El placer culpable de las orquestas

La Orquesta Panorama durante su espectáculo. // Foto: La Crónica

La Orquesta Panorama durante su espectáculo. // Foto: La Crónica

Por Patricia Biosca

El prodigio de las verbenas y sus orquestas es una cuestión que genera odio y amor a partes iguales. O adoras las lentejuelas, los pasodobles y la versión de “Final Countdown” que cierra el baile, o echas pestes del repertorio, de la sobreactuación de los cantantes y de la aglomeración de gente que lo mismo te canta por la Jurado a grito pelado que se emociona con Paquito el Chocolatero. Aquí, en Guadalajara, no se vive con tanto fervor el fenómeno desde la desaparición de Bailem, el mítico grupo que tenía hasta merchandising y fotos de estudio en blanco y negro con el que las jovencitas de la provincia forraban sus carpetas. Sin embargo, hay un lugar donde esa misma devoción continúa aún despierta. Un sitio donde los músicos (y sobre todo los cantantes) son admirados con los mismos gritos que recibían las boy bands en los noventa. Donde el espectáculo de chispas, luces y coreografías es comparable a las míticas galas de “Noche de fiesta” o de “Murcia, qué hermosa eres”. Ese paraíso verbenero es Galicia, y el pasado fin de semana un cachito de su idiosincrasia veraniega se paseó por La Alcarria gracias a la famosa Orquesta Panorama y su Deluxe Tour 2018 (chincha rabiña, José Luis Moreno).

Concretamente por el pequeño pueblo de Almoguera, que apenas supera los 1.300 habitantes, es por donde pasó Panorama, formada por unas cuarenta personas (y unos 30.000 euros por actuación, según recogía La Sexta) que conforman todo su particular universo. Y no es de extrañar que haya encandilado a tantos, ya que pocos pueden permanecer ajenos a su frenético show: nada más empezar, los neones y las crestas fosforitas de los bailarines con una especie de trípode danzan por el escenario al ritmo de los primeros compases de “Roar” de Katy Perry, que aunque hace cinco añitos que sonaba en las radios, en manos de una orquesta suena a riguroso estreno (más si la cantante va vestida de egipcia en medio de un séquito de punkies).

Tras el comienzo de infarto, es imposible apartar la mirada de un espectáculo que no da tregua y deja a las demás orquestas casi como artistas de metro (no se enfaden los susceptibles, que no hablo de talento, sino de contexto). Abruma que incluso tengan sus propias canciones cuyos fans conocen la letra al dedillo. Con títulos tan sugerentes como “Para volverme loca” (cantado a dúo con el grupo K-Narias, aquellas que popularizaron las trenzas y el “No te vistas que no vas”), el clásico “Cómo está el Panorama” o “Mete Pal cuerpo”, todo un himno entre sus miles de seguidores (muchos de ellos fieles a cada cita de la orquesta con su público, que se reúne hasta 200 noches al año), la orquesta tiene incluso videoclips donde Lito, director y showman de todo el negocio hace de fiestero sin remedio. “Al preparar cada nuevo espectáculo hay que arriesgar y nosotros lo hacemos cada año. Buscamos tener sobre el escenario los temas de mayor actualidad, combinados con algunos que ya son clásicos de Panorama, y todo ello con una amplia variedad de estilos para llegar a públicos de todas las edades y gustos”, afirma en el comunicado extendido por los medios de comunicación, abriendo boca para lo que se espera.

Con todos estos datos, y pese al espacio reducido, la plaza Mayor de Almoguera y aledaños era un hervidero de gente contemplando en muchos casos patidifusa aquel despliegue, cuyos focos cambiaban tanto como los estilismos de los artistas encima del escenario, que lo mismo se visten con sombrero cordobés y fajín a ritmo de “Barquito de papel”, que sacan banderines con el logotipo de la orquesta mientras corean “Pa-no-ra-ma oeee…”. Mención aparte merece el momento en el que el equipo repartió bengalas entre el público y entonó la canción coral del último y exitoso Operación Triunfo -el de Amaia de España- para acabar con confeti (una vez más, a sus pies, cañones de felicidad momentánea y peliculera) en el cielo alcarreño.

¿Se puede pedir más? Sí: cachetes al aire y en movimiento, escotes de vértigo que concentran miradas, abdominales que se soban de arriba a abajo para recalcar aún más la zona, frote de cuerpos con cuerpos (siempre hombre-mujer y mujer-mujer, no vayamos a pensar cosas raras) y todos los ingredientes que nos siguen recordando a ese Telecinco de las Mamachicho y los concursos con Andoni Ferreño. Un placer culpable que ya es más difícil de encontrar entre las orquestas guadalajareñas, en las que por suerte para muchos, por desgracia para los que añoran tiempos oscuros, se puede ver una cantante con más carne de lo que marcan los cánones de gimnasio mientras entona sin vergüenza el “Vicio” de Reincidentes. Eso sí, conservamos de aquellos años la eterna cazadora de cuero, señal inequívoca de lo gamberro junto con la lengua fuera y los cuernos al sol.

Sin duda, el espectáculo tardará en borrarse de las retinas de aquellos que estuvieron presentes en la fresca noche de Almoguera. Quizá alguna de las presentes rememorara los grandes años de las lentejuelas, de los cardados, de los pasodobles y los vals. Puede que incluso alguna de aquellas muchachas que forró su carpeta con las fotos de Bailem le viniera a la mente los maravillosos noventa, de vaqueros subidos más arriba de la cintura -de hecho, vuelven a ser tendencia, así que es posible que no tuviera que hacer mucho esfuerzo- y coleteros imposibles con volantes. Esa es la magia gallega: conseguir una cápsula del tiempo agradable en la que todo te recuerda a los veranos con tu abuela, incluidas las orquestas más punteras de la región.

FD. Una amante del brillo cegador de las lentejuelas sobre el escenario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.