Pasado y futuro

2018.11.02 JuanInes

Don Juan y Doña Inés 2018 // Foto: Isra Pou

Por Álvaro Nuño.

Los astros parecen haberse conjurado este año de nuevo para que la celebración del Tenorio Mendocino vuelva a disfrutarse en su esencia otoñal. Para mí, la verdadera dureza de esta estación comienza con el Tenorio. No recuerdo una representación sin abrigo por el frío de la noche castellana y este año la temperatura parece haberse aliado como parte del atrezo. Incluso la Unión Europea nos ha librado por el momento del cambio de hora y la penumbra será protagonista desde el comienzo, ya a las siete envolviendo con su oscuridad a los personajes ataviados para la ocasión deambulando por las calles del centro de la ciudad hoy y mañana.

Y este año además, como regalo de última hora, se ha tenido la suerte de que el Palacio del Infantado, tradicional decorado de la escena más popular de la representación del drama romántico de José Zorrilla, la de La Quinta de Don Juan, que condensa el amor y la muerte con los protagonistas principales de la obra, se acaba de abrir para la ocasión tras seis meses cerrado. Ni los propios responsables de la obra, la Asociación Gentes de Guadalajara, contaban ya con su Patio de los Leones, y habían decidido trasladar el escenario a los Jardines del Infantado como alternativa. Afortunadamente, ya está montado en su lugar tradicional, donde veremos batirse a Don Juan con Don Luis y mostrarle su amor a Doña Inés. La luna se verá en cuarto menguante, eso sí y no brillando “más clara” como recita el protagonista a su amada, pero, por contra, la lluvia parece haber dado una tregua y permitirá celebrar este espectáculo de época al aire libre.

Llegado el Día de Todos Los Santos -aunque este año las representaciones se han trasladado al viernes 2 y sábado 3 con buen criterio para facilitar al público su asistencia-, la representación teatral itinerante del Tenorio por los principales monumentos que la noble familia Mendoza dejó en nuestra ciudad -y que afortunadamente han sobrevivido a la activa piqueta- viene señalada no sólo en los calendarios locales, sino en toda la comunidad autónoma desde que fue declarada Fiesta de Interés Turístico Regional y, en la vecina comunidad de Madrid, que celebraba ya anteriormente su propia representación del Don Juan en Alcalá de Henares, y cuya lectura incluso inspiró a los alcarreños Amigos de la Capa en un principio; aunque dado el éxito del Tenorio arriacense, ahora son los complutenses los que lo representan también copiando nuestro modelo, eso sí, sin la frescura que da la cercanía y la ilusión con la que los componentes de Gentes de Guadalajara impregnan su gran noche. Nos gusta más nuestro Tenorio por eso mismo, porque es nuestro y porque pasada la representación, podemos cruzarnos con Don Juan cualquier día en el autobús a Madrid, con Doña Inés en la cola del cine o al comendador tomando una copa o un café en cualquier bar.

Pero no solo del Tenorio vive Guadalajara este largo fin de semana. Igual que nos gusta mirar al pasado y evocar la ciudad del siglo XVI, también mañana tendremos la posibilidad de asomarnos al rabioso presente e intentar comprender incluso las claves del futuro inmediato asistiendo a un evento innovador que trata de conseguirlo a través del descubrimiento del talento local y la puesta en común de ideas y proyectos que, como dicen en TEDxAlcarriaSt, “merezca la pena difundir”.

Como del Tenorio, también soy un habitual de las charlas TEDxAlcarria, evento que este año cumplirá su sexta edición la mañana del sábado 3 en el Teatro Buero Vallejo -con todas sus entradas gratuitas reservadas ya desde hace semanas-. Reproducen el formato original norteamericano TED (Tecnología, Entretenimiento y Diseño), que congrega a personas expertas en sus respectivas materias, con cosas muy interesantes que decir y a las que realmente merece la pena escuchar. Sólo tienen 18 minutos para hablar por lo que deben concentrar su exposición librándola de la paja y concentrándose en el grano, con el objetivo de que el público no pierda la atención de principio a fin. Como en el caso del Tenorio -y como casi todo lo que ocurre interesante-, esta movido por la ilusión de un grupo de personas, en este caso con afán de conocer y de extender ese conocimiento en su propia comunidad. “En definitiva, conocer de primera mano lo que se está cociendo en Guadalajara” y “destapar ese conocimiento oculto”, afirma su responsable, José Carlos Martín, en una reciente entrevista en el semanario La Tribuna de Guadalajara. Martín señala como todo un salto cuantitativo y cualitativo llenar el millar de butacas del Buero Vallejo en esta edición -cuando apenas hace seis años un grupo de cuatro amigos consiguieron reunir a cien personas-, bajo el lema “Desobediencia inteligente”, “decir no a determinadas cosas para intentar cambiarlas desde un punto de vista positivo e inteligente”, explica. Ocho ponentes locales escogidos por sus trayectorias o su actividad en el mundo del deporte, la moda, la medicina, la narración oral, la biología, el medio ambiente, la música y la geriatría abordarán el tema desde sus respectivas áreas de conocimiento, dando a los asistentes una visión global e interdisciplinar del asunto.

Pasado y futuro por tanto se unen este fin de semana en Guadalajara, una interesante simbiosis que a su vez es compatible una con otra. Ambas parten de vecinos que quieren transmitir cosas a los demás, compartirlas con el resto de los ciudadanos, lo que en muchas ocasiones se define como “tejido social” y del que esta ciudad puede estar orgullosa.

Tenorio 1992

PD.: ¿XXVIII o XXVII? Volviendo al Tenorio y al viejo debate -y seguramente inútil para la mayoría a estas alturas- de su antigüedad, aporto este folleto cuyo original guarda expuesto la Fundación Siglo Futuro en su sede. Pertenece al archivo personal del profesor Fernando Borlán, alma máter del Tenorio Mendocino junto a Javier Borobia, y que su familia donó tras su fallecimiento. La Asociación de Amigos del Instituto Brianda de Mendoza le recordó en el décimo aniversario de su muerte el pasado mes de enero (acto en el que intervinieron también miembros de “Gentes de Guadalajara”) y, como en él mismo se puede leer, “El año 1992, Fernando Borlán y Gentes de Guadalajara iniciaron el Tenorio Mendocino”. Echen cuentas y saquen sus propias conclusiones.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.