No se rinden

Por David Gómez

La plantilla del Deportivo Guadalajara festejando su triunfo frente al Mora | Foto: Club Deportivo Guadalajara

105 días. Ese era el tiempo que había pasado desde la última victoria del Club Deportivo Guadalajara en partido oficial. Hasta ayer. La pésima racha de resultados del equipo (ocho derrotas consecutivas y trece partidos sin ganar) había llevado al Dépor a los puestos de descenso a Regional Preferente 32 años después. La situación no admitía (ni admite) más errores. Es ganar o morir ganando. Y el Dépor, al fin, ganó. Los morados mostraron su mejor cara desde que Sergio Zanetti se hizo cargo del primer equipo y derrotaron al Mora (3-2) en un encuentro vibrante. Gran parte de la mejoría alcarreña se debió a la labor de los nuevos fichajes en ataque. Destacó la figura de Fernando Doménech, autor de dos de los tres tantos morados.

El partido pintaban bastos para el Deportivo Guadalajara. La gente apenas había tomado asiento en el Pedro Escartín cuando el Mora ya se había adelantado en el marcador. La incomprensible pasividad de la defensa alcarreña permitió que Kike Aragón centrara desde la derecha y que Nelson, solo en el segundo palo, rematara contra el cuerpo de Mauro Alcaraz y recogiera su rechazo en el área pequeña para hacer el 0-1. Para sorpresa de todos, el tanto moracho no hundió la moral del Dépor. Los chicos de Zanetti se soltaron con la desventaja y ofrecieron a su afición el mejor partido del 2019. Todo lo contrario le sucedía al Mora, que evidenció unas carencias enormes en su visita a la capital arriacense.

El Dépor empezó a oler sangre por la banda derecha de Cristofer y por ahí volcó todo su ataque. El ’20’ morado estuvo impreciso en alguna que otra situación clara, pero siempre estuvo participativo y generó un peligro constante por el flanco diestro. Su descaro y su habilidad fueron los mejores baluartes ofensivos del Deportivo en el encuentro. Quien no estuvo tan inspirado fue Brian. El delantero referencia del Guadalajara en la tarde de ayer desperdició un mano a mano clamoroso frente a Antonio después de un balón largo que la zaga toledana no pudo despejar.

Pero el Mora no iba a ser menos generoso que su rival. Así pues, en el 35′, una mala cesión de cabeza de uno de los centrales permitió a Doménech definir con un toque sutil frente a Antonio e igualar la contienda. El 1-1 revitalizó las energías de un Dépor que había perdido algo de mordiente en la presión colectiva y en los balones divididos. Los morados pudieron completar la remontada en el 45′ después de una maravillosa combinación entre Doménech y Brian dentro del área que finalizó con un disparo ligeramente desviado del ‘7’.

La segunda mitad volvería a lanzar un jarro de agua fría sobre las aspiraciones alcarreñas. En el 48′, Alberto Alonso no pudo cortar un saque en largo de Antonio y dejó solo a Borja Escoredo, que cedió el balón atrás para la llegada de Nelson de segunda línea. Segundo tiro, segundo gol del Mora. Hay cosas que no cambian. La fragilidad defensiva es una de ellas. Sin embargo, no hubo rastro alguno de debilidad mental. El golpe resultaba devastador para el Dépor, pero no claudicó. Los morados estuvieron a punto de empatar en un saque de esquina de Juanra que remató De La Cuerda y que Brian, por muy poco, no pudo remachar en el segundo palo.

Sería en otra acción de estrategia donde el Dépor encontraría el premio del empate. Un envío largo de Juanra lo recogió Cristofer en el segundo palo. El ex de La Solana centró con su pierna izquierda y Doménech, de cabeza, empujaba el esférico al fondo de las mallas. El Dépor estaba crecido y se fue lanzado a por una necesaria victoria. Zanetti agitó el banquillo y puso más carne en el asador con la entrada de Franco. La persistencia local terminó remontando el encuentro en el 68′, cuando un descomunal disparo de Kaoe desde su casa tropezaba con el travesaño, pero dejaba el balón muerto para que Brian solo tuviera que empujarla en el área chica.

Respiraba medianamente aliviado el Escartín, pues todavía quedaban 25 minutos de puro sufrimiento. No es que el Mora asediara por completo a los alcarreños. Es más. Los morachos exhibieron una imagen muy pobre durante todo el partido. Sin embargo, la delicada situación del Dépor y el estrecho margen en el marcador inquietaban a la parroquia morada. No así a los jugadores, que se vaciaron por completo hasta el último suspiro. Buena prueba de ello fueron los calambres de Cristofer o el conmovedor coraje de Alberto Alonso apretando a la defensa toledana en el 95′.

El pitido final supuso un alivio para todos los presentes. Para los jugadores, que recuperan la senda de la victoria que llevaban cuatro meses sin transitar. Para Sergio Zanetti, que se jugaba el puesto después de seis derrotas en los seis partidos anteriores. Y para la hinchada, que por fin ve a su equipo ganar y reengancharse a la pelea por la salvación. No obstante, la victoria mantiene al Dépor en descenso con 22 puntos, dos por debajo de un Almagro que dio la sorpresa al imponerse por 1-3 en La Roda.

Lección de pegada al Azuqueca

El Club Deportivo Azuqueca volvió a dar la de arena en el San Miguel. Los rojinegros continuaron con su irregular andadura al caer derrotados por 1-4 por un recién ascendido como es el Calvo Sotelo Puertollano. Pese a lo abultado del resultado, el cuadro azudense dominó durante muchas fases del partido. Sin embargo, a los chicos de Manolo Alfaro les faltó todo aquello que sí tuvo su rival: gol. Y solo con goles se ganan puntos. El desarrollo del encuentro mostró la gran igualdad que existe entre dos de los conjuntos de la media tabla en el Grupo 18 de Tercera. El guion de la contienda fue el esperado. El Azuqueca controlaba la posesión de la pelota mientras el Calvo Sotelo esperaba replegado su oportunidad.

Si al Azuqueca le costaba ser preciso y llegar con claridad, a los refineros les bastó con un solo zarpazo para adelantarse en el marcador. En el 34′, un disparo lejano de Víctor se colaba dentro de la portería de Ropero. El 0-1 forzó a los azudenses a apretar más, lo que hizo que futbolistas como Borja Cabanillas, Neila y Javi Martín ganaran protagonismo desde las bandas. Pero el Azuqueca no encontraba a Pancorbo, bien marcado por los centrales del Puertollano. Tras la reanudación, el Azuqueca sí mostró una mayor superioridad sobre su rival. Los locales monopolizaron el control del esférico y generaron abundantes ocasiones.

Una de las más claras corrió a cargo de Brotón, que rozó el empate en un buen centro de Neila. Minutos después, Borja Cabanillas probó la agilidad de Quique Reguero con un disparo que atajó el cancerbero. Sin embargo, la mejor intervención del guardameta refinero en el partido se produjo en el 65′, cuando Reguero desvió dos disparos consecutivos de Javi Martín dentro del área. El acoso azudense se hacía palpable frente a un Puertollano que achicaba balones como podía. Borja Cabanillas volvió a rozar el gol del empate con un centro-chut que se perdió por línea de fondo sin encontrar rematador.

Entre tanto fútbol de ataque, el Azuqueca se olvidó de defender. Así, en el 76′, el Calvo Sotelo Puertollano realizó una contra magistral de la mano de Julio que culminó Adri Rico con un remate franco frente a Ropero. El San Miguel enmudeció ante tal muestra de efectividad. Y es que el Calvo Sotelo se había mostrado inédito en ataque durante todo el segundo acto. Aquel 0-2 parecía sentenciar el encuentro, pero ni Alfaro ni el Azuqueca se dieron por vencidos. El técnico local sacó al campo a Jairo, Corral y Gorka en busca de una remontada épica. En la primera acción de Jairo en el 80′, Pancorbo aprovechó su centro desde la derecha para darle emoción a los minutos finales.

Sin embargo, lo que se prometía como un vendaval rojinegro terminó siendo una plácida goleada visitante. Las esperanzas azudenses se diluyeron en el 85′ cuando Abraham robó un balón en tres cuartos y anotó el 1-3. Desesperado, el Azuqueca volvería a perder otro balón en la frontal que aprovechó Cristian para poner el definitivo 1-4 en el descuento. Las concesiones defensivas y la escasa efectividad dejan al Club Deportivo Azuqueca 11º con 32 puntos.

El Villarrobledo aprieta la soga del Marchamalo

El Club Deportivo Marchamalo está en serios problemas. El cuadro gallardo cayó derrotado por 2-0 en su visita al Campo Municipal Virgen de la Caridad de Villarrobledo y prolonga su racha negativa en este 2019. Fue un partido sin opciones para los verdillos, que se mostraron inoperantes frente a uno de los grandes candidatos al ascenso a Segunda B. Los hombres de ‘Nito’ Alonso aguantaron bien la calidad de los locales en el primer acto, pero carecieron de argumentos ofensivos para voltear el resultado adverso. En los primeros 45 minutos, la falta de llegadas fue la tónica imperante en el juego. Empezó mejor el Villarrobledo, pero el inicio fulgurante de los rojillos se desvaneció con el paso de los minutos.

Ni Marchamalo ni Villarrobledo conseguían generar juego más allá de tres cuartos. Con esta tesitura, las ocasiones de ambos conjuntos brillaron por su ausencia. Solo el balón parado podía desequilibrar la balanza, y así fue. En la estrategia, el Villarrobledo golpeó primero. Nacho Huertas botó un saque de esquina y Dani Cabezuelo se benefició de un error en la salida de Juli para marcar. El 1-0 fue un golpe demasiado duro para el Marchamalo, que vio cómo su plan de partido se venía abajo en una jugada aislada. Pudo abrir más brecha el Villarrobledo antes del descanso, pero la volea de Nacho Huertas en el 43′ se marchó ligeramente desviada.

La segunda mitad fue un repaso de los albaceteños. A los tres minutos de la reanudación, los locales ponían tierra de por medio con un remate cruzado de Nacho Huertas en el segundo palo a centro de Berni desde la banda. Con el 2-0, el Marchamalo intentó dar un paso al frente, pero los gallardos tuvieron poco éxito en su intentona. El Villarrobledo era claramente superior y manejaba a su antojo la posesión en la medular. Solo en el tramo final, los marchamaleros consiguieron poner en ligeros aprietos a los locales. Los cambios surtieron un ligero efecto y Diego dispuso de una clara ocasión para dar vida a los minutos finales, pero su disparo frente a Javi López se fue por encima del larguero. La derrota deja al Club Deportivo Marchamalo 16º con 25 puntos, uno por encima del Almagro y tres por delante del Deportivo Guadalajara.

El Puente Genil instala la crisis en Guadalajara

El Balonmano Guadalajara no da con la tecla en este 2019. El equipo alcarreño cosechó su tercera derrota consecutiva en esta segunda vuelta de la Liga ASOBAL tras caer en el David Santamaría por 26-28 frente a un equipo de abajo como es el Ángel Ximénez Puente Genil. Los de César Montes volvieron a mostrar una imagen muy irregular durante los 60 minutos, adquiriendo y perdiendo ventajas de forma constante. Esa fluctuación en el rendimiento terminó costándole muy caro a los locales, que empiezan a complicarse la vida en la clasificación.

El inicio del partido fue totalmente del Guadalajara. Una férrea defensa y el acierto de los extremos en los compases iniciales permitieron al Quabit lograr la primera gran renta del encuentro (7-4, min.8). Sin embargo, la exclusión de Pablo Paredes dilapidó en un santiamén la diferencia. No tardarían mucho los locales en recuperar la diferencia, gracias en parte a una gran defensa (11-8). La distancia de tres tantos obligó a Antonio Ortiz, técnico del Puente Genil, a detener el crono. El tiempo muerto permitió a los andaluces reajustar su defensa y anular por completo el ataque alcarreño. De este modo, el cuadro cordobés volteó el resultado con un parcial de 1-5 (12-13). Ello forzó a César Montes a modificar la defensa, aunque sin demasiado éxito por la exclusión de Mellado en el tramo final del primer acto.

Como viene siendo habitual, el Quabit salió de los vestuarios de forma horrenda. El acierto de Álvaro de Hita provocó que los morados volvieran a encajar otro parcial de 1-5 en apenas siete minutos (14-19, min.37). En plena crisis de juego, César Montes modificó la defensa a 5-1 y el Guadalajara renació. Los arriacenses volvieron a encontrar su mejor versión anotadora gracias a Javi García y remontaron el partido con un descomunal parcial de 7-1 (21-20, min.47).

 

 

Un pensamiento en “No se rinden

  1. Aire. Hay equipo para ganar partidos … pero la defensa (y la portería) es un drama, cada ocasión es un gol, cada acercamiento, pánico…el segundo gol, digno de infantiles (Alonso, que tiene de defensa lo que yo de torero, la pifia lamentablemente). Pero se ven brotes verdes, al menos para competir por la supervivencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .