22 minutos

Por David Sierra

Las banderas españolas ondeaban en los balcones. Tal y como Antonio Román había ordenado a sus feligreses. La patrona de los maños atendía las plegarias para que el huracán Leslie aminorase la marcha y no aguara la fiesta. Guadalajara se teñía de rojo y gualda en una jornada que parecía perfecta para rendir honores a la benemérita. Nada hacía presagiar que la desgracia pudiera estar presente en las calles de la capital alcarreña.

Gritos, sollozos, desesperación. Los vehículos no atienden a la llamada de un médico. A pesar de que en el barrio se conocen unos cuantos. La casualidad, esta vez, se ha ido de puente. No se da. Ella no sabe qué hacer. Como actuar. No estaba preparada para un trago tan amargo. Pide auxilio, pero nadie está preparado para atender sus requerimientos.

Un hombre, tendido en el pavimento de la acera, teme por su vida. Combate consciente con la muerte, que le llega de repente. Adivina cómo un dolor pectoral le está zurciendo la mortaja. Clama por una ambulancia. Alguien que pueda tensar el hilo de la vida para que ésta no se desvanezca. Cuando escucha las sirenas, la salvación está cerca. Un espejismo. Demasiado tarde. 22 minutos fatídicos que no pudieron salvarle.

El gerente de la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario (GUETS), Antonio Álvarez Rello aseguraba hace poco en la I Jornada de RCP (Recuperación Cardiovascular) celebrada en el Hospital Universitario de Guadalajara, que la tasa de supervivencia en caso de parada cardiorrespiratoria “se sitúa en un 10 por ciento cuando no se aplican maniobras tempranas de reanimación y asciende al 50 por ciento” cuando se aplican dichas instrucciones.

elhexagono_jornada_rcp_08

Los infartos son la primera causa de muerte en España. De hecho, cada año se producen más de 24.500 paradas cardíacas, lo que equivale a una parada cada 20 minutos, ocasionando cuatro veces más fallecimientos que los accidentes de tráfico. Por ello, conocer los protocolos de actuación cuando se produce uno es fundamental para incrementar las posibilidades de salvar la vida, puesto que la resucitación con éxito es poco probable una vez transcurridos más de cuatro minutos desde la parada. En este sentido, la formación que se imparte destinada a conocer y practicar las maniobras de recuperación cardiovascular y reanimación es aún deficitaria. Mientras en otros países de nuestro entorno, aprenden desde la escuela a actuar ante una parada cardiovascular, en nuestro territorio las iniciativas formativas en esta dirección parten desde el ámbito sanitario y quedan restringidas prácticamente al mismo, con pocas posibilidades de que puedan llegar a la población.

Uno de los objetivos propuestos en esta primera jornada es el de trasladar esta formación a los profesionales de la Educación para que puedan formar al alumnado desde una edad temprana en la realización de estas maniobras. Aparte de esto, la jornada dirigida principalmente a los profesionales sanitarios tiene como objetivo actualizar los conocimientos a nivel científico y técnico de esos protocolos de actuación. Y aunque dispone de un apartado práctico dirigido a la población sobre las normas básicas de reanimación cardiovascular y el uso del desfibrilador, es aún muy incipiente la inclusión de estas materias como una parte primordial en el aprendizaje, que queda restringido a talleres y acciones puntuales al margen de cualquier experiencia curricular.

Hasta la fecha, la inclusión de las maniobras de recuperación cardiovascular en la escuela se centran en jornadas puntuales impartidas por profesionales de emergencias y sobre las que no existe ninguna incidencia a posteriori. Tampoco es común que en el ámbito laboral se fomente el aprendizaje de estas prácticas a pesar de estar comprobado que una rápida actuación puede salvar muchas vidas.

Si esos 22 minutos se hubiesen reducido a cuatro, quizá se hubiera salvado. Hubiera podido contarlo. Si los mirones hubieran actuado ese corazón habría latido más allá de los setenta años.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.