Un futuro (incierto) para el Fuerte

IMG_6276.JPG

Almacenes de maquinaria, excelente ubicación para una biblioteca pública. Foto: El Hexágono.

 

Por Gloria Magro. 

Hace unos días un paseo familiar nos acabó llevando a lo que antes era el complejo del Fuerte San Francisco. Desde la calle Italia entramos por el Espacio Tyce y deambulamos sin prisa en busca de gatos con los que entretener a los niños. No encontramos gatos pero sí naves abandonadas, pavimento en mal estado, suciedad y mucha dejadez en todo el recinto. Una cofradía ensayaba con un trono y el sonido de la música de Semana Santa acompañaba nuestros pasos solitarios pese a ser una soleada tarde de domingo. El Fuerte, lo que debía de ser a día de hoy un espacio cultural vibrante recuperado para la ciudad, sigue siendo un recinto olvidado en el mismo centro de Guadalajara. Casi veinte años después de que lo cediera el Ministerio de Defensa, las antiguas instalaciones militares duermen el sueño de los justos, prisioneras de los desacuerdos políticos entre el Ayuntamiento y la Junta de Comunidades.

Hacía muchos años que no me dejaba caer por allí y sin embargo, a principios de los años 90 solía subir con frecuencia al Fuerte. En la garita de abajo, sobre Bejanque, le decías al recluta a donde ibas y te franqueaba el paso. “Voy a casa de Antonio Cortés” y los comentarios disimulados de los aburridos soldaditos te seguían toda la cuesta hasta la casa de mi amiga Mónica, que vivía allí con sus padres al final de esa calle tan recoleta que ahora sale con frecuencia en las series de televisión cuando se quiere representar la España de posguerra. El Fuerte por aquellos días era un recinto lleno de vida, un microcosmos organizado bajo sus propias normas castrenses y sus jerarquías, rodeado de una tapia alta que lo perimetraba y sustraía a la ciudad en lo que entonces eran las afueras. Después, con el cambio de siglo, las tapias cayeron y las instalaciones militares y sus muchas hectáreas fueron cedidas por el Ministerio de Defensa al Ayuntamiento de Guadalajara.

Casi dos décadas después de aquello, la ciudad ha crecido sobre esos terrenos baldíos, el inmenso solar del complejo militar desmantelado, y sin embargo, los talleres y las instalaciones permanecen en su mayoría abandonados  y amenazando ruina en lo que ahora es pleno centro de Guadalajara. Un desencuentro más entre el Ayuntamiento y la Junta de Comunidades, esa eterna guerra fría de la que se pueden citar innumerables ejemplos -véase el parking del Hospital Universitario- y que en este caso ha llegado hasta el Tribunal Superior de Justicia.

El folletín legal del Fuerte comienza en 2004, con la firma de los acuerdos urbanísticos entre el Ministerio de Defensa, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Guadalajara para recuperar los antiguos edificios militares. El objetivo es impulsar el desarrollo de un espacio de singular interés cultural para una ciudad que no anda sobrada de inmuebles que poner en valor. Una vez restaurados por el gobierno regional, se acuerda que serían entregados al Ayuntamiento.

La urbanización de los terrenos no tardó en ser un hecho consumado, así como el inicio de las obras de rehabilitación. En 2011 se puso en marcha la restauración de la iglesia de San Francisco y del conjunto conventual que contiene la valiosa cripta de los duques del Infantado, recuperados a través del programa del 1% cultural del Ministerio de Cultura y la financiación regional. Al mismo tiempo, el gobierno de Castilla-La Mancha invirtió más de un millón y medio de euros en restaurar las primeras naves, que una vez entregadas al Ayuntamiento serían el Espacio Tyce. El Ayuntamiento del PP a su vez entregó la explotación de este espacio público a una empresa privada, Producciones Malvhadas y tres años después lo acabó cerrando para volver a ser abierto en 2016 como nueva ubicación de las Escuelas Municipales de La Cotilla y el añadido de una sala de exposiciones. Y ahí se acabó todo.

Ante la falta de un proyecto municipal claro, la Junta no continuó invirtiendo en el Fuerte y el Ayuntamiento, que pareció desentenderse del asunto durante la legislación Cospedal, llevó el tema a los tribunales justo cuando el PSOE volvió al poder en la región en 2015. Desde entonces, el consistorio ha ido ganando a la Junta todos los recursos interpuestos y que obligan al gobierno regional a cumplir los compromisos adquiridos en 2004 y continuar restaurando las antiguas naves y urbanizar el conjunto. Las posiciones son, una vez más, irreconciliables. La consejería de Fomento se viene negando a poner fondos si no hay un proyecto previo de consenso y que dote de contenido a todo el área, en línea con lo expresado en su día por la consejera Elena de la Cruz. La entonces responsable de Fomento llegó a mantener una reunión con el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, para ofrecer la financiación necesaria si se llegaba a un acuerdo consensuado sobre el uso futuro de las instalaciones.

No hubo plan y por tanto no hubo acuerdo, las discrepancias se siguieron dirimiendo en los tribunales y ahí continúan. La Junta ha interpuesto un recurso de amparo ante el Tribunal Supremo, después de perder ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Y mientras, el tiempo sigue pasando para el Fuerte y sus instalaciones y la ciudad sigue viviendo de espaldas a un conjunto único y muy atractivo, con un potencial cultural y social enorme. Sorprendentemente, parece que la oposición y  las productoras de cine tienen más planes para el recinto que el propio consistorio de Guadalajara. Las propuestas de uso de los antiguos edificios militares han sido múltiples a lo largo de los últimos años sin que se llegara a concretar nada por parte del gobierno municipal. Desde platós de cine, ante el interés que suscita el conjunto para el rodaje de series y películas, pasando por una nueva biblioteca pública o incluso un albergue municipal. El Ayuntamiento a día de hoy no ha manifestado que quiere hacer con las instalaciones ni dado muestras de querer abrir un debate público. Se limita a pedir el cumplimiento de los acuerdos de 2004 en los Tribunales, toda vez que si la Junta finalmente se ve obligada a financiar su rehabilitación habrá que saber previamente cómo y en qué emplear esos fondos públicos. Según el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Daniel Jiménez,  el asunto está claro y cae del lado del consistorio, que es “quien tiene que liderar el proyecto del Fuerte para la ciudad”, ya que se trata “de un espacio en un enclave privilegiado y es imprescindible dotar a la ciudad de espacios culturales para jóvenes desde un acuerdo mayoritario, pero (Antonio) Román se niega al debate social”.

De momento no hay debate social alguno sobre la mesa. Tal vez porque realmente no sepan en el Ayuntamiento en qué emplear ese espacio, tal vez porque les venga grande el proyecto. O quizá por falta de costumbre de los regidores municipales de consensuar nada con la oposición o las fuerzas sociales. O tal vez porque son conscientes de que cualquier proyecto futuro para un recinto tan extenso supone gastos presupuestarios asociados a su mantenimiento que de momento las Escuelas Municipales no conllevan y no están dispuestos a asumirlos. En esta línea, los recortes en inversión cultural para 2018 son un hecho, como es la rebaja en la aportación municipal al próximo Maratón de Cuentos. En el peor de los casos todo este asunto sería no una falta de proyectos o fondos sino un escenario más del enfrentamiento político electoralista que mantiene el Ayuntamiento popular con la Junta socialista, en línea con el pulso sobre el parking del Hospital o la ubicación del nuevo campus universitario. Teniendo en cuenta el antecedente de austeridad presupuestaria y recortes radicales que tiene el Partido Popular en su etapa al frente del gobierno regional, aún en el caso de un cambio de signo político tras las próximas elecciones, a poco más de un año vista, el futuro del Fuerte el que sea, parece incierto. Habrá que seguir esperando.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.