¡Salud!

Calidad de vida

Índices de calidad de vida de las ciudades españolas // Foto: Fundación BBVA

Por Álvaro Nuño.

Guadalajara es la segunda ciudad más saludable de España, según un estudio que se hizo público el pasado miércoles financiado por la Fundación BBVA. Nuestra capital sólo es superada por Toledo en una puntuación del 0 al 1, en donde la ciudad imperial consigue el pleno (1) mientras que nosotros nos quedamos tan sólo una centésima por debajo (0,99) pero por delante de Madrid (0,93), Murcia (0,89), Vitoria (0,87) y Albacete (0,86) de entre un grupo de 73 áreas urbanas del país con más de 50.000 habitantes. La tasa de mortalidad infantil y por tumores o enfermedades cardiovasculares y respiratorias entre adultos, la esperanza de vida al nacer o las defunciones por SIDA o suicidio son algunos de las factores que se han tenido en cuenta a la hora de elaborar este ranking.

Este es uno de los tres indicadores de la calidad de vida de las ciudades españolas junto a las condiciones económicas -que encabeza Ibiza y donde nosotros no aparecemos entre los veinte primeros puestos- y las del medio urbano, en la que la capital de la provincia se encuentra en el puesto 17 con una puntuación de 0,31, por debajo de Vitoria (0,33) y empatados con Salamanca y Marbella. Barcelona consigue el pleno con un 1. Aquí, los investigadores han medido los robos con violencia, la participación en las elecciones generales, el tiempo medio de desplazamiento al trabajo, el porcentaje de zona verde respecto a la superficie artificial o la temperatura media en el mes más frío.

El estudio también nos sitúa en un segundo grupo de ciudades en el ámbito de la  investigación, desarrollo e innovación, -la 31 en el ranking, entre Gandía y Vitoria-, y junto a localidades como Tarragona, León, Ciudad Real, Sevilla,  Gijón, Palma de Mayorca, Albacete, Pontevedra o Cuenca. En este caso, el Indicador Sintético de Innovación (ISI), que evalúa 11 factores posibilitadores, como las actividades empresariales vinculadas a la innovación, los recursos humanos cualificados, el empleo en empresas manufactureras en alta tecnología y en servicios intensivos en conocimiento y tecnología avanzada, y la presencia de sistemas universitarios o centros de investigación, expresados en proporción a la población, clasifica a todo el país del 0 al 1, con tres grupos: uno primero puntuado con más de 0,40 -en el que se encuentra a la cabeza Madrid, Barcelona, Santiago de Compostela, Salamanca, Zaragoza o Toledo-, un segundo intermedio, entre 0,20 y 0,40 -que es en el que nos encontramos nosotros-, y las poblaciones con escasa capacidad innovadora (menos de ese 0,20) como Huelva, Ávila, Talavera de la Reina o Avilés.

Pese a que el estudio, titulado “Las Áreas Urbanas Funcionales en España: economía y calidad de vida” y realizado por los investigadores de la Universidad de Valencia Francisco J. Goerlich y Ernest Reig, en colaboración con los técnicos Carlos Albert y Juan Carlos Robledo, se centra en las áreas urbanas, alerta sobre la tendencia a la “urbanización” de la población en nuestro país, lo que conlleva “riesgos medioambientales, y puede ocasionar una pérdida excesiva de población en algunas áreas rurales”. Por contra, en términos económicos -no olvidemos que el estudio está financiado por un banco-, señala las ventajas de la concentración de la población que trae consigo la capacidad de innovación, productividad y la atracción de capital humano.

Otra conclusión del estudio es que las áreas urbanas españolas de mayor dimensión, como Madrid y Barcelona concentran la parte más importante de la economía del conocimiento, y presentan las mejores condiciones socioeconómicas. “A pesar de esto, -continúa- algunas áreas de dimensión intermedia comienzan a desarrollar funciones urbanas de rango elevado, lo que significa que existen oportunidades de desarrollo económico y de mejoras de calidad de vida más allá de las grandes áreas metropolitanas”, grupo en el que se podría encontrar Guadalajara, una ciudad de tamaño pequeño pero dentro del área de influencia de Madrid, con la actividad económica del laborioso Corredor del Henares y con la cercanía de la Universidad de Alcalá como agente dinamizador en cuanto a investigación, desarrollo e innovación.

Sin duda, el aprovechamiento de estos factores y el mantenimiento de un sistema de salud que, pese a sus carencias, parece ofrecer los mejores resultados del país, hacen presagiar un futuro alentador para Guadalajara a partir de esta radiografía en la que la verdad es que salimos muy bien valorados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .