El balón parado como salvavidas

Por David Gómez

 

Los jugadores del Dépor festejando la victoria en el vestuario | Foto: Club Deportivo Guadalajara

La estrategia, esa gran infravalorada. Salvadora de vidas y vencedora de batallas. Tan poco mencionada cuando no está y tan anhelada cuando se sufre. A ella se agarraron Deportivo Guadalajara y Almagro para luchar por su supervivencia. La final del Escartín forzó a ambos conjuntos a tirar de todos sus recursos para ganar. En el balón parado, los morados encontraron un balón de oxígeno gigante. Y es que el Dépor se jugaba la vida, literalmente. La visita de uno de los rivales más directos por el descenso obligaba a los alcarreños a ganar por lo civil o por lo criminal. La victoria no lo era todo: era lo único. Un pinchazo como local frente a los almagreños hubiera colocado el primer clavo del ataúd morado y el último de Sergio Zanetti como entrenador deportivista.

Pero el Deportivo salvó la bola de partido. Nadie hubiera dado un duro por ello después del primer cuarto de hora de juego. Porque los alcarreños, como viene siendo habitual en casa, salieron al partido sin la concentración ni la intensidad necesaria. De ahí que, a los 13 minutos, el Dépor ya perdía por 0-2. Cierto es que el Almagro encontró el premio del 0-1 en una jugada desafortunada para los locales. Corría el minuto 5 cuando un libre directo de Gascón lo desviaba la defensa y se hacía imparable para Mauro Alcaraz. El Almagro aprovechó el golpe y trató de noquear a un Guadalajara timorato. Los peores presagios para la grada se cumplieron en un córner rematado por Carlos en el primer palo.

El marcador y las sensaciones avecinaban un desastre para el Deportivo. Sin embargo, cuando peor estaba, el Deportivo emergió de sus cenizas y se lanzó a por la remontada. De repente, el equipo de Zanetti era otro. Se hizo con el balón, ganó todas las disputas y empezó a llegar con peligro a la portería de Astillero. Después de oler el peligro en varias acciones, Cristofer recortó distancias con un sensacional disparo de falta por bajo. Pero al Ave Fénix morado le quedaba todavía otra bala en la recámara antes de pasar por los vestuarios. Justo cuando el entretiempo se avecinaba, Giachero se alzó por encima de todos para realizar un testarazo inapelable y colocar el 2-2 en el luminoso.

Ni el descanso ni los cambios posteriores consiguieron cambiar el rumbo del partido. Un Deportivo moralmente pletórico se comió al Almagro en la segunda mitad. No tardó en hacerlo, pues a los cinco minutos de la reanudación, Domenech puso al Dépor por delante con otro libre directo sensacional. Sin decoro, sin florituras, pero con un empuje encomiable, el Dépor se fue a por más. El Pedro Escartín había entrado en ebullición y Sergio Zanetti supo interpretarlo. Dio entrada a Cacha para controlar más el balón y a Franco para ganar mordiente en ataque.

Los resultados fueron excelentes. La impotencia almagreña pronto se tradujo en el 4-2. Domenech bajó un balón caído del cielo y asistió a Franco. El disparo del argentino golpeó en la mano de uno de los defensores rivales y Muñoz Méndez no dudó. Era pena máxima para el Dépor. Desde los once metros, Cristofer redondeó la remontada (4-2) y dejó el partido visto para sentencia. Así se materializó un colosal triunfo del Deportivo, que consolida su mejoría y sale de la zona del descenso gracias a estos tres puntos.

El Azuqueca tropieza con el líder

El Club Deportivo Azuqueca ofreció el nivel de las grandes citas y compitió al máximo frente al Yugo Socuéllamos, pero la eficacia del líder permitió a los azulones llevarse los tres puntos del San Miguel. No fue una contienda fácil para el cuadro de Mario Simón, pues los ciudadrealeños estuvieron lejos de su mejor versión. Sin embargo, al Socuéllamos le bastó con un certero contraataque para asaltar el feudo rojinegro. Venía el líder con la fatiga de su partido entre semana de Copa Federación frente al Mirandés. De ello intentó beneficiarse el Azuqueca, que planteó un partido muy táctico y rocoso al Yugo.

El conservadurismo de ambos conjuntos propició que el partido se desarrollara entre abundantes disputas en el medio y escasas oportunidades en las áreas. Las pocas que hubo sirvieron para mostrar el gran nivel de los dos arqueros. Tanto Ropero como Arellano intervinieron en dos ocasiones para dejar su portería a cero. Este último desbarató dos grandes disparos de Javi Martín y Ramiro. La segunda mitad no modificó demasiado el guion de la contienda. Un Socuéllamos fatigado trataba de encontrar huecos en la robusta defensa azudense.

Al Azuqueca le preocupaba más no cometer errores que sus aciertos. No le faltaba razón a Alfaro, pues el Socuéllamos encontró el camino del gol en el único error azudense del partido. En el minuto 69, Borja Cabanillas puso una falta al área que no encontró rematador y el Socuéllamos se lanzó a la contra. Borja culminó una brillante acción colectiva que dejó enmudecido al San Miguel. El 0-1 era prácticamente definitivo. Todos lo sabían, pues no hay equipo que defienda mejor que el Socuéllamos. Los números así lo acreditan (11 goles en contra en 27 partidos). El Azuqueca lo intentó, pero no pudo más que conectar una sola vez con la cabeza de Pancorbo, sin éxito. Finalmente, los rojinegros se fueron de vacío y se quedan 11º en la tabla con 33 puntos, dos por detrás el Manchego Ciudad Real.

La Roda apabulla a un Marchamalo en descenso

Siempre se ha dicho que la felicidad va por barrios. En la Tercera División castellano-manchega, la del Club Deportivo Guadalajara es a costa de la depresión absoluta del Marchamalo. El equipo de ‘Nito’ Alonso volvió a sumar una nueva derrota en su dantesca segunda vuelta y cayó goleado en el Municipal de La Roda (4-0). Cierto es que el nivel del cuadro rodeño es muy superior al de los gallardos, pero la imagen ofrecida por los guadalajareños resultó más que preocupante. El Marchamalo se mostró desde el inicio como un equipo sin vida, superado por las circunstancias e incapaz de reaccionar ante la compleja tesitura que se le avecina. Y es que el fantasma del descenso a Regional Preferente es ya una realidad.

La Roda finiquitó el partido en los primeros 20 minutos. La insultante superioridad de los locales se reflejó desde el pitido inicial. Chan fue el primero en golpear a los 11 minutos al fusilar a Fran en el área pequeña tras un testarazo previo a un envío de esquina. Tres minutos después, Fran Sabaté ponía el 2-0 a portería vacía después de una magnífica jugada individual desde la izquierda que había finalizado con un disparo en el travesaño. La goleada rojilla la redondearía Felipe en el 20′ con un centro-chut desde la derecha que Fran no fue capaz de atajar.

Con el partido visto para sentencia, el Marchamalo dedicó el resto del partido a intentar lavar su imagen. Los gallardos intentaban asomarse más por las inmediaciones de Miguel. Sin embargo, la impotencia verdilla se evidenció en algunas de las multitudinarias trifulcas que se dieron durante el encuentro. Por su parte, La Roda dedicó el resto del partido a dosificar fuerzas. Solo en el tramo final, Ribalta cerraría la goleada. La segunda mitad no fue más que la ejemplificación de un equipo muerto, hundido, necesitado de un revulsivo que frene cuanto antes una caída imparable. Tras ocho partidos sin conocer la victoria y con tan solo un punto de 24 posibles, el Club Deportivo Marchamalo se sitúa ya 18º con 25 puntos, los mismos que el Deportivo Guadalajara pero con peor diferencia de goles (-18 para los morados por -27 de los gallardos). Toca reaccionar ya.

El Guadalajara respira a costa del colista

Victoria fundamental del Balonmano Guadalajara en la visita del Alcobendas al David Santamaría. El cuadro alcarreño sumó su primera victoria del año 2019 con un aplastante 34-23. Los de César Montes se mostraron muy sólidos desde el comienzo tanto en defensa como en ataque e imprimieron un ritmo alto de juego. Ritmo que el Alcobendas solo pudo aguantar en los instantes iniciales del encuentro. El nivel de acierto de Hombrados y la dureza defensiva del Quabit pronto significaron un aumento de la distancia en el luminoso. En cuanto los morados pudieron robar balones y correr en transición, el Alcobendas se desdibujó. De este modo, el partido pasó de un 7-6 en el minuto 15 a un 15-7 en el 26′.

Ese parcial de 8-1 resultó definitivo para el colista. Y es que el Alcobendas no sería capaz de darle la vuelta a tan holgada ventaja. La efectividad de Serradilla en el lanzamiento contrastaba con la horrenda actuación de Patosky bajo los palos. Quien fuera el verdugo del Quabit en el partido de ida apenas contó con un 5,9% de acierto en paradas esta vez. Todo lo contrario que Hombrados, que alcanzó un 43,9%. La diferencia en el rendimiento y en el marcador (17-9 al descanso) era tan abismal que César Montes decidió rotar y dar minutos a jugadores poco habituales como Pedro Fuentes, Jaime Gallardo o Chema Celada.

La segunda mitad se mantuvo por los mismos derroteros. El Guadalajara no dejó de pisar el acelerador y pronto alcanzó los diez goles de ventaja (19-9). Esta vez, los alcarreños no permitieron relajaciones. Mientras el Guadalajara no se cansaba de anotar, al Alcobendas se le hacía de noche (solo tres dianas en 18 minutos de juego). Una vez sentenciado el encuentro, Montes se dedicó a repartir minutos entre los menos habituales. Todos contribuyeron a una victoria balsámica para el Guadalajara, que asciende a la 11ª plaza de la Liga ASOBAL con 17 puntos, los mismos que el Atlético Valladolid.

Un pensamiento en “El balón parado como salvavidas

  1. Reconozco, que estuve tentado de irme en el minuto 13. 0-2 y mirada perdida…mucho para un enfermo. Pero los chicos, se van encontrando y tienen un plan.
    Es que, del absurdo más lamentable, hemos pasado a intentar jugar: seguimos sin controlar, Hornero demasiado tímido y Alonso, que quiere estar en todas, no dan la consistencia necesaria, pero nos vale para rivales directos…la diferencia: ahora tenemos a quien dársela, futbolistas, no chavalitos efervescentes. Cristofer, Juanra y sobre todo Domenech, tienen instinto, calidad, saben que hacer con el balón…llevan peligro y así es más fácil, a pesar de que Zanetti, tenga que convocar (por obligación o convicción) al tridente argentino, y hasta sacarles unos minutos…a pesar de ello, brotes verdes.
    P D. Brian infumable, ni pelea, ni es veloz, ni fuerte, no se va de nadie, ni disputa balones aéreos, ni remata, ni intimida…ojalá sea una visión mía y comiencen a lloverle balones y goles, lo deseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .