Señalado

Por David Gómez

Resultado de imagen de Alberto Parras Club Deportivo Guadalajara

Alberto Parras, en una rueda de prensa como entrenador del Club Deportivo Guadalajara | Foto: Club Deportivo Guadalajara

Hay guerra civil en el Club Deportivo Guadalajara. Después de que su destitución pareciera un hecho entre el lunes y el martes, Alberto Parras volvió al ataque y se destapó de nuevo delante de los micrófonos. El técnico vallisoletano declaró su amor por Germán Retuerta, al que definió como “una muy buena persona“, y atacó por enésima vez a la administración concursal. Por primera vez en todo este tiempo, el entrenador morado se encontró con la respuesta contundente del abogado auxiliar del concurso de acreedores, Javier Martínez Atienza. El socio principal de Martín-Molina apareció en los micrófonos de SER Deportivos Guadalajara para desmentir las acusaciones del entrenador del Dépor en una entrevista demoledora para el pucelano.

Durante los casi 25 minutos que duró la conversación entre Javier Martínez Atienza y Kike Pastor, el abogado auxiliar desveló detalles que dejan en muy mal lugar al técnico. En primer lugar, mostró la existencia de WhatsApp que evidencian la existencia de comunicación entre la administración concursal y el propio Parras, algo que el entrenador siempre había negado. Asimismo, Javier Martínez recordó la presencia del gerente Carlos Ávila en cada entrenamiento como intermediario entre la plantilla, el cuerpo técnico y los administradores concursales. Acto seguido, reiteró que la administración concursal no cobra para que puedan hacerlo técnicos y jugadores.

Y aquí llegó uno de los grandes bombazos de la entrevista: Javier Martínez Atienza reveló que la administración concursal solo le debe a Parras una pequeña cuantía del mes de marzo. Pero no solo eso. Desde su llegada a principios del mes de enero, tanto él como Martín-Molina decidieron reconocer el contrato privado tanto de los jugadores como del cuerpo técnico, con la voluntad de no pagar exclusivamente las ridículas cantidades que aparecían en los contratos federativos. En ese momento, el abogado auxiliar destapó la nómina de Alberto Parras: 2500€ al mes, la mayor de un entrenador en Tercera División. Ahí es nada. No obstante, pese a la multitud de ofrecimientos que han aparecido en este tiempo (Javi Meléndez, Miguel López…), los administradores concursales han decidido mantener a Parras hasta final de temporada por dos razones: la primera, por el apoyo de los jugadores. La segunda, por la falta de recursos para pagar el finiquito de Parras y contratar a un tercero. Explicado eso, Javier Martínez dejó caer que quizás era el propio Alberto Parras el que estaba buscando su salida.

La mano derecha de Martín-Molina atendió todos los asuntos que conciernen a la actualidad del Deportivo Guadalajara. Explicó que se habían mantenido alejados del foco mediático porque en sus primeras semanas pasaban más tiempo en los medios que en el juzgado. Anunció que el concurso de acreedores se encuentra todavía levantando embargos anteriores que permitirían poder pagar el salario de los jugadores. Reconoció que Germán Retuerta se ofreció a pagar una parte de la mensualidad de marzo, pero que a día de hoy no había financiado ni la parte que le corresponde ni siquiera la que se ofreció a pagar. Asimismo, el abogado auxiliar del concurso desmintió los infundados rumores que insinuaban que a los administradores no les interesaba que el equipo jugara el ‘play-off’ de ascenso, un planteamiento que calificó como un “sinsentido” desde el punto de vista económico.

Además, Javier Martínez quiso lanzar un mensaje pesimista que después matizó. Actualmente, el Club Deportivo Guadalajara no es viable, pues los administradores concursales no tienen acceso a las fuentes de financiación. Sin embargo, la existencia de compradores interesados hace presagiar que sí lo será a medio y largo plazo. De hecho, desveló que algunos de esos compradores ya han legalizado las escrituras y tienen autorización del Consejo Superior de Deportes (CSD) para inscribirse en el Registro Mercantil. A partir de ahí, los nuevos compradores tendrían la intención de celebrar una Junta General extraordinaria para destituir al actual Consejo de Administración y nombrar uno nuevo que contara, al menos, con la presencia de un accionista minoritario.

La brillante entrevista de Javier Martínez Atienza ha caído como una bomba en el entorno del Club Deportivo Guadalajara. Las exclusivas lanzadas por el socio de Martín-Molina han acabado por deteriorar la imagen de un señalado Parras. Estas informaciones podrían explicar por qué el preparador morado decidió renovar en julio cuando los jugadores se marcharon de vacaciones con 5-6 mensualidades sin pagar. O por qué futbolistas como Luis Alberto abandonaron el club echando pestes contra el que había sido su técnico. Incluso, más recientemente, justificarían el hecho de que Parras desviara el foco de atención con Moussa tras su carta, apelando a su mal comportamiento y no al hecho de que realmente no estaba cobrando y, por ende, resultaba más que legítima su petición de marcharse del equipo.

Nadie puede cuestionar el rendimiento deportivo del Dépor con Alberto Parras al mando. En situaciones de gran dificultad, con la entidad en una situación de inestabilidad profunda, el entrenador castellano-leonés ha logrado exprimir durante dos temporadas a dos plantillas bastante inferiores a sus competidores por el ‘play-off’. De hecho, el anuncio de su destitución a tan solo cuatro jornadas del final del campeonato parecía un disparate para una gran parte de la masa social del Guadalajara. Pero la afición ha dicho “basta”. Ni siquiera los resultados pueden lavar la imagen de un técnico que, con la clasificación a la fase de ascenso por decidir, está generando un clima de división incomprensible. Más aún cuando el levantamiento de los embargos parece que está empezando a normalizar la situación económica de los jugadores.

Hasta ahora, su papel como técnico paliaba el hecho de que se erigiera como portavoz del ‘retuertismo’. Algunos, eso sí, jamás se lo perdonaron. Pero hasta estas últimas semanas, Alberto Parras ha contado con el apoyo de gran parte de la masa social del Deportivo Guadalajara. Es más, no fueron pocos (un servidor incluido) los que respaldaron que destapara la dramática situación de algunos futbolistas antes de Semana Santa. Sin embargo, sus silencios cómplices en otros tiempos -o, al menos, sus palabras más moderadas cuando los impagos venían de Retuerta- y su intento de prolongar una cruzada insostenible contra los administradores han acabado con la paciencia de la gente.

A la espera de que dé la réplica, el contraataque de Javier Martínez deja a Parras en el centro de la diana. Sin Retuerta en el foco mediático y con Joselu desaparecido tras denunciar “una trama a todos los niveles”, Parras ha quedado como portavoz de la familia en los medios. Pero hay algo en lo que sí lleva razón el técnico del Dépor. Todo este ruido está perjudicando a la plantilla. 4 puntos de los últimos 15 así lo evidencian. Un ruido, por cierto, generado por él mismo. Nadie cuestiona que el Deportivo está luchando por el ‘play-off’ gracias a Parras. Sin embargo, si el cuadro morado no consigue su clasificación para la fase de ascenso, él también será el responsable de haber tirado por la borda el magnífico trabajo de toda una temporada.

Mientras todo esto sucede, el Dépor continúa en caída libre. Frente al Mora, los alcarreños vieron cómo se escapaba un valioso punto justo cuando el partido agonizaba. Una jugada ‘maradoniana’ de Cristian Beltrán en el 85′ echó por tierra el gran trabajo de los futbolistas morados sobre el césped de Las Delicias. Porque, pese a que ni los arriacenses ni los toledanos desplegaron un fútbol excelso, la entrega de ambos conjuntos resultó encomiable. Podrán lograrlo o no, pero si hay un grupo de personas a los que nada se les puede reprochar, esos son los jugadores. Este martes, los morados volverán a dejarse la vida en el trascendental derbi frente al Marchamalo. El calendario del Villarrubia invita a no bajar los brazos. Quedan tres finales. Que a nadie le dé por arruinarnos el sueño.

Mario salva un punto y condena al Villacañas

El Club Deportivo Azuqueca sumó un nuevo punto en la visita de un necesitado Villacañas al San Miguel. Las urgencias de los toledanos y la falta de tensión de los rojinegros repercutieron sobremanera en el desarrollo de encuentro. Lo poco que estaba en juego para los hombres de Santi Nuero provocó que se viera un Azuqueca muy alejado de su mejor versión. Con ese contexto de encuentro, el partido empezó tremendamente igualado, con ambos equipos buscando tantearse y medir sus fuerzas. No tardó el Azuqueca en acabar con la tregua. A los ocho minutos, Seubert recibió un pase en profundidad y erró el mano a mano ante Rodri. Sin embargo, su rechazo lo recogió Roberto Izquierdo, que no perdonó en la primera ocasión del partido.

El jarro de agua fría no amilanó al Villacañas. Dos minutos después, Medina se beneficiaba de la benevolencia de la zaga azudense y aprovechó un balón botando dentro del área para poner de nuevo las tablas en el luminoso. El tanto del empate espabiló al Azuqueca, que realizó sus mejores minutos en el terreno de juego y llegó a acumular un par de buenas opciones con Seubert y Zamora a centro de Néstor. Poco a poco, el Azuqueca fue disminuyendo su ritmo de juego y eso lo aprovechó el Villacañas para llegar con más asiduidad al área de Mario. Brotón, justo antes del descanso, cometió un penalti infantil que Crespo se encargó de materializar. Los manchegos habían certificado la remontada.

La situación del encuentro obligaba a Nuero a reaccionar. El preparador azudense apostó por Mario como revulsivo y la decisión, a la postre, terminaría siendo determinante en el resultado. El Azuqueca salió más fuerte de los vestuarios, decidido a igualar un partido que se le había puesto cuesta arriba. Pero la vorágine ofensiva no se tradujo en grandes ocasiones. Por ello, el entrenador rojinegro decidió colocar tres defensas y se la jugó con todo a por el empate. Con abundantes espacios, el Villacañas tuvo la victoria en su mano. Capelo, Chata y Vela gozaron de grandes oportunidades para anotar, pero la falta de pegada de los toledanos terminaría por pasarles factura. Así, en el 88′, Pancorbo asistía a Mario para que este hiciera el tanto del empate y dejara a los jugadores visitantes petrificados. Con este punto, el Azuqueca se sitúa 10º con 47 puntos en una zona más que tranquila de la tabla.

Neila prolonga el sufrimiento del Marchamalo

Volvió a pinchar el Marchamalo fuera de casa. El equipo de Fran García no está ofreciendo las mismas prestaciones a domicilio que en La Solana, y eso se refleja en los resultados. Apenas dos empates en sus últimas cinco salidas evidencian la falta de puntos que está afectando a los gallardos como visitantes.  Esta vez, el cuadro marachamalero cayó por la mínima en Casas Ibáñez. El Atlético Ibañés se mostró sólido atrás y efectivo arriba. El gran comienzo de los albaceteños amedentró a los verdillos en el tramo inicial. Marcos dispuso de dos buenas oportunidades para abrir el marcador, pero el delantero local no acertó a batir a Juli. Con el paso de los minutos, las fuerzas se igualaron y los gallardos llegaron con más peligro a la portería de Cristian. La más clara correría a cargo de Diego, sin que el punta consiguiera culminar la jugada con éxito.

Cuando el partido parecía haber entrado en una fase tediosa y monótona, llegó el zarpazo local. Marcos finalizó un contragolpe local con un disparo que rechazó Juli. Sin embargo, el balón le cayó a Neila, que no perdonó a la segunda. El tanto al filo del descanso condicionó el segundo acto del Marchamalo, que salió en tromba a por la igualada. Hasta el ecuador de la segunda mitad, el partido fue un monólogo de los visitantes, que no pararon de asediar la portería de Cristian. Mientras Fran García acumulaba más efectivos de ataque, el Atlético Ibañés se defendía con firmeza en las inmediaciones de su área.

Los gallardos no conseguían generar grandes ocasiones, pero el Ibañés no lograba salir. El asedio poco exitoso mermó las fuerzas del Marchamalo, que empezó a dejar numerosos espacios en su retaguardia. De este modo, el Ibañés gozó de abundantes ocasiones al contragolpe que no supo materializar. La incertidumbre del resultado se mantuvo hasta el final, pero los albaceteños consiguieron amarrar una victoria que deja al Marchamalo 12º con 41 puntos, cuatro más que el Almagro, que descendería por el arrastre del Toledo. Pese a tener la salvación bien encarrilada, la derrota en Casas Ibáñez prolongará el sufrimiento gallardo, al menos, una jornada más.

El campeón aplasta a un irreconocible Guadalajara

[Img #275624]

Lucas Candido y Raúl Entrerríos durante una acción del partido entre el Barcelona Lassa y el Quabit Guadalajara | Foto: El Día Digital

El Fútbol Club Barcelona se tomó su particular revancha liguera con el Balonmano Guadalajara. El campeón de la Liga ASOBAL 2017-2018 aplastó al cuadro alcarreño con un contundente 33-17. Sobre el parquet del Palau Blaugrana, el equipo morado pareció una caricatura de aquel conjunto inmenso capaz de romper la racha de 133 victorias consecutivas de los azulgrana en el David Santamaría. Una vuelta después, la terrible tendencia de resultados y el cansancio físico han transformado a un equipo que ha pasado de soñar con la Liga de Campeones a quedarse en la parte media de la tabla. Además, la derrota del Barça contra el Granollers todavía escocía en los chicos de Xavi Pascual.

Por ello, el Barcelona salió a avasallar a su rival desde el comienzo. De salida, los azulgrana arrancaron con 5-1 de parcial, gracias a tres goles de Valero Rivera. En apenas seis minutos, los locales habían conseguido una distancia irrecuperable para los alcarreños, fundidos en todos los aspectos. Cuando la sangría parecía ir en aumento, César Montes decidió detener el crono (7-2, min.8) y reajustó a sus hombres. La relajación del Barça y el pundonor de los morados hizo que el Guadalajara consiguiera contener al Barcelona durante los primeros 30 minutos (15-10). La notable actuación de Javi García en el pivote estaba siendo lo mejor de un Quabit que había logrado reponerse a un mal comienzo para tener alguna opción en el segundo acto.

Pero, esta vez, el Barcelona no estaba dispuesto a dejarse sorprender. La reanudación resultó devastadora para los visitantes, que encadenaron varios balones a la madera y vieron cómo el parcial en los primeros 15 minutos se disparaba al 9-0. La renta de 14 goles dilapidaba cualquier posibilidad del Guadalajara de hacer historia en el Palau. Javi García, en el minuto 45:15, conseguía romper una sequía que duró media parte. El resto fue un trámite en el que Pérez de Vargas tuvo la oportunidad de demostrar su calidad bajo los palos. Preocupante imagen la que dejó el Balonmano Guadalajara de cara a la próxima fase final de la Copa del Rey que comienza el 4 de mayo y que se disputará en el Madrid Arena. Con solo dos jornadas por delante, el Quabit es 8º en la Liga ASOBAL con 27 puntos, empatado con el Recoletas Atlético Valladolid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.