Antología de una semana soleada de febrero

Por Borja Montero

El cerebro humano tiene una especial predilección por los estímulos nuevos, por la aparición ante los sentidos, sobre todo la vista, de sensaciones cambiantes que lo sorprendan y lo entretengan. Esta cualidad, que explica la necesidad de ambientes calmados para tareas que requieran concentración y está detrás del éxito de ofertas de entretenimiento tales como el zapping televisivo o las redes sociales, es también la que motiva que esta semana las líneas que siguen no tengan un objetivo claro sino que se hayan convertido en una antología de algunos de los sucesos y sucedidos más llamativos de la semana.

El Superdomingo. Con ese nombre, parecería algo irresistible para cualquiera, pero, por el contrario, esta perspectiva no convence a nadie. La aprobación de las enmiendas de devolución al proyecto de Presupuestos Generales del Estado se lo ponen un poco más difícil al Gobierno de Pedro Sánchez, lo que parece abocar a unas elecciones generales anticipadas. Con la convocatoria para mayo de los comicios locales y autonómicos, que en esta ocasión coinciden también con las elecciones al Parlamento Europeo, siempre se ha barajado esta fecha como una posibilidad más que evidente para un eventual adelanto electoral a las Cortes Generales, un batiburrillo de papeletas que, si bien parecería suponer un ahorro en la logística de este tipo de encuentros, tales como urnas, apertura de colegios, personal de mesa, carteles y demás propaganda de campaña o mitines públicos, no sería beneficioso para ninguno de los implicados. Los candidatos no tendrían oportunidad de hablar de lo suyo en cada momento ya que el debate se llevaría siempre al terreno nacional, lo que restaría presencia en la campaña a las propuestas locales y autonómicas y podría conducir incluso a un vaciamiento de los programas electorales de los partidos en liza en determinadas poblaciones. Los electores, de este modo, podrían verse tentados a votar en bloque a un mismo partido en todas las elecciones por su postura en algunos temas concretos sin conocer sus propuestas en el resto de los ámbitos, viéndose obligados muchos de ellos a cargar después con un alcalde o un presidente autonómico con cuyos proyectos estrella no están de acuerdo. De este modo, se complica el trabajo de los publicistas y los responsables de la campaña, que tendrán que redoblar esfuerzos si quieren conseguir dar visibilidad a los mensajes de corte local y autonómico o desmarcarse de la presencia en los actos públicos de lideres de ámbito nacional que desvíen la atención y el debate. Hasta los ciudadanos que sean elegidos como personal de mesa electoral para esa cita electoral se verán perjudicados por esta concentración, ya que tendrían que hacer el recuento de hasta cinco urnas distintas… Solamente hay una perspectiva que asusta más los candidatos locales y autonómicos, y es que las elecciones generales se celebraran antes de mayo, una doble cita en primavera que, previsiblemente, desmovilizaría a muchos votantes, sobre todo de cara a los segundos comicios.

Un ejemplo. El PSOE ha denunciado esta semana una campaña difamatoria hacia su candidato a la Alcaldía, Alberto Rojo, principalmente usando las redes sociales pero con presencia también en las calles con pegatinas y carteles anónimos. El contenido de estos mensajes concuerda con lo explicado en el punto anterior, ya que básicamente se reduce a juntar las imágenes de Rojo, Pedro Sánchez y el presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García Page, y superponer el título de «Traidores». Al margen de la simpleza del argumento en sí, que no explica el fruto de la traición de la que se habla, y del mal gusto a populismo barato que desprende, la aparición de esta propaganda anónima viene a reforzar el argumento anterior: todo, hasta incluso sin la coincidencia con las elecciones generales, se va a llevar al terreno nacional.

Y una curiosidad. Y para salirnos del terreno electoral, una reflexión sobre la idiosincrasia del ser humano. Según datos de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, la mitad de las llamadas que se reciben en el 112 de Castilla-La Mancha «son bromas o improcedentes», en palabras del titular del ramo, Juan Alfonso Ruiz Molina. Al no desgranarse que porcentaje hay de cada una de ellas, confiemos en la bondad humana y asumamos que la mayoría de esta mitad son llamadas causadas por una mala diagnosis de una situación que no requiere de la presencia de los servicios de urgencia, por el pánico o el desconocimiento. Pero aún así queda un porcentaje, no sabemos cuán abultado, de bromas, unas bromas de dudoso gusto cuando se ponen frente al hecho de que esas llamadas falsas están retrasando o quitando tiempo a otras que sí suponen una verdadera emergencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.