Cerrado por división

PSOE Az.

Un militante azudense descuelga el cartel del PSOE de su sede cerrada. // Foto: Santiago Casas (Twitter)

Por Álvaro Nuño.

Los militantes del PSOE de Azuqueca de Henares tendrán que reunirse a partir de ahora en algún bar del municipio cuando quieran celebrar una asamblea tras el cierre de su sede, la “Casa del Pueblo”,  que se materializó de hecho ya a mediados de este mes. La causa: la imposibilidad de hacer frente al pago del alquiler y de los gastos de funcionamiento ante los retrasos en sus aportaciones de la mayoría de los concejales y del personal de su propio grupo municipal, algunos desde hace meses y otros desde prácticamente el comienzo del mandato, va ya para cuatro años. Este ha sido el último episodio del agrio divorcio existente entre una parte del partido azudense y el equipo de Gobierno socialista encabezado por su alcalde José Luis Blanco, y que amenaza con estallar en guerra civil a las puertas de las elecciones municipales del 26 de mayo.


La información la daba en primicia GuadaTV hace un mes, el pasado 30 de noviembre. El secretario local del PSOE azudense, concejal también y portavoz del partido en la Diputación, Julio García, relataba ante las cámaras de esta televisión local como en la  asamblea del 18 de noviembre se daba a conocer a los militantes la decisión de la ejecutiva de abandonar su sede, medida que ya habían comunicado a la propiedad del local debido a la incapacidad de la agrupación de hacer frente a la mensualidad. García no quiso dar nombres pero “desde hace bastantes tiempo, en este mandato, las aportaciones de las dos terceras partes de los concejales y del personal del grupo municipal y de los gabinetes -se supone que de Alcaldía- con retribuciones en el Ayuntamiento no se están ingresando”, decía. Ante la próxima campaña electoral de cara a las elecciones  municipales, la Agrupación Local socialista ha decidido afrontar los gastos de campaña frente a los gastos de funcionamiento de la propia sede. “Por muy doloroso que sea, es preferible mantener cerrada la sede que no poder afrontar los gastos de campaña”.

PSOE Az. 2

Una docena de militantes, el día que se cerró la sede socialista de Azuqueca // Foto: José Luis Escudero (Twitter)

Algunos miembros del PSOE azudense como el diputado regional, José Luis Escudero, o el también concejal campiñero y presidente de la Mancomunidad de Servicios Vega del Henares, Santiago Casas, colgaban en sus perfiles de Twitter fotos del cierre llevado a cabo el pasado 15 de diciembre, con una imagen muy significativa en la que aparecían una docena de militantes con semblante serio ante la sede ya cerrada, entre ellos los dos últimos alcaldes de Azuqueca, el veterano Florentino García Bonilla, y su sucesor y hoy secretario provincial del PSOE, Pablo Bellido.

El cierre de la sede -cuyo local, para más inri es propiedad de una de las concejalas del propio PSOE-, es el penúltimo capítulo de un desencuentro que viene ya de largo entre una gran parte de los militantes de la Agrupación Local y los miembros del equipo de Gobierno encabezado por Blanco y del que no forman parte los concejales García y Casas. Viendo quién está y quién falta en esa fotografía se puede entrever quién siente su cierre y quién lo ha propiciado.

Pero la batalla final todavía no se ha producido porque lo que realmente se juegan aquí unos y otros es quién será el próximo candidato que encabece la lista del PSOE en las próximas elecciones municipales. Según sus estatutos, en aquellos municipios de más de 20.000 habitantes en los que gobierne uno de los suyos y quiera revalidar el puesto -como es el caso de Blanco- no se celebrarán elecciones primarias, salvo que más del cincuenta por ciento de la agrupación local correspondiente así lo pida -y haya otro candidato que quiera disputarle el puesto al alcalde-. Parece ser que esta segunda era la situación en Azuqueca en el último proceso de primarias; pero cuando estas se debían celebrar y la agrupación pidió el censo de militantes a Ferraz, resulta que les enviaron un listado con los 130 militantes azudenses registrados en su sede más medio centenar de “militantes directos”, vecinos de la localidad que se habían inscrito en Madrid o por internet y no en la sede local y, al parecer, todos al mismo tiempo unos días antes de que se cerrara el censo, el pasado 10 de julio.

Ante las lógicas sospechas suscitadas por esta circunstancia, el Comité Organizador de las elecciones primarias en la provincia decidió a mediados del mes de noviembre anular la celebración de estas en Azuqueca y pedir a la sede central de Ferraz aclaraciones sobre los nuevos inscritos, explicaciones que, a día de hoy, todavía no han llegado mientras que el tiempo corre a favor del alcalde. Y, en esta lucha de poderes, no se puede olvidar que José Luis Blanco fue el gran aliado castellano-manchego de Pedro Sánchez en su victoria en las elecciones primarias a la secretaría general, frente al susanismo declarado de Page en Toledo y de Bellido en Guadalajara, circunstancias estas que no hacen presagiar que desde Ferraz se vaya a tomar ninguna decisión que vaya en contra de los intereses del primer edil azudense.

Decía Blanco en el aniversario de la victoria de Pedro Sánchez que desde que él mismo le disputo la secretaria regional de Emiliano García Page, sufre “cada día una auténtica cacería política por parte del aparato provincial del partido”. “Me duele que Pablo Bellido, mi secretario provincial, esté intentando destrozarme para lograr que no vuelva a ser candidato, mientras promociona a José Luis Escudero, que ya en 2014 intentó serlo y se retiró la noche antes de las votaciones ante los nefastos augurios sobre sus opciones”, explicaba.

Meses antes, en la trinchera de enfrente, el 65% de los militantes de la Agrupación Local pedía a su alcalde en otro manifiesto público que se dedicara a gobernar Azuqueca “sin otros intereses”, en referencia a su candidatura a la secretaría regional, con un argumento parece que lógico: “le solicitamos que mantenga el compromiso que manifestó cuando nos trasladó a la militancia que dimitía como Secretario local de nuestra agrupación para centrarse en la alcaldía de manera exclusiva. Entendemos que si el desempeño de la secretaría local le exigía tiempo y dedicación, ser Secretario regional le exigiría mucho más”, le recordaban echándole en cara haberse enterado por la prensa y no por él mismo en una de las asambleas locales a las que no acude desde el comienzo del mandato en 2015.

Como se puede ver, la batalla en estos cuatro años entre agrupación y equipo de Gobierno ha sido dura y constante, hasta el punto de que muchos se preguntan si la división entre sanchistas y susanistas por ambos bandos no sea una mera filiación circunstancial que trata de ocultar desavenencias más graves todavía entre vecinos de la misma acera.

Nadie es capaz de predecir en estos momentos quién ganará esta guerra fratricida. Lo que parece no haberse tenido en cuenta es la importancia estratégica que para el PSOE, tanto para el provincial como para el regional tiene la localidad de la Campiña en las próximas elecciones. Como se demostró desde 1999, cuando García Bonilla se presentó por primera vez por las filas del puño y la rosa, tanto el diputado número trece en la Diputación como el quinto diputado regional por la provincia no es posible ganarlos sin los votos de Azuqueca de Henares, la primera plaza de la izquierda en Guadalajara y la cuarta en Castilla-La Mancha. Hasta el momento, claro está.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.