El lío del agua (un nuevo capítulo)

Por Borja Montero

Si una causa ha tenido una general aceptación en nuestra provincia en los últimos años, esa ha sido la del “no” a la continuidad del trasvase de agua periódico entre las cuencas hidrográficas del Tajo y el Segura. Esta común oposición ha visto plantear similares postulados, si bien nunca juntos ni revueltos, a representantes de todos los partidos políticos, asociaciones de todo pelaje y condición y a una gran mayoría de la sociedad civil. Además, con la llegada del periodo cuádruplemente electoral al que nos encaminamos, los pronunciamientos en este sentido ya han empezado a hacer su aparición, con algunas grandilocuentes ocurrencias entre ellos.

Sin embargo, y mientras cada cual va planchando su capa de más anti-travasista que nadie, la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura ha aprobado una una salida de agua de 38 hectómetros cúbicos desde la cabecera del Tajo hacia tierras levantinas, un hecho que demuestra que las cosas son mucho más complicadas de lo que parecía y que ni siquiera un cambio de Gobierno podía terminar de una forma inmediata con la política hidrológica tal y como estaba prevista.

Y es que el “no” al trasvase no sirve para nada en sí mismo, sino que ha de ir indisolublemente unido a un “sí” a alternativas que hagan compatibles los intereses de todos. Y es precisamente en esos “síes” en los que no está habiendo ningún acuerdo y, sobre todo, ningún liderazgo. Y ante esa tesitura, la de un charco en el que nadie quiere meterse porque nadie quiere mojarse, los problemas de unos cuantos pueblos en medio de Guadalajara y Cuenca llevan todas las de perder.

Los últimos meses del Gobierno del PSOE han demostrado que no era una cuestión únicamente de partido o de voluntad política, que evidentemente es necesaria, sino que el problema de abastecimiento de la zona levantina es real y precisa de una solución y, por el momento, el trasvase es la única que hay. La negación no es suficiente, pero es la salida fácil. Y mientras quienes tienen que coger el toro por cuernos se limitan a negar pero siguen firmando los informes necesarios para que se produzcan nuevos trasvases, el problema parecerá resuelto y, por tanto, nadie verá la urgencia de tomar medidas de un lado o de otro para que los intereses de ambas cuencas y ambas comunidades humanas puedan encontrar un equilibrio.

Y mundo seguirá girando hasta que en la próxima reunión de la Comisión de Explotación del Trasvase nos volvamos a sorprender con la aprobacion de una nueva remesa de agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .