Reciclaje

Por Borja Montero

Uno de los requisitos que el planeta nos exige desde hace algunos años a sus moradores para prolongar su vida útil es la de reducir nuestra huella ecológica. Esto quiere decir que debemos ser capaces de adaptar nuestras costumbres para consumir menos recursos naturales y para reducir el desperdicio inerte y la contaminación que se generan en nuestra normal actividad. El reciclaje y la reutilización se hacen indispensables en esta nueva forma de vida más respetuosa con el entorno, y no solamente se refiere a los envases a los que podemos dar una nueva vida o a la elección de determinados materiales para bolsas y paquetes, sino también a huellas mucho más profundas y duraderas que la mano humana deja casi perennes en el paisaje, como son los miles de toneladas de hormigón, cemento, ladrillo y asfalto que cada año se plantan.

En este sentido, el frenesí constructor de principios de siglo parece enterrado desde hace una década, obligado precisamente por la crisis económica que generó tanto dinero metido en el ladrillo, a pesar de lo cual el paradigma “obras son amores” sigue estando bastante vivo en la gestión política de las administraciones públicas, aunque sea con una dosis algo más alta de sentido común. Seguimos creyendo que la mayoría de los problemas se pueden arreglar con un buen puñado de hormigón, pero intentamos buscar soluciones más imaginativas y menos costosas que la de construir de cero.

El año 2019 se ha iniciado con un par de buenas noticias a este respecto, de dos situaciones en las que se pretende reutilizar lo ya construido para solventar nuevas necesidades y, con ello, hacer un uso más eficiente de lo ya existente. Por un lado, las urgencias de crecimiento de la residencia de la tercera edad Los Olmos de la capital se van a satisfacer sin necesidad de grandes obras y nuevos edificios, sino que los servicios residenciales se trasladarán a las zonas infrautilizadas del complejo sociosanitario La Merced, mientras que la actual sede de la avenida de Castilla quedará con centro de día y centro social.

Por otro lado, en la reciente reunión entre el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, y el ministro de Fomento, José Luis Ávalos, una de las peticiones relativas a la provincia de Guadalajara, y más concretamente a su capital, que se trasladaron tiene que ver precisamente con la puesta en valor y la optimización de uso de una infraestructura que podría dar un servicio mucho mayor a la ciudadanía. Así, el Gobierno nacional se ha comprometido a estudiar la viabilidad de convertir el último tramo de la R-2 en una vía de circunvalación para la capital y las localidades de su entorno, una fórmula que podría dinamizar el uso de la autopista, tanto en el tramo liberado de pago como en el resto de su trazado hasta Madrid, y apaciguar el tráfico en la A-2 y en algunas vías interiores de los municipios cercanos.

A pesar de que, alrededor de estos dos proyectos de reciclaje de viejas inversiones que se quedaron a medio uso, hay cientos de proyectos en lo que el construir de cero sigue siendo la primera opción, esta apuesta por la utilización de lo que ya existe, en muchos casos sin necesidad siquiera de obras de reforma o acondicionamiento, debería extenderse en el modus operandi político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .