Orgullo de Guadalajara

Por David Gómez

Lance del partido entre el Guadalajara y el Granollers en la primera vuelta | Foto: Balonmano Guadalajara

Punto final. El Balonmano Guadalajara cerró en el Palau d’Esports de Granollers la mejor temporada de su corta historia. Ni siquiera el antiguo Club Balonmano Guadalajara, que militó en la Liga ASOBAL entre los años 1991 y 1996, fue capaz de mejorar el 8º puesto cosechado por los alcarreños en esta campaña. Pese a lograr únicamente una victoria en los últimos once partidos, el cuadro morado ha firmado una temporada inimaginable hasta entonces. 29 puntos en Liga, el subcampeonato de invierno y la participación tanto en la fase final de la Copa ASOBAL como en la de la Copa del Rey ha sido el legado de un equipo para el recuerdo. El sueño de Europa llegó a ser incluso una posibilidad real, pero la escasez de efectivos y la acumulación de partidos hicieron mella en el físico de la plantilla. Pero sin duda, el momento más grande del año se vivió el 7 de diciembre en el David Santamaría, cuando los gladiadores arriacenses rompieron la racha de victorias de 133 partidos del Barcelona. Aquella quedará como una de las grandes noches de la historia del balonmano nacional. David pudo con Goliat.

En tierras catalanas, el Quabit ofreció una imagen digna de sus mejores actuaciones. En Granollers se retaron los únicos equipos capaces de quitarle puntos al todopoderoso Barça en esta Liga ASOBAL. Con el conjunto de Antonio Rama jugándose el pase a la Champions con el Ademar León, la empresa de conseguir algún punto en Granollers se antojaba bastante complicada. A los granollerenses solo les valía ganar y que Ademar no lo lograra en Valladolid. Los guadalajareños también miraban de reojo lo que sucedía en la Huerta del Rey, pues si el Atlético Valladolid no lograba la victoria, el Balonmano Guadalajara certificaría la octava plaza. Un puesto que permite evitar dos cruces previos en la siguiente edición de la Copa del Rey y reducir así el cargado calendario de la próxima temporada.

El Quabit comenzó el partido muy metido, consciente de que cualquier botín que sacara del Palau d’Esports podría ser definitivo en su pelea con los pucelanos. Un par de buenas intervenciones de Hombrados frente a Álvaro Cabanas y los goles de Nacho moya y Alberto Sanz pusieron por delante a los morados en los primeros compases del partido. Pero rápidamente la defensa 6-0 del Granollers empezó a carburar y los vallesanos, comandados por el internacional Adrià Figueras, revirtieron el marcador y se colocaron con tres tantos de ventaja (7-4, min.9). Una renta que crecería tras el tiempo muerto de César Montes, cuando el Granollers alcanzó los cuatro de diferencia (9-5).

Estabilizada la diferencia, Granollers no supo aprovechar las superioridades y el Balonmano Guadalajara resurgió con un impresionante e inesperado parcial de 0-5 en el luminoso. Cerca del minuto 25, los alcarreños tomaban de nuevo el mando del partido (12-13). Reaccionaron los chicos de Rama, que pronto recuperaron el control del luminoso y se marcharon a los vestuarios con una mínima ventaja (17-16). Una vez más, el paso por los vestuarios resultó fatídico para el Guadalajara, que encajó de salida un 3-0 de parcial. Ni siquiera con las superioridades el Quabit consiguió igualar la contienda, y el Granollers alcanzó su máxima ventaja gracias a las paradas de Almeida (21-16, min.39). Las cosas se complicarían aún más para los visitantes cuando Bozalongo era expulsado tras golpear en el rostro de Ian Tarrafeta.

En los instantes de mayor dificultad, el Quabit sacó la garra que lleva dentro y consiguió revertir la situación. Gracias a la aportación de Chema Márquez (máximo goleador de la Liga ASOBAL por segundo año consecutivo con 188 dianas) y de Javi García en el pivote, el Guadalajara redujo la distancia hasta los dos goles (26-24, min.51). La defensa 5-1 con Mellado de avanzado estaba causando estragos en el ataque vallesano, hasta el punto de que los arriacenses se colocaron a un solo gol con un minuto por delante (31-30). Sin embargo, un último gran ataque de Granollers culminado por Tarrafeta impidió a los morados poder sacar algo positivo de su último partido de la temporada. No hizo falta, pues el Atlético Valladolid había caído con contundencia frente al Ademar (29-36). La octava plaza era guadalajareña.

¿Y ahora qué? Finalizada la mejor campaña de la historia del club, el Balonmano Guadalajara quiere mirar a cotas más altas. Europa ya no puede ser una utopía, sino un objetivo real. La aportación económica de un mecenas de nombre desconocido ha resultado clave para retener a algunos de los pilares del equipo para la próxima campaña. Este mecenas, notario madrileño y ex jugador de balonmano, ha decidido aportar su granito de arena de forma altruista para ayudar a la entidad que preside Alejandro Ortiz a seguir creciendo deportivamente.

Ello ha permitido oficializar las renovaciones de hombres como Javi García o José Javier Hombrados, puntales del equipo de César Montes. Con todo ello, el Quabit tratará de mantener la base sólida de jugadores que le ha llevado hasta dónde está hoy. Habrá algunas bajas, como la de Lucas Cándido. Pero el mantenimiento de la mayor parte del bloque parece la mejor noticia de un equipo que, con su impecable gestión, ha conseguido enganchar a la masa social de Guadalajara. Cuánto deberían haber aprendido algunos en las oficinas del Escartín. Una pena. Pero siempre nos quedará el balonmano. El orgullo de la ciudad.

Ana Lozano, 30ª en su debut en la Copa de Europa de 10 000 m

Ana Lozano, durante su participación este fin de semana en la Copa de Europa de 10 000 metros 

Ana Lozano se reencontraba este sábado con Londres. La capital británica, que en verano del año pasado la había visto disputar su primer Mundial de atletismo al aire libre, acogía esta vez la Copa de Europa de 10 000 metros. Tras su imponente triunfo en su regreso a la competición en Madrid, su presencia con la selección española junto a Maitane Melero, Tania Carretero, Nuria Lugueros, Elena García y Maria José Pérez sería una buena piedra de toque para analizar el estado físico de la atleta alcarreña.

En su debut en la Copa de Europa de 10 000 m, Ana contribuyó con su actuación para que España finalizara 4ª por equipos en la categoría femenina, siendo trigésima en la carrera con un tiempo de 33:55.94. La pupila de Javier Cañadillas fue la cuarta mejor atleta española sobre el tartán del Parliament Hill por detrás de Maitane (14ª con un 32:50.30), Tania (19ª con un 33:04.43) y Nuria (22ª con un 33:08.03). Pese a que cumplió con su prudente objetivo de bajar de los 34:00 en esta carrera, Ana se mostró con ganas de más en las redes sociales, consciente de que sus tiempos están todavía lejos de la mínima para clasificarse al Europeo de Berlín del próximo mes de agosto (33:10). Sin embargo, conviene recordar que la distancia de Ana para Berlín seguirán siendo los 5000 metros, por lo que su evolución continúa lenta pero progresivamente en los pasos adecuados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.