Otro vendrá que bueno te hará

Por David Gómez

Javi Meléndez, durante un partido del Club Deportivo Guadalajara

Cuando el Club Deportivo Guadalajara cesó a Javi Meléndez hace apenas un mes por estar a ocho puntos del liderato, la mayoría de aficionados mostraban su estupor ante la decisión de Morris Pagniello y sus hombres de confianza. Pese a que los resultados a domicilio no eran buenos y que el equipo tenía dificultades en defensa, Meléndez dejaba un Dépor salvado de la liquidación y a un punto del ‘play-off’ de ascenso. Todo ello, después de lograr tres victorias en los últimos cuatro partidos. Juzguen ustedes si aquel panorama merecía la destitución.

Pero en un fútbol donde la inmediatez prima por encima de la templanza, otro vendrá que bueno te hará. En apenas cinco partidos, Miguel López López ha dejado al Deportivo a diez puntos de la fase de ascenso (y a seis del descenso), ha sumado dos puntos de los quince posibles (ambos en el tiempo de descuento cuando parecían ya perdidos), ha anotado tres goles a favor y ha encajado diez en contra. Ni los resultados ni el juego del equipo le avalan, pues ‘Milolo’ no solo no ha dado con la tecla defensivamente, sino que, además, el equipo ha perdido la claridad ofensiva en el juego que sí tenía el Dépor de Meléndez.

Probablemente, poco tenga que ver ‘Milolo’ en la mala situación deportiva del Club Deportivo Guadalajara. A su favor hay que decir que ni el calendario ni algunas salidas eran propicias para puntuar. Y, por más que algunos les pese, esta plantilla no tiene calidad ni experiencia para el ascenso. Hoy en día, el Dépor es una medianía de Tercera División. Mientras el club no alcance la normalidad institucional, evocar tiempos pasados será una quimera. Después del terremoto veraniego, todo lo que implique evitar el descenso y la liquidación será positivo. El resto será una cruel odisea por el desierto. No hay para más.

En Quintanar del Rey, el Deportivo volvió a evidenciar su involución en esta fase de la temporada. El cuadro conquense agravó la crisis de resultados en la que se ha visto inmerso el club alcarreño desde la llegada de ‘Milolo’ al banquillo deportivista. Todo lo contrario le sucede a un Quintanar que, con la incorporación de José Escudero como técnico, solo mira a los puestos de arriba. Comenzó voluntarioso el Dépor, pero su alta presión pronto se desvaneció con el tempranero tanto de Razvan superado el cuarto de hora de juego. En desventaja, el cuadro morado se hizo con el cuero ante un Quintanar que esperaba bien replegado en campo propio. Conscientes de las dificultades deportivistas para generar fútbol, los conquenses cedieron la iniciativa a los visitantes. Hubo acercamientos, pero insuficientes para sorprender a Alan Martínez.

La segunda mitad pareció un calco de la primera. El Dépor, más por compromiso moral que por capacidad futbolística, salió a controlar la posesión y a buscar unas oportunidades que nunca encontró. Tan cómodo se sentía el Quintanar en su papel de cordero, que pronto decidió asestar su último zarpazo. A 20 minutos del final, Verdú superaba a Korolev y dejaba al Guadalajara contra las cuerdas. Sin embargo, el 2-0 dejó al Dépor sin ninguna capacidad de reacción ante la adversidad. Con esta nueva derrota, los morados ya suman 36 días sin conocer el triunfo y se sitúan 12º en la clasificación con 19 puntos.

El Azuqueca acentúa su caída libre en Villarrobledo

Quien tampoco frena su caída es el Club Deportivo Azuqueca. El equipo rojinegro sumó su tercera derrota consecutiva en Villarrobledo tras una goleada contundente de los rojillos en el Nuestra Señora de la Caridad. El conjunto azudense se vio mermado durante todo el encuentro por la tempranera expulsión de Jonás Basso, lo que permitió que el Villarrobledo jugara a placer casi toda la contienda. Mientras le aguantó el fuelle, el cuadro de Manolo Alfaro ofreció una buena imagen. Todo empezó a torcerse rápidamente cuando Nacho Huertas encontró a Fran Cortés al espacio y Jonás, siendo el último defensor, derribaba al atacante albaceteño. Cuesta García no dudó: roja directa para el argentino.

A partir de ahí, al Azuqueca le tocaba apelar a la épica. La resistencia numantina duró lo mismo que le duró el físico a los visitantes. Es decir, la primera mitad. En ese tiempo, el Azuqueca no solo fue capaz de disputarle el control del partido al Villarrobledo, sino que tuvo oportunidades para abrir el marcador. La más clara llegó en el minuto 38 del primer acto, cuando Javi López se veía obligado a volar para evitar que un cabezazo de Pancorbo se convirtiera en el 0-1. Le costaba al Villarrobledo desarbolar a un buen Azuqueca, pero la parroquia rojilla esperaba paciente su momento.

Bastó con una charla de Jesús Castellanos en el entretiempo para que el Villarrobledo saliera a comerse a su rival en el segundo período. Cierto es que el Azuqueca volvió a disponer de una gran posibilidad para adelantarse en el luminoso, pero Javi López no estaba por la labor. Toda la pegada que le faltó al Azuqueca sí la tuvo el Villarrobledo, que en el 55′ inauguró su casillero de goles de la mano de Javi Cortés. El punta volvió a activar su conexión con Nacho Huertas y, tras un pase filtrado, superó a Ropero para hacer el 1-0. Nueve minutos más tarde, Chato se beneficiaba de un disparo rebotado de Aitor Asensio y, con fortuna, su tiro desde la frontal lo desviaba la zaga azudense a la red.

El vendaval rojillo no tenía fin. En el 68′, Nacho Huertas completaba una magnífica actuación individual con una jugada personal que ponía el 3-0 definitivo en el marcador. La amplitud de la renta y el cansancio del Azuqueca hicieron que el Villarrobledo bajara el pistón y diera por bueno el resultado. No dejó de intentarlo el cuadro de Alfaro, pero las fuerzas no daban para más. Con este nuevo cero, los rojonegros se ubican en la 13ª plaza de la clasificación con 18 puntos, uno menos que el Club Deportivo Guadalajara.

El Marchamalo suma pero no vence

Dos partidos en apenas cuatro días ha tenido que jugar el Club Deportivo Marchamalo esta semana. Sin embargo, ni en el partido adelantado con el Atlético Tomelloso ni en el encuentro de este domingo con el Mora, el equipo gallardo ha conseguido alzarse con una victoria. Los verdillos volvieron a acusar la falta de gol en el anexo de La Solana y sumaron su quinto partido consecutivo sin ganar después de un encuentro soso frente al conjunto toledano. Pese a la mala racha de resultados de los locales, la visita de los morachos parecía propicia para romper la tendencia, pues el Mora todavía no conoce el triunfo lejos de Las Delicias.

Sin embargo, el partido se caracterizó por la falta de fútbol y de ocasiones de ambos equipos. Resulta complejo redactar una crónica en la que no sucedió absolutamente nada. Así se puede explicar un primer acto en el que el primer disparo entre los tres palos se produjo a cuatro minutos de la finalización. La inoperancia ofensiva de los locales y el conformismo de los visitantes hicieron del partido del domingo un encuentro tedioso y poco visible para el espectador. Necesitado de un revulsivo, ‘Nito’ Alonso encontró en el banquillo a Aitor Rubio. El ‘9’ gallardo agitó a los suyos y, en su primer balón, cayó dentro del área. El árbitro, lejos de señalar el punto de penalti, amonestó al delantero.

Pese a ello, el Marchamalo había conseguido dar vida a un partido inerte. Mientras el Mora lo probaba en su único acercamiento por mediación de Kike Aragón, los locales se hacían con los mandos del encuentro. Ahora sí, las ocasiones empezaban a aparecer. Pero, cuando mejor estaba el Marchamalo, Carrasco Hervás decidió mandar a Aitor Rubio a los vestuarios por protestar. Aquella decisión exacerbó los ánimos de todos los presentes en La Solana. También del propio Marchamalo, que acorraló al Mora en inferioridad. Los últimos compases del encuentro fueron un asedio local que no tuvo premio. Ballesteros dispuso de la mejor oportunidad para anotar, pero Antonio se erigió como el héroe moracho despejando su cabezazo a córner. Finalmente, el Marchamalo no pudo doblegar al Mora y se sitúa con 15º con 17 puntos, cuatro por encima de un descenso que marca el Almagro con 13.

El Guadalajara compite pero sucumbe ante el Anaitasuna

El Balonmano Guadalajara sumó su tercera derrota en cuatro partidos y no pudo refrendar frente al Anaitasuna los síntomas de recuperación que evidenció frente al Balonmano Logroño. El equipo de César Montes sucumbió en su visita al Pabellón Anaitasuna de Pamplona en un competido partido que los locales se llevaron en los instantes finales. Ambos conjuntos tuvieron dificultades para romper sus respectivas defensas, especialmente en el tramo inicial del partido. Ni Patrick Bols ni Adrián Eceolaza (titular este fin de semana) se dejaban sorprender. A partir del segundo parcial, el Anaitasuna empezaba a coger la iniciativa del encuentro. En el 12′, los navarros alcanzaban su máxima diferencia (+3).

Sin embargo, el Quabit no se despegó del marcador con facilidad. Los alcarreños aguantaron las embestidas del Anaitasuna y mantuvieron la diferencia de tres goles durante el resto del primer acto. Ni el acierto del cancerbero local ni la claridad ofensiva del Anaitasuna hicieron que los morados se vinieran abajo. Tuvo opciones el Anaitasuna de abrir brecha, especialmente con la exclusión de Fuentes. Pese a ello, el Guadalajara supo resistir y se marchó al descanso solo con dos tantos de desventaja (16-14, min.30).

El segundo período incrementó la intensidad defensiva de ambos conjuntos. Tanto el Anaitasuna como el Guadalajara elevaron el nivel de su 6-0 y trabaron mutuamente sus ataques. En ese contexto, el Quabit parecía acercarse en el marcador, pero no terminaba de voltear el encuentro. Para lograrlo, César Montes dio entrada a un revulsivo poco habitual: José Javier Hombrados. El efecto ‘Jota’ no surtió efecto, pues el Anaitasuna era capaz incluso de alcanzar su máxima diferencia (27-23, min.50). No obstante, los arriacenses lo intentaron hasta el final. Ya sin Antonio Sanz (retirado por lesión), el Quabit fue acercándose poco a poco en el luminoso hasta apretar el marcador a un solo gol de diferencia. Sin embargo, el Helvetia Anaitasuna se rehízo a tiempo y evitó que el Guadalajara pudiera añadir algo de emoción al final. Con esta derrota, el Quabit Guadalajara permanece 9º en la Liga ASOBAL con 13 puntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .