Un proyecto para la cárcel

2018.03.02 carcel

Interior de la Prisión Provincial el pasado mes de mayo // Migueel (YouTube)

Por Álvaro Nuño.

Los medios de comunicación locales han reproducido esta semana un vídeo que circula por YouTube y en el que se muestra con todo lujo de detalles como tres jóvenes provistos de material audiovisual se adentran en la abandonada cárcel de Guadalajara y recorren todas sus instalaciones: celdas, garitas, patios, aulas,…

El vídeo se publicó el pasado 25 de mayo y a día de hoy contabilizaba 85.100 visualizaciones, más de 1.000 «Me Gustas» y casi un centenar de comentarios. Migueel es el youtuber autor del audiovisual -su canal tiene 34.600 suscriptores- y comienza en lo que parece la cocina de su casa, desayunando y con el bote de Nesquik todavía en la mesa a las 8 de la mañana. Su protagonista dice que va «con unos colegas de exploración». Esos dos colegas le acompañan por el interior de la prisión. No se ve por dónde entran pero, ya en el interior, aparentemente, se encuentran con todas las puertas abiertas, accediendo a los locutorios donde se realizaban los «bis a bis» entre presos y familiares, los pabellones de las celdas, las aulas, incluso los apartamentos de los funcionarios. Todas las rejas y los cerrojos están abiertos y accesibles.

«Estamos hablado bajito porque creemos que ahora hay una especie de granja porque hemos escuchado palomas y gallinas que están por el piso de arriba. Creemos que esto ahora es simplemente de un señor o algo así», susurra Miguel a su palo de selfie. «No tenemos mucha idea». «Esto parece que era para los tíos chungos» murmura enfocando con linternas otras habitaciones más oscuras en un enjambre de pasillos fríos «que da repelús». La visita continua por uno de los patios con canastas de baloncesto, bancos, restos de aparatos de gimnasia y un frontón. Los jóvenes acceden a las cabinas de los vigilantes, describiendo minuciosamente todo lo que encuentran.

«¿Por qué hay gallinas aquí?, que alguien me lo explique» se pregunta Miguel junto a sus amigos mientras que sus cacareos se escuchan provenientes de una puerta que da a la planta alta. «Por eso creemos que hay alguien aquí que tiene una especie de minigranja». Cuando acceden al patio también ven un conejo y un barreño con agua que puede confirmar su teoría del granjero-carcelero. Efectivamente, en el pabellón que da a la fachada principal, encuentran varios enseres, herramientas y comida para los animales. La inspección sigue con estancias mucho más cómodas «donde seguramente vivían los que cuidaban la cárcel» o quizás las instalaciones donde cumplieron parte de sus penas los exdirigentes socialistas del Ministerio del Interior Rafael Vera y José Barrionuevo.

Miguel y sus amigos acceden al control de vigilancia donde están las pantallas y una vivienda con una placa con el nombre de «Pedro Melich» en la puerta. «Tenían estilo y todo en la cárcel» dice nuestro guía, fijándose en la variedad de las lámparas de cada estancia. La visita termina en la cubierta, «el ático» para estos jóvenes.

No es este el único vídeo de esta visita. Uno de los compañeros de Miguel –Imix en YouTube- también hizo su propio montaje que colgó días más tarde y con más éxito -202.865 visualizaciones y 4.000 «Me gusta»-.

Pero esta no es la única «excursión» por el interior de la antigua Prisión Provincial. Otro vídeo colgado el 18 de noviembre del año pasado por dos adolescentes malhablados, uno provisto de un teléfono con cámara y el otro con una falsa pistola, muestra como recorren el recinto nerviosos como una pavesa. Y en este sí se puede ver claramente por dónde entran os chavales desde la calle con toda la facilidad del mundo.

Además del interesante documento audiovisual de estos vídeos adolescentes, lo que queda claro es que el abandono del inmueble del número 55 de la calle Virgen del Amparo es absoluto. Construido en 1887 por la Diputación Provincial y sufragado por 28 pueblos de la provincia, su último uso fue como Centro de Inserción Social, acogiendo presos que disfrutaban ya del tercer grado penitenciario y que sólo iban a dormir a sus celdas.

Conocemos el pasado y el presente de este edificio, en pleno centro de la ciudad, propiedad del Ministerio del Interior y que cuenta con más de 7.000 metros cuadrados construidos. Lo que nadie sabe es el futuro que le espera más allá de ser plató de rodaje para jóvenes youtubers. De tímidos se pueden calificar los intentos de diversos grupos políticos, alertando de su estado de abandono y de la necesidad de darle una utilidad para la ciudad, para la provincia o para la sociedad en general. Pero, lamentablemente, edificios públicos abandonados sobran hoy en Guadalajara -la también antigua cárcel de mujeres, rehabilitada en parte por los talleres municipales, el Centro Cívico, el Ateneo Municipal, o el edificio de Correos-, por no entrar más en inmuebles privados tan característicos como estos, como pueden ser el de la Cámara de Comercio o la antigua sede de la Junta en la plaza de San Esteban.

El asunto es encontrar un objetivo lo suficientemente importante, con el peso y el volumen suficiente como para movilizar los recursos económicos necesarios y en el que puedan participar las administraciones implicadas -el Estado como actual propietario, la Diputación que lo fue, la Junta como responsable de la conservación del patrimonio histórico y el Ayuntamiento como testigo más cercano de su deterioro-. Y ahí va mi propuesta:

Cuando se comenzó a hablar en el año 2006 del proyecto del campus universitario de Guadalajara, éste siempre iba asociado a un Parque Científico y Tecnológico que se iba a llevar a cabo en el nonato polígono industrial del Ruiseñor, junto a los edificios universitarios. Más de una década después, el campus parece haber encontrado reubicación en el colegio de Las Cristinas; sin embargo, aquella instalación que iba a traer la ciencia y la tecnología del siglo XXI a Guadalajara se ha disuelto como un azucarillo. En la actualidad, lo que se ha materializado de ese gran proyecto es únicamente un despacho con un teléfono en el Centro de Nuevas Empresas, dependiente a su vez del Parque Científico y Tecnológico de Albacete. Visiten su página web y verán en qué ha quedado todo esto.

Puede parecer una quimera, pero el retraso en la construcción del campus universitario no debería hacer perder la promesa que a él iba asociada, «el Parque Científico y Tecnológico de Guadalajara, que tiene proyectada su instalación en el nuevo campus universitario de la ciudad», según se puede leer todavía en la página web de la Junta de Comunidades. ¿Por qué no seguir reivindicándolo para que sea una realidad, un elemento verdaderamente dinamizador y modernizador de la ciudad y de la provincia? ¿Y por qué no pensar a lo grande y ubicarlo en un edificio en pleno centro de la ciudad y que necesita un gran proyecto como este para evitar su hundimiento?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.