Melanoma, el enemigo visible.

melanoma.jpg

Una lesión nueva, plana, oscura e irregular debe encender todas las alarmas.

 

Por Gloria Magro. 

El cáncer de piel es, con diferencia, el más frecuente entre todos los tipos de cáncer y también el que, según la estadística médica, más crece a día de hoy entre la población en todo el mundo. Sólo en Guadalajara se diagnosticaron 30 nuevos casos de melanoma en 2017, el triple que hace una década. La detección precoz es fundamental para mejorar su pronóstico y tambien saber como prevenirlo, además de familiarizarse con el tipo de lesiones que deben de encender nuestras alarmas y hacernos acudir al médico. El pasado jueves tuvo lugar en la sección de Dermatología del Hospital de Guadalajara la jornada anual de prevención precoz del cáncer de piel, dentro de la campaña Euromelanoma –www.euromelanoma.aedv.es– dirigida a prevenir y concienciar a la población sobre una enfermedad que además de grave, nos tiene a todos en su diana. La exposición al sol, la edad y factores genéticos están en el origen de la mayoría de los melanomas, que además son perfectamente visibles si se sabe cómo y donde buscar. 

Llegados a estas fechas de junio, el sol es un preciado objeto de deseo, un anhelo de calor y vacaciones. Y más este año, después de una primavera inusualmente lluviosa y larga. Ahora que parece que el verano ha llegado para quedarse, no tardaremos en disfrutar de los largos días de piscina o playa, tendidos bajo el sol cual lagartos perezosos. Tomar el sol es un hábito más que arraigado que nos pone de buen humor y nos broncea, lástima que no tengamos la curtida piel de los largartos para protegernos de sus rayos.

Todos conocemos las normas básicas de protección -no exponernos al sol en las horas centrales del día, cubrirnos la cabeza, darnos crema con antelación y factor 50 o más y renovarla con frecuencia, evitar quemaduras y proteger especialmente a los niños con prendas que lleven la protección incorporada- , pero pocos las practicamos a conciencia, tal vez porque no terminamos de creernos que el cáncer de piel es un peligro real. Las buenas intenciones se van desvaneciendo a medida que avanza el verano y bajamos la guardia. Y del resto del año ni hablamos. Sin embargo, el sol está ahí, sobre nuestras cabezas, todo el tiempo, sea invierno o verano, esté nublado o despejado, y sus rayos inciden inmisericordes sobre nuestra piel si no nos protegemos adecuadamente. Un componente genético y la edad pueden hacer el resto.

El melanoma es un tipo de cáncer que se origina en los melanocitos, las células productoras de melanina el pigmento responsable del color de la piel y del cabello. Los melanocitos se distribuyen uniformemente por toda la piel del cuerpo pero a veces se concentran formando grupos, dando así lugar a los lunares. Todos tenemos lunares o nevos, tumores benignos de piel. Algunos son de nacimiento, pero otros se forman a lo largo del tiempo, con la edad, como parte del crecimiento o a causa de factores externos como la exposición al sol. El problema surge cuando estas células crecen desordenadamente y se malignizan, dando lugar al melanoma, un tipo de cáncer que de no ser tratado a tiempo puede dar lugar a metástasis y tener consecuencias fatales.

En España se diagnostican anualmente más de tres mil quinientos casos de cáncer de piel, la mayoría entre los 40 y 70 años, que suele coincidir socialmente con la generación que más sol ha tomado y que además lo ha hecho sin una protección adecuada. También se da más en mujeres que en hombres y su localización distingue entre sexos, seguramente debido a los hábitos de vestimenta. Los melanomas en mujeres se suelen localizar en las piernas, mientras que en los hombres es más frecuente en la espalda. Aún así, para hacer un diagnóstico, se aconseja la autoexploración completa de todos los lunares y lesiones de piel, sobre todo antiguas quemaduras de sol: desde el cuero cabelludo a las plantas de los pies y de las manos, literalmente. Incluso el espacio entre los dedos de los pies debe de ser minuciosamente examinado. Y debe de hacerse al menos una vez al mes. Si se observa cualquier cambio, habría que acudir al médico de atención primaria, quien en su caso derivaría al dermatólogo.

“Cualquier persona de cualquier edad y sexo es susceptible de tener un melanoma”, afirma la doctora Adriana Martín, dermatóloga del hospital de Guadalajara. Y hace hincapié en que tienen que estar especialmente alerta aquellas personas con Fototipos de piel bajos (I y II): albinos, pelirrojos o personas de ojos y piel claras que nunca se broncean sino que enrojecen al exponerse al sol. También señala como factores de riesgo el haber sufrido quemaduras en la infancia o adolescencia, haber sido usuario habitual de cabinas de rayos UVA, tener más de 50 lunares, haber padecido ya de melanoma o tener antecedentes familiares. Curiosamente, los transplantados también son un grupo de riesgo.

Pilar V., 63 años, antigua paciente oncológica, está lo suficientemente concienciada como para pedir cita para la jornada de detección precoz del pasado jueves. La doctora Martín le hace una breve entrevista repasando su historial médico, hábitos de vida y motivo de la consulta. A Pilar le preocupan unas manchas bajo el pecho que resultan ser meras queratosis seborreicas asociadas a la edad. La dermatóloga las revisa mediante dermatoscopia, un proceso sencillo y rápido pero que requiere del ojo entrenado de un profesional médico. Encuentra también marcas de antiguas quemaduras solares pero ni rastro de melanomas. La paciente recibe orientación sobre como realizarse una autoexploración y se le aconseja que no deje de revisarse.

La agenda de Dermatología está completa este día, las citas del programa Euromelanoma en Guadalajara se agotaron en muy poco tiempo. Hay conciencia social, pero nuestros hábitos no son los adecuados, ni tampoco estamos lo suficientemente alerta ante los indicios visibles así que las cifras de incidencia de este cáncer siguen subiendo año a año. No obstante, la doctora Adriana Martín afirma que se ha avanzado mucho en el diagnóstico precoz, la mayoría de los melanomas diagnosticados en su consulta están en un estadio inicial y son tratables.  Además, ” desde 2006 en el hospital de Guadalajara disponemos de la dermatoscopia digital, una técnica que permite la monitorización y seguimiento de los nevus en pacientes con alto riesgo de melanoma. Combina un mapeo corporal total con fotos para poder detectar la aparición de nuevas lesiones en pacientes que ya tienen muchas lesiones y de que de otra manera sería muy difícil poder detectalas. Con la dermatoscopia hemos conseguido detectar melanomas mucho más finos, que es el objetivo principal de nuestro trabajo”, explica.

Una técnica recomendada desde este centro y fácil de poner a día de hoy en práctica, es fotografiar aquellas áreas de nuestro cuerpo donde se observen lunares, especialmente si tenemos muchos, repetir la imagen cada 3 o 6 meses y comparar. Ante cualquier cambio sospechoso, acudir al médico de atención primaria, que valorará la derivación al especialista.

Desde el Departamento de Dermatología del Hospital de Guadalajara reiteran la peligrosidad de este tipo de cáncer. “El melanoma es potencialmente mortal, pero todo va a depender de la profundidad que presente en el momento del diagnóstico (medida en milímetros Breslow). Nuestro objetivo principal es diagnosticar melanomas in situ o menores de 1mm, un melanoma Breslow de esa estadía no va a requerir más pruebas  ni más tratamiento que su extirpación. Una vez quitado solo habrá que realizar exploraciones anuales”. Una profundidad superior a 1mm requerirá de biopsia del ganglio centinela y puede dar lugar a pruebas adicionales para determinar si está limitado a la piel, piel y ganglios o ha dado lugar a metástasis sistémica en hígado, pulmón y cerebro. Actualmente, matiza la doctora Martín, “existe tratamiento para los melanomas Estadio III -que afectan a piel y ganglios- y IV -afectación sistémica- pero no es un tratamiento curativo, consigue más tiempo libre de enfermedad”.

IMG_6977 (1)

La autoexploración es clave en la detección precoz del cáncer de piel. Generalmente empieza como un lunar oscuro en la piel, un melanoncito anormal en la capa superior y visible que debe de dar la señal de alarma y ser vigilado. Se le llama el signo del patito feo: por muchos lunares que se tengan, el sospechoso es aquel que parece distinto a los demás por su forma o color.  El método para identificarlo en casa es el del ABCDE: Un lunar asimétrico, de bordes irregulares, de diferentes colores, que supera los 6mm  y que evoluciona y cambia.

También hay muchos falsos mitos en torno a los lunares y su posible peligrosidad. No es cierto que los lunares o verrugas de nacimiento que con la edad se engrosan e incluso tienen pelos sean malignos, o que se malignicen si se manipulan o cortan accidentalmente -como las verrugas al afeitarse- . Tampoco ocurre nada si se depilan esos pelos. Los lunares que pican no son necesariamente un melanoma, ni los abultados, el peligro radica más bien en las lesiones planas de aparición inesperada. Tampoco se localizan siempre en zonas muy expuestas de la piel.

La Academia Española de Dermatología y Venereología ha establecido unas reglas de oro ante la sospecha de una posible lesión en la piel:

  • -No lo ignores esperando que desaparezca
  • -No esperes a ver como se desarrolla
  • -No creas que no es una prioridad
  • -No tengas miedo de acudir al médico o al dermatólogo.

Un diagnóstico temprano mejora el pronóstico de la enfermedad, hay que tenerlo en cuenta todo el año, y ahora en verano, que exponemos más piel pero que también nos resulta más visible, con más motivo

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.