La sociedad de la información

Por Borja Montero

La irrupción de internet en nuestras vidas supuso una revolución de la que resultó una sociedad totalmente distinta de la que formamos parte queramos o no. Sin darnos cuenta, incluso voluntariamente y por nuestro propio deseo, hemos ido delegando en nuestros avatares electrónicos cada vez más gestiones, tanto en la esfera profesional y administrativa (presentar la declaración de la renta, pagar una multa por internet, mandar un mail al jefe) como en terrenos personales e íntimos (conversaciones con amigos y familiares, envío de fotos, compras, búsqueda de intereses y aficiones, ubicación constante), lo que nos ha convertido en blanco fácil para la publicidad y el mercado, por no mencionar a cacos y ciberdelincuentes, a los que hemos ofrecido en bandeja todos nuestros datos, básicamente todo lo que les interesa de nosotros. Pero si esta sobreexposición digital tiene su lado oscuro para el usuario medio, también puede ser beneficiosa para el ciudadano que quiere estar bien informado, ya que la fiscalización de los poderes públicos también se hace más sencilla gracias a la profusión de datos en código binario.

Así, esta misma semana, la mejora de estos controles ha sacado los colores al Ayuntamiento de Guadalajara. El Tribunal de Cuentas, una de las instancias nacionales más importantes en lo que al manejo del dinero público se refiere, ha emitido un informe en el que ha detectado algunos fallos en el funcionamiento económico del Consistorio. En concreto, son catorce deficiencias que ya fueron localizadas hace tiempo, por lo que se recomendó al Ayuntamiento la toma de ciertas decisiones, una serie de medidas de las que solamente se han implementado de forma completa dos.

El Tribunal de Cuentas destaca que el Consistorio solamente ha llevado a cabo la aprobación de un nuevo Acuerdo Económico y Social que ajusta la plantilla municipal a la situación real de sus necesidades y la depuración de los saldos deudores en su administración. Además, tiene otras diez medidas propuestas por el Tribunal de Cuentas en proceso de ser cumplidas, algunas de ellas relativas a los procesos de control y gestión y a aspectos necesarios para en el área de contratación.

Realmente, la situación no es tan desastrosa como podría deducirse del 14 por ciento de cumplimiento de que informa el Tribunal de Cuentas, ya que algunas de estas recomendaciones están en marcha y, en cualquier caso, el Ayuntamiento de Guadalajara no es la administración más anárquica en su funcionamiento económico. A pesar de ello, sí que sería recomendable que, precisamente por su tendencia a presumir de gestión financiera y previsión efectiva de gastos e ingresos, el Consistorio hiciera por limar esos pequeños vértices que podrían hacer más rápido y efectivo su funcionamiento en el día a día, por el bien de la institución, de los funcionarios y, por supuesto, de los ciudadanos que aportan el dinero de cuya gestión habla este informe de fiscalización.

En cualquier caso, esta noticia, importante por referirse a un tema sensible como es el económico pero medianamente anecdótica por no hallarse deficiencias graves en el funcionamiento del Ayuntamiento, es un buen ejemplo de cómo, si bien la pérdida de privacidad a la que nos abocan las redes sociales y la conectividad total sí tienen una parte positiva a la hora de poner luz en las cosas de palacio, otrora menos accesibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .