#26M

voto-urna-elecciones

El año político que ahora comienza fnalizará con las elecciones del 26 de mayo. //Foto: Internet

Por Álvaro Nuño.

Domingo, 26 de mayo de 2019, a las 20:00 horas. Es el día y la hora en el que finalizará el intenso curso político que acaba de comenzar en casi todos los municipios de España salvo en los que todavía disfrutan de fiestas como Azuqueca de Henares. Los ciudadanos tendremos ante nosotros tres urnas a falta de las dos habituales porque a las elecciones al Ayuntamiento de cada municipio y, en nuestro caso, a los comicios regionales, se suman este año las elecciones al Parlamento Europeo, ese en el que descansa -perdón, ejerce quise decir- plácidamente nuestro eurodiputado alcarreño del Partido Popular Luis de Grandes. Incluso hay quien vaticina ya que puestos a votar, ¿por qué no se ponen una cuarta y quinta urnas ya y así elegimos al Congreso y al Senado, terminando con la sorpresiva legislatura del socialista Pedro Sánchez y su ministra también del terruño Magdalena Valerio?

Bueno, esto es mucho especular porque realmente las únicas que por el momento están convocadas y dese hace cuatro años son las elecciones de lo más local, que son en muchos casos las que más interesan. Y si nos ceñimos a la capital de la provincia, la cosa va a estar interesantísima en estos nueve meses, porque no se sabe muy bien lo que va a haber dentro de la placenta de los partidos políticos ni, por supuesto, las criaturas que parirán ese día después de nueve meses de un largo embarazo. Por ahora, sólo conocemos a los padres y madres -y, en algunos casos ni eso- y no sabemos de sus intenciones de cara a mantener la estirpe o a permitir la renovación generacional.

Sin duda la gran pregunta que la mayoría -tanto propios como extraños- nos planteamos es ¿Se presentará Antonio Román a la reelección como alcalde en el que sería su cuarto mandato al frente del Ayuntamiento? Para mí, sin duda, esa es la gran cuestión a dilucidar. Una respuesta que se espera con ansiedad, tanto por sus compañeros del Partido Popular como por sus adversarios políticos. Pese a perder la mayoría absoluta en 2015, Román es sin duda la gran cabeza de cartel del PP en Guadalajara y si él decidiera repetir como candidato, no habría militante popular que se atrevería a disputarle el puesto en unas posibles elecciones primarias internas. La cuestión es si este confeso médico vocacional metido a político desde 1995 ha decidido que ha llegado su hora de dejar el bastón de mando en manos de otro y cambiarlo por el fonendoscopio de nuevo. ¿24 años habrán sido suficientes para Antonio Román o le queda cuerda para más?

La maniobra de anunciar primero su candidatura para encabezar el Partido Popular en Castilla-La Mancha, anunciando incluso tener los avales suficientes para presentarse a unas elecciones primarias, para pocos días después renunciar a ello en aras de una supuesta unidad puede interpretarse de dos maneras: por un lado, que Román quiere seguir en la arena política y, por tanto lo hará en el ámbito que pueda -si pretendía ser presidente regional del PP y de Castilla-La Mancha, ¿por qué no pensar en que podrá seguir como alcalde de su ciudad, diputado regional o cualquier otro cargo que se le ofrezca o se le ponga por delante siempre que se lo permitan sus compañeros y los electores? O, por contra, el revés recibido en este intento infructuoso podría ser la puntilla definitiva a una carrera política llena de éxitos. Cortarse la coleta a tiempo y por uno de su propia cuadrilla antes de que le retiren de los carteles como ha pasado en el ámbito nacional con los perdedores -llámense Soraya Sáenz de Santamaría o María Dolores de Cospedal-, que sólo cuentan con el apoyo nominal del vencedor.

“De momento me aguantarán en la alcaldía de Guadalajara por lo menos hasta el mes de mayo”, dijo ante los medios el primer edil al anunciar su renuncia a optar a la presidencia del PP, apartándose incluso de los grupos que apoyan a los dos candidatos supervivientes para disputarse la presidencia popular en el Congreso del próximo 7 de octubre, el alcalde de Almansa, y presidente del PP de Albacete, Francisco Núñez, y el alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, a los que Román cree que habría ganado. Pero lo de no elegir entre papá y mamá ya se lo oímos a Román en las elecciones primarias nacionales, para después apoyar a Cospedal primero y después a Pablo Casado.

Quien sí han apoyado abiertamente al albaceteño han sido algunos de sus concejales, como la presidenta provincial del partido, Ana Guarinos, o el edil de Hacienda, Alfonso Esteban, uno de los delfines a los que se coloca en la línea sucesoria. ¿Si Núñez se convierte en presidente del PP, premiará su fidelidad contando con ellos para encabezar la línea sucesoria de un supuesto retirado Román, o este podrá mantener la estela parece que natural de que el vicealcalde, Jaime Carnicero, se convierta en alcalde? Hasta el 7 de octubre todos son elucubraciones en este sentido, pero lo que está claro es que movimientos internos hay. Por el momento, se sabe seguro que el concejal de Deportes, Eladio Freijo, principal responsable del éxito de Guadalajara con Ciudad Europea del Deporte, se va y que ya se le está buscando sustituto entre conocidos personajes del mundo del deporte local.

En el otro lado de la bancada, la cosa está igual de liada y también provocada por otras elecciones primarias donde todos mostraron a las claras sus cartas, pero sólo ganaron unos. Tras la salida del ya ex portavoz del PSOE, Daniel Jiménez al Ministerio de Trabajo con su mentora, la ministra Valerio, sanchista como la mayoría del grupo municipal capitalino, la ejecutiva de la agrupación local, encabezada por su nueva secretaria Sara Simón -susanista hasta la montura de las gafas- nombró a Lucía de Luz como nueva portavoz, relegando al segundo de a bordo, Víctor Cabeza, a ese mismo puesto. Por tanto, los socialistas tienen mucho trabajo por hacer para buscar una cabeza (sin Víctor) visible, primero como portavoz de la oposición y después como candidato a candidata a las próximas elecciones. Les quedan los mismos nueve meses que a los demás y parece que entre mujeres va a andar el juego.

Junto a la bancada socialista en el salón de plenos, se encuentra la formación Ahora Guadalajara, un conglomerado de siglas que aglutinan a lo más izquierdista y reivindicativo de la sociedad alcarreña y unas siglas que tampoco se sabe si figurarán como tales en las papeletas electorales del 26M. Según se puede leer en su página web, su candidatura para las pasadas elecciones de 2015 se configuró en una reunión celebrada en la plaza del Concejo en julio de 2014. Si trasladásemos los plazos a los comicios de 2019, sus asambleas ya van con retraso -además de que no se podrán hacer en el mismo lugar porque se supone que estará en obras-. Su portavoz, José Morales, es de Izquierda Unida y su segunda de a bordo, Susana Martínez, de la Plataforma “Más de un ciudadano”. Si mantienen su método asambleario, tanto la elección del candidato como el orden de la lista o el programa electoral se deberían llevar a cabo en asambleas ciudadanas abiertas y, por tanto, el resultado sería inesperado. Tampoco se conoce la forma en que se presentarán a las urnas, si como agrupación de electores, siguiendo la fórmula anunciada por la alcaldesa Manuela Carmena en Madrid, como coalición o dentro de la formación Unidos Podemos, si los morados decidieran esta vez presentarse a las elecciones locales, al contrario de lo que mandó su líder Pablo Iglesias hace tres años, lo que disolvió por completo los conocidos como Círculos de Podemos. En el ámbito local no existen en la práctica, como demuestra su abandonada página web, con información completamente desfasada y perfiles de personas que abandonaron la organización hace años. A esta caótica situación habría que añadirle también la división de la directiva regional, encabezada por el hoy vicepresidente de Castilla-La Mancha, José García Molina por un lado y la sección anticapitalista comandada por el diputado regional campiñero David Llorente por otro.

Y se cierra el panorama político local con Ciudadanos, que mantiene dos concejales en el Pleno del Ayuntamiento, pero cuya visibilidad ha ido decayendo a lo largo del mandato por su apoyo mantenido al Equipo de Gobierno del Partido Popular y su ausencia en las grandes cuestiones que atañen a la ciudad, en las que o no se pronuncian o procuran pasar de perfil, manteniendo esa ambivalencia entre gobierno y oposición. Su en otra hora activo cabeza de lista, Alejandro Ruiz, ha ascendido a secretario de organización de la formación naranja en Castilla-La Mancha, encabezando un proceso “de búsqueda de talento” de cara a esos comicios de 2019, que parece ocuparle mucho tiempo y dedicación. Se desconoce por tanto si esas nuevas y elevadas funciones le dejaran tiempo para encabezar la candidatura capitalina de nuevo o le llevarán a intentar conseguir un puesto como diputado regional, que parece ser el objetivo que se ha planteado el partido de Albert Rivera en la región para el 26M.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.