Ilusionadas

Por David Sierra

Ilusionadas. Con ese brillo en los ojos de quienes empiezan algo apasionante a sabiendas de que será muy complicado que culmine en decepción. Una guía sirve de avanzadilla y marca la ruta que deberán seguir. Es ese primer día en el que todo es nuevo, aunque algunas caras sean conocidas. El aula, la disposición del auditorio, la mesa de los conferenciantes con sus proyectores preparados para disparar imágenes, y el nerviosismo intelectual sometido a la presión de la expresión oral y la reflexión en voz alta. El arte comienza así un viaje cuyos caminos están exentos de origen y destino. Que cuenta como compañero a la historia y a quienes se afanan por desvelarla y despejar las dudas en el trayecto.

excursion_web01_grupo

Alumnos de Historia del Arte del curso de verano de la UNED ‘Caminos de ida y vuelta. El arte y los viajes’ que ha tenido lugar en Guadalajara. La imagen corresponde a la visita a la Hermandad del Refugio (Madrid) / Foto: David Sierra.

Y digo ilusionadas porque en su mayoría eran ellas. El ‘os’ se contaba con los dedos de una mano y sobraban falanges. Mujeres con una capacidad innata por descubrir e incorporar conocimientos que la mayor parte ignoramos. Y que les permiten ampliar la visión que poseen sobre el entorno en el que conviven. Sus ojos miran de otro modo a todo lo que la ciudad les ofrece. Como el entrevistador que sabe más del pasado del entrevistado que él mismo. Investigan, preguntan, rastrean y peinan los acontecimientos. Pero han optado por hacerlo tomando como referencias lo bello, lo artístico, lo agradable.

Aquellos vestigios de la historia que permanecen resguardados en salas desempolvadas confieren respuestas en cada revisión y ellas, y también ellos, tratan de descubrirlas en ese camino sin final que es el conocimiento. Se esmeran en las intervenciones por conectar y amarrar el hilo, guiadas por conductores experimentados que no dejan nada al azar. Y superan con creces todas las expectativas. Las mías al menos, pues nunca llegué a meditar que el arte tuvieran tanto influjo y fuera tan trascendental en el devenir humano.

Guadalajara es esa ciudad y esa provincia que no tiene nada. A lo largo de los siglos, sus propios habitantes y a veces las circunstancias han reducido ese legado a la mínima expresión. Y no todo han sido problemas de aluminosis. Que existan viviendas cuyos cimientos podrían narrar cruentas batallas e infinidad de acontecimientos no ha sido delito. Y juzgarlo ya no vendría al caso. No conviene indagar. Que para algunos descubrimientos cuesta más el collar que el galgo. Sobre todo si éste está enfermo y requiere vacunarlo. Pero esto era sólo un ejemplo.

Rodear el arte con arte. Encontrar las sinergias en las obras y trazar o descubrir caminos alternativos son tareas pendientes que los historiadores de la materia demandan en un territorio que desde hace décadas se ha especializado por cultivar académicamente esas ilusiones y en desmerecerlas hasta el punto incluso de repudiarlas. Ellas, no obstante, no han renunciado y aprovechan la más mínima oportunidad para dejar constancia de ello. Son incipientes operadoras turísticas, la mayor parte sin quererlo, que promueven actividades, transmiten su sapiencia y ayudan a otros a entender su mirada. A valorarla en su justa medida. Y convierten cursos de verano ‘a distancia’ en experiencias humanas tan cautivadoras y cercanas como recomendables.

Son el germen de iniciativas como los festivales medievales – que el de Hita, Sigüenza o Torija están a punto de caer -, son el impulso para que muestras y exposiciones salgan adelante, son la humilde llama que mantiene viva la añoranza por un patrimonio cultural debilitado y sometido a la voluntad presupuestaria de la rehabilitación, sin espacio ni terreno para encontrar esa narrativa que permita al arte ser parte esencial de esa historia que convierte a lugares de paso en destinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .