Marchamalo no se correspondía ni con ocasiones ni con goles. Hasta el 36’. En ese momento, Aitor Rubio evidenciaba su estado de gracia aprovechando un pase filtrado para batir a Antonio Ruiz Caba. Los gallardos ya habían hecho lo más difícil: abrir la lata. Sin embargo, justo al borde del descanso, el Miguelturreño gozaba de su mejor oportunidad para igualar la contienda. Albertillo, mano a mano ante Juli, mandaba al limbo su disparo y, con ello, las opciones del Miguelturreño de remontar el encuentro.

Con la tranquilidad del que se marcha a los vestuarios en ventaja, el Marchamalo olió sangre y regresó al campo dispuesto a arrasar. Dicho y hecho. En el minuto 53, Aitor Rubio rubricaba su ‘doblete’ al beneficiarse de la falta de contundencia de los centrales locales para marcar. Cerca del ecuador del segundo acto, era Dani Martín el que materializaba con un gran cabezazo el servicio de falta de Borja Cabanillas. No se conformaron los gallardos, que maniataron a su rival como quisieron hasta el pitido final. Así, en el 82’, Chino colocaba el 0-4 con un disparo cruzado ante el que nada podía hacer el guardameta local. La manita llegaría por cortesía del capitán Manolo, culminando así una sublime jugada de Aitor Rubio. Exhibición atacante del cuadro de Fran García, que ya mira al descenso con tres puntos de ventaja… y un derbi todavía por disputar.

El Teucro vuelve a amargar al Guadalajara sobre la bocina

Foto: Nacho Izquierdo (BM Guadalajara)

Imagen del partido entre el Guadalajara y el Teucro en el David Santamaría | Foto: Nacho Izquierdo (BM Guadalajara)

Que la Sociedad Deportiva Teucro se le atraganta al Balonmano Guadalajara no es un descubrimiento actual. Sin embargo, las dificultades que el cuadro presenta a los alcarreños en cada enfrentamiento directo empiezan a ser dignas de estudio. Este fin de semana, los pontevedreses volvieron a amargar al equipo de César Montes con un empate sobre la bocina en el David Santamaría. Un punto que, vista la igualdad imperante en la cancha del Municipal, hacía justicia a los méritos de ambos conjuntos.

El partido comenzó con un constante intercambio de golpes. Mientras Chema Márquez y Víctor Vigo canalizaban todo el juego de ataque del Guadalajara, en el Teucro predominaba el juego colectivo. Ninguno de los dos equipos conseguía una ventaja destacada hasta el ecuador del primer período, cuando los morados abrieron una ligera brecha de dos tantos en el luminoso (10-8). Fue el momento en el que Luis Montes solicitó tiempo muerto para encontrar soluciones y equilibrar el partido de nuevo. Las exclusiones de Lucas Cándido, Bozalongo y Javi García y los ajustes en defensa permitieron al Teucro volver a igualar la contienda en los minutos finales del primer período (13-13). En ese momento, emergieron también las figuras de los porteros, pues tanto Hombrados como García Lloria se habían mostrado bastante grises hasta ese instante.

Las tablas al concluir los primeros 30 minutos se mantendrían en la segunda mitad. No obstante, el inicio de la segunda parte exhibió los mejores minutos del Teucro. Los gallegos aprovecharon la salida de Hombrados por Eceolaza y el desacierto local en ataque para abrir una distancia de tres tantos a los diez minutos del segundo acto (10-13, min.40). La máxima diferencia conseguida por el Teucro obligó a César Montes a reaccionar. Hombrados regresó a la pista y Javi Parra, junto a un gran Chema Márquez, volvieron a poner las tablas en el luminoso. Lo que no conseguirían es frenar a Dani Hernández, que terminaría el partido sumando la friolera de 11 dianas.

Con empate en el tramo final, el duelo se tradujo en un toma y daca entre los principales cañoneros de ambos equipos. Parecía que el Teucro conseguía una pequeña ventaja de dos tantos que podía ser decisiva, pero una exclusión de Medina permitió al Quabit igualar de nuevo el marcador con un parcial de 2-0 y llegar al último minuto con empate. En ese momento, César Montes detuvo el crono y preparó una jugada. Su pizarra funcionó y Agustín Vidal adelantó a los suyos con menos de un minuto por jugarse. Sin embargo, Moledo igualó el partido en la jugada final. De este modo, el Balonmano Guadalajara pierde la segunda plaza de la Liga en detrimento de Ademar, que se coloca con 23 puntos, uno por encima de los morados.

Anuncios

2 pensamientos en “#SOSDéporGuada

  1. Es tan complicado, hay tanto daño, tanta gente de nuestra ciudad deseando ver caer al Dépor…
    Pero si algo nos puede salvar es la fe, la afición y Martín Molina…ánimo y a por el milagro.

  2. Por cierto un detalle que no me gustó nada…Parras (excelente trabajo en lo deportivo, gran entrenador), comenzó a quejarse en los medios del cobro- hablando hasta de hambre- el día 6, cuando el administrador dijo que el 5 intentaría que cobrasen…y cobraron el 9…poco congruente con los 2 meses de impago de este curso o los 5 meses de retraso del pasado de Retuerta, donde no abría la boca el mister en ese aspecto.
    La amistad con Germán, es obvia y visible, pero hay que ser o igual de comedido o igual de contundente, coherencia se llama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.