Inexplicable

Por David Gómez

Imagen del partido entre el Guadalajara y el Villarrobledo | Foto: SER Deportivos Guadalajara

Dicen los entendidos en esto del periodismo que las crónicas sirven para contar y esclarecer un suceso al lector. Pero he de avisarle de antemano: lo que va a leer a continuación no tiene explicación. Porque hay cosas que no se pueden ni imaginar ni comprender. Simplemente, suceden. Corría el minuto 82 en el Pedro Escartín cuando Juanma Montero enganchaba una volea en la frontal del área y superaba a Alcaraz. 0-2. Partido acabado. Comenzaba la desbandada de un público resignado y disgustado por el juego de su equipo. No era para menos. Hasta entonces, el Club Deportivo Guadalajara solo había sido capaz de acercarse una vez a la portería de Javi López. El resto, la nada. Mientras los más escépticos partían hacia sus casas, hartos de aguantar la fría brisa del Henares, los pocos fieles que se resistían a abandonar el feudo morado disfrutarían de un milagro inesperado.

Nadie, ni el más optimista de los presentes, podía vaticinar que un Dépor en caída libre podría voltear un 0-2 en el descuento al poderoso Villarrobledo, segundo en la tabla. Pero sucedió. Maravillas del balompié. Sin embargo, la euforia del final no puede distorsionar el análisis de lo sucedido anteriormente. Durante 90 minutos, el Club Deportivo Guadalajara volvió a mostrar una imagen muy pobre. El equipo de Miguel López López sigue sin dar con la tecla desde la llegada del nuevo entrenador. En cuatro partidos, ‘Milolo’ no ha conseguido sacar los tres puntos en ninguno de ellos. Pero no solo eso. Los problemas defensivos persisten y, en la faceta ofensiva, el cuadro morado ha dado un preocupante bajón de juego tras el cese de Javi Meléndez. La sensación general es que el equipo ha dado un paso atrás en su nivel. Y no era fácil.

Hasta el descuento, el Dépor no estuvo a la altura del escenario. La visita del Villarrobledo había vestido al Pedro Escartín de gala. El estadio arriacense lucía un espectacular aspecto fruto del acuerdo publicitario del club con la empresa Netflix para la promoción de la serie Narcos. Carteles con lemas como “Ándele Guadalajara“, “A Guadalajara se la respeta” o “Aguante Guadalajara pendejo” lucían a lo grande alrededor del terreno de juego. En la previa, una decena de mariachis interpretaron el himno del Deportivo. En las gradas, centenares de personas poco habituales regresaban a su morada gracias a la promoción de entradas gratuitas del club. Imposible hacer más por atraer público al estadio.

Pero, en lo estrictamente futbolístico, el Dépor no tardó en diluirse. Superado el primer cuarto de hora de tanteo entre ambos conjuntos, el Villarrobledo se hizo con las riendas del partido y ya no las soltaría. Pese a no ser el encuentro más brillante de los rojillos, el conjunto albaceteño generó ocasiones suficientes como para irse ganando al descanso. El primer aviso visitante llegó en un disparo lejano desde la frontal que Alcaraz desvió a mano cambiada. El cancerbero deportivista fue, junto con Alcorace, el mejor del Deportivo en la primera mitad. Con el Dépor acorralado, sus intervenciones y los postes evitaron males mayores. Y es que el Villarrobledo se topó dos veces con los palos. Primero Berni, en el 21′, cuando lo tenía todo para marcar dentro del área. Poco después fue Fran Cortés, aunque su disparo estaba algo más escorado.

Del Deportivo no había noticias en ataque. Bastante hacía con resistir las acometidas del Villarrobledo. Cada balón que llegaba a los jugadores morados acababa en un pelotazo sin contemplaciones. Nadie hacía ademán por jugar el balón. De no ser por un libre directo de Óscar Cabo en el 38′, cualquiera hubiera pensado que Javi López era un incógnito. Por ello, tras el paso por los vestuarios, el Guadalajara intentó dar un paso adelante. En ese intento de mostrarse más llegó la ocasión del partido. Samu filtró un pase para Adolf y el camerunés, mano a mano con Javi López, se lió. Trató de regatearlo, pero no lo consiguió. Acto seguido, recortó, se perfiló y disparó. Pero, para entonces, ya había un zaguero en la línea de gol para despejar la pelota. El Escartín se desesperaba con razón. No habría otra oportunidad así.

Del 1-0 se pasó al 0-1. Tras varias combinaciones rojillas y errores de marca del Deportivo, Chato definió desde el perfil izquierdo del área con un disparo fuerte e inapelable. Cuestión de pegada. A partir de ahí, el Villarrobledo empezó a enfriar el juego con constantes interrupciones que desquiciaron a jugadores y aficionados locales. Los visitantes supieron manejar los tiempos del partido a su antojo y, en el 82′, dieron el zarpazo final. Partido acabado… para casi todos. No para Adolf. En un ejercicio de fe escomunal, el ‘7’ se desquitó de su error con un disparo que se colaba en la escuadra visitante. Era el minuto 92. 120 segundos más tarde, con el tiempo cumplido, Cabo colgó un balón al área y Recine se alzó por encima de los defensas rojillos para llevar el delirio a las gradas. Las caras de estupor lo decían todo. Nadie se lo podía explicar, porque aquello era inexplicable. Bendito fútbol.

El Atlético Albacete devuelve a la realidad al Azuqueca

Bofetada de realidad al Club Deportivo Azuqueca. El equipo de Manolo Alfaro cayó derrotado con contundencia en casa frente al filial del Albacete Balompié. Los rojinegros vieron cortada su buena racha como locales frente a un rival que se encuentra en estado de gracia. Fruto de ello, Alfaro planteó el encuentro con una defensa de tres centrales y dos carrileros. El plan pareció funcionar al comienzo, pues el Azuqueca tuvo en las botas de Pancorbo el primer acercamiento de la contienda.

Sin embargo, con el paso de los minutos, el Atlético Albacete se fue asentando sobre el terreno de juego. El ‘Alba’ planteó una presión alta que dificultaba enormemente el juego de toque de los locales. De este modo, las pérdidas en zona defensiva se incrementaron exponencialmente. Yaimil aprovechó un par de errores en la salida de balón para avisar a los azudenses. A la tercera, no perdonó. En el minuto 24, Corral perdió el esférico y el atacante albaceteño batió a Darío Ramos. El gol encajado hizo reaccionar al Azuqueca, que estuvo a punto de empatar con un cabezazo de Pancorbo a la salida de un córner. Si bien el balón era rojinegro, el Atlético Albacete se defendía a las mil maravillas sin la pelota. Solo Pancorbo era capaz de amenazar el organizado entramado defensivo de los blanquinegros.

En ese contexto, el ‘Alba’ asestó el segundo golpe al Azuqueca. Lo logró gracias a una genialidad de Lado, que vio adelantado a Nacho y se sacó de la manga un disparo teledirigido desde el centro del campo. La obra maestra de Lado dejaba a los rojinegros contra las cuerdas, pues se veían obligados a voltear un 0-2 en los siguientes 45 minutos. Trató de arriesgar Alfaro dando a entrada a Jairo y a Gorka a la hora de juego. Antes, en el 53′, Borja Cabanillas tuvo la opción de meter a los suyos en el partido, pero su disparo se marchó ligeramente desviado. Ahí se acabó la producción ofensiva del Azuqueca, entregado ante la incapacidad de generar situaciones de gol.

Desesperado, el Azuqueca tiró la toalla. Los últimos minutos fueron un monólogo de un Atlético Albacete imponente. En ese tramo, Alvarito fue derribado en el área y el colegiado señaló la pena máxima. El propio Alvarito redondeó la goleada desde los once metros. Con el 0-3, tanto Azuqueca como Albacete firmaron el armisticio. No obstante, los visitantes pudieron anotar el cuarto, aunque Nacho evitó una goleada de escándalo con sus intervenciones. Con esta derrota, el Azuqueca se sitúa 13º con 18 puntos, uno menos que el Club Deportivo Guadalajara.

El Marchamalo continúa hundiéndose en Puertollano

Derrota importante del Club Deportivo Marchamalo en Puertollano. El equipo gallardo cayó por la mínima en el duelo directo por la permanencia frente al Calvo Sotelo. Los verdillos pagaron muy caro su mala primera mitad y se vieron incapaces de reaccionar a tiempo durante el segundo período. La primera parte fue un auténtico monólogo local. Juan Alonso Merino le ganó la partida táctica a ‘Nito’ Alonso y, fruto de ello, el Calvo Sotelo se adueñó del control del juego y de las ocasiones.

En apenas 20 minutos, los manchegos acumularon tres ocasiones de peligro en las botas de Maikel, Víctor Arribas o Iván Simón. Finalmente, en el 25′, Fernando Usero regateaba a Fran y ponía a los suyos en ventaja. Ni siquiera con el 1-0 en contra, el Marchamalo fue capaz de responder a las adversidades. El Calvo Sotelo estaba ahogando la salida de balón gallarda con una presión excelente. En el 42′, justo al borde del descanso, Valdivia le robó el esférico a Illana y superaba a Fran por alto.

El mazazo del 2-0 forzó a ‘Nito’ Alonso a mover sus piezas. Dani Cabanillas saltó al terreno de juego por Lucas Nitz y pronto le dio la razón a su técnico. En seis minutos, el delantero transformaba un penalti sobre Iván Labrado. El tanto espoleó a los gallardos, que gozaron de dos buenas opciones en el 57′ y en el 59′. Sin embargo, ni Aitor Rubio ni Iván Labrado pudieron superar a un inconmensurable Kike Reguero. Poco a poco, el ímpetu visitante se fue diluyendo hasta el pitido final. La derrota deja al Marchamalo 16º con 14 puntos tras haber sumado 4 de los últimos 24 posibles.

El Rayo desinfla al Dínamo

El Dínamo Guadalajara empieza a mostrar síntomas de flaqueza. El cuadro verdinegro sumó su derrota consecutiva como local después de perder su invicto en el Jerónimo frente al Parquesol la pasada jornada. Ni siquiera la recuperación de Rachael sirvió como revulsivo para las alcarreñas, que se toparon con un Rayo Vallecano B muy sólido y efectivo en ataque. El partido se desarrolló en un permanente intercambio de golpes. Ni las arriacenses ni las vallecanas eran capaces de controlar el desarrollo del juego. El escaso control del esférico incomodó más al Dínamo, acostumbrado a llevar la iniciativa ante su gente.

En ese toma y daca, ambos equipos empezaron a acumular ocasiones. A una llegada del rival se le sumaba la réplica del contrario. Sin embargo, no fue hasta el minuto 33 cuando el cuadro franjirrojo desequilibró la balanza gracias a un tanto de Paula Fernández. El 0-1 modificó por completo el guion del partido. En ventaja, el Rayo Vallecano dio un paso hacia atrás y cedió el dominio de la pelota al Dínamo. Con el balón, las verdinegras se sintieron mucho más cómodas y generaron oportunidades con más asiduidad.

El segundo acto fue un quiero y no puedo del Dínamo. Nada se le puede achacar al cuadro de Alberto Mendoza, pues lo intentó todo. Sin embargo, las cosas no salen como a principio de temporada. Los detalles ya no sonríen a las alcarreñas y los puntos se escapan. Pese a hacer lo imposible por empatar la contienda, el Rayo fue capaz de resistir parapetado en su mitad de campo y amarró una victoria importante para sus intereses. No obstante, aun con este pequeño bache, el Dínamo se mantiene igualado con el 4º de la clasificación. La derrota del Pozuelo en Valladolid deja intactas las opciones del Dínamo de seguir peleando por los puestos de ascenso a Primera División B. La semana que viene, las verdinegras buscarán revertir la tendencia en el inexpugnable feudo del líder.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .