Elena de la Cruz, siempre en mi recuerdo

66367e2d-9d0a-43a9-a2f9-7182111c5e74

Fiesta de los gancheros 2015. Elena de la Cruz junto a Magdalena Valerio y Pablo Bellido.

In memoriam.

Por Magdalena Valerio.*

Hay personas que pasan de puntillas por la vida y está bien, pero hay otras que pisan fuerte y dejan huella y de la buena. Una de ellas fue Elena De la Cruz. Tuve el honor de conocerla en septiembre de 2008 y de trabajar con ella hasta el 4 de abril de 2017, ese día aciago en el que de manera totalmente inesperada la enfermedad nos la arrebató sin dejarle tregua para luchar contra ella y vencerla.

En el otoño de 2008 estaba preparando mi candidatura a la Secretaria Local del PSOE de Guadalajara y debía presentar una Ejecutiva. Necesitaba un buen equipo y estaba buscando una persona que fuese arquitecto y supiese de urbanismo. Muchas personas del sector de la educación me hablaron muy bien de Elena. Ella era entonces profesora de Diseño de Interiores y Jefa de Estudios de la Escuela de Artes de Guadalajara. Su currículum era apabullante, además era también licenciada en Bellas Artes y profesora de Educación Secundaria. Quedé con ella y le planteé el reto. Su respuesta fue que sí, pero si era para trabajar y no para perder el tiempo en reuniones estériles, tenía mucho trabajo en la Escuela y una niña muy pequeña, su adorada Daniela. Me encantó su respuesta y ahí comenzó su andadura política.

Durante un año fue Delegada de Trabajo y Empleo, entre 2010 y 2011 y ahí pudimos comprobar que no sólo era una estupenda profesora, sino que tenía grandes cualidades para las responsabilidades políticas.  En esos años tuvo que enfrentarse a situaciones muy duras: expedientes de regulación de empleo, conflictos colectivos, etc. Aún así, ella siempre fue una persona responsable que trabajaba con seriedad pero con la sonrisa en los labios, con respeto. Así, supo ganarse el cariño y la admiración de las personas que trabajaban con ella, de los sindicatos y de las organizaciones empresariales. Elena de la Cruz también dijo sí a acompañarme como número 3 en la candidatura municipal a las elecciones para el Ayuntamiento de Guadalajara en el 2011. El resultado fue malo y la que pudo haber sido una extraordinaria concejala de Urbanismo y Vivienda, volvió de nuevo a la Escuela de Arte a dar clases y posteriormente concursó a la plaza de directora. Mientras tanto, siguió haciendo sus tareas de concejala y también de diputada provincial en el equipo de María Antonia Pérez-León. Su capacidad de trabajo y su compromiso social y políticos eran inagotables.

Además de su gran capacidad de trabajo aún tenía tiempo para quedar a cenar con el grupo de amigas, pintar un cuadro, hacer un disfraz para su hija, cocinar un estupendo postre, arreglar un grifo o hacer obras de albañilería en su casa de Cabanillas con ayuda de su padre. ¡Increíble!  Después, en el 2015 fue la número 2 en la candidatura municipal encabezada por Daniel Jiménez y poco después de las elecciones, el ya Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, supo captar muy bien las cualidades de Elena y quiso tenerla en su equipo. La nombró Consejera de Fomento. En ese cargo volvió a ganarse el cariño y el respeto de muchas personas por toda la región.

En cualquier caso, que nadie piense que todo fue perfecto en la vida de Elena de la Cruz. Tras esa fortaleza, ese brillante currículum y ese cúmulo de habilidades había un ser humano sensible. Tenía problemas como todos los tenemos de vez en cuando en nuestras vidas y todas esas cualidades que la acompañaban -incluido un físico impresionante- también suscitaron algunas inevitables envidias. Al final, tuve además la gran suerte de tenerla como jefa durante algo más de un año. En enero de 2016 cuando reingresé en la función pública, me pidió que lo hiciese en la Secretaría Provincial de Fomento y ahí fui yo la que le dije que sí a Elena. Le encantaba el trabajo en equipo y lo practicaba en el día a día.

El día de su muerte, hace ahora un año, quedó patente lo muchísimo que la querían y admiraban todas las personas vinculadas con la Escuela de Arte que ahora lleva su nombre. En el tanatorio oí decir a uno de sus alumnos que Elena no era sólo una profesora, sino que era una educadora y que siempre les aconsejaba que luchasen por conseguir sus sueños. En definitiva, el año pasado se nos fue una gran mujer: educadora, artista, política, madre y amiga. A pesar de ello, Elena de la Cruz ha dejado tanta huella y de la buena en nuestras vidas que siempre vivirá en nuestro recuerdo.

thumbnail (1).jpg *Magdalena Valerio es cacereña de nacimiento y guadalajareña de adopción. Además de amiga personal y colaboradora de Elena de la Cruz, es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid,  funcionaria del INEM y en la actualidad Secretaria Provincial de la Consejería de Fomento en Guadalajara. Desde 1999 ha sido concejala y portavoz del Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Guadalajara en varias etapas, así como Delegada Provincial de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre 1999 y 2003 y de 2010 a 2011. También ha sido Consejera de Empleo, de Turismo, de Justicia y Administraciones Públicas y diputada en las cortes regionales entre otros muchos cargos públicos. Entre 2011 y 2016 fue diputada nacional por Guadalajara. En la actualidad Magdalena Valerio es miembro de la Ejectutiva Federal del PSOE. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .