Empate

Roman Rojo

Antonio Román, candidato del PP, y Alberto Rojo, candidato del PSOE. // Foto: CLM24

Por Álvaro Nuño.

PP y PSOE empatarían a nueve concejales en las próximas elecciones municipales del 26 de mayo en la capital según una encuesta publicada el pasado lunes en la edición impresa del bisemanario Nueva Alcarria y realizada del 25 de enero y el 8 de febrero entre 450 vecinos por la empresa de investigación sociológica Celeste Tel. Antonio Román encabezaría así un grupo municipal de 9 concejales -2 menos de los que tiene en la actualidad- y se aleja más todavía de la mayoría absoluta que supone conseguir 13 ediles de los 25 que componen el Pleno del Ayuntamiento. Por su parte, el socialista Alberto Rojo conseguiría empatar con el PP también con nueve concejales, con lo que ganaría uno más de los ocho actuales. Ciudadanos se alzaría como tercera fuerza política con el 13,6 por ciento de los votos y tres ediles -uno más que en estos momentos-, el mismo número que la coalición Unidas Podemos, que no logra conservar los cuatro del actual grupo Ahora Guadalajara. La Corporación municipal, según esta encuesta la completaría Vox, que entraría en el número 1 de la Plaza Mayor por primera vez con un único concejal. Por último, la nueva Plataforma ciudadana “Aike”, no obtendría representación.

Con la volatilidad del calendario político que se avecina en las próximas semanas y los muchos flecos de las diferentes candidaturas que todavía se desconocen -y se desconocían cuando fueron preguntados este medio millar de ciudadanos de la capital-, los resultados de esta encuesta deben cogerse con pinzas, aunque no dejan de mostrar unas líneas que parecen definidas.

En primer lugar, el evidente desgaste del Partido Popular, en el poder desde 2007. Antonio Román sigue con su lento pero parece que imparable descenso de apoyo ciudadano, que ya en 2015 le llevó a perder la mayoría absoluta y le obligó a pactar con Ciudadanos para poder gobernar. Hace cuatro años consiguió once concejales y el 37,9 por ciento de los votos, cifra que desciende según este sondeo a nueve, perdiendo 5,7 puntos. En el camino se dejaría un edil por la derecha -el que ganaría Vox con 2.094 votos y casi ese mismo porcentaje que pierde el PP- y otro por su izquierda, el que ganaría Ciudadanos que pasa de los actuales dos a tres, aumentando casi cuatro puntos su porcentaje de voto. Aun así, con estos datos, Román podría mantenerse en el despacho de la Alcaldía un cuarto mandato en caso de poder reproducir un pacto “a la andaluza”, es decir, si los cuatro ediles de Ciudadanos y Vox le votaran en la sesión de constitución de la nueva Corporación Municipal.

Hay que recordar en este sentido que ya al presentar su candidatura -inesperada para muchos- el alcalde afirmó estar dispuesto a pactar con todos los grupos, a izquierda y derecha, refiriéndose claramente a este posible tripartito que iría desde el centro a la derecha pura. Sin embargo, el actual portavoz de la formación naranja, Alejandro Ruiz, ha mostrado públicamente en las últimas semanas sus desavenencias con el actual Equipo de Gobierno, amenazando incluso con no apoyarles el actual proyecto de presupuesto de 2019. Lo que está claro con este órdago es que Ciudadanos tendrá que poner boca arriba todas sus cartas al final de mes, cuando el presupuesto se eleve a Pleno y haya que votarlo. Si lo apoya finalmente, como ha venido haciendo durante los últimos cuatro años, mandará un mensaje de cercanía al PP claro para la ciudadanía, pero si no lo hace, abrirá la puerta a un posible apoyo al PSOE, que junto a Unidas Podemos podría gobernar holgadamente con el apoyo de 15 concejales a partir de junio. El camino sería entonces el inverso al de Andalucía: dejaría de apoyar al PP para hacerlo con el PSOE y con los morados como convidado necesario -igual que ocurre con Vox en Sevilla-.

En el otro lado de la bancada, Alberto Rojo lograría igualar en concejales con el PP quedándose a un punto y medio y menos de 650 votos de los populares, lo que supone de hecho un empate técnico entre ambas formaciones. Los socialistas ganarían casi tres puntos de porcentaje y un millar de votos con respecto a 2015 pero para ellos también el pacto a dos bandas sería necesario para alcanzar la Alcaldía porque ni con los tres concejales que conseguirían Unidas Podemos llegarían a trece. Es decir, el apoyo de Ciudadanos también les sería imprescindible para gobernar. La suma de un concejal puede provenir del edil que pierden los morados con respecto al actual grupo municipal Ahora Guadalajara, que se disolverá y partirá entre los morados y la nueva Plataforma Ciudadana “Aike”. La Izquierda Unida del actual portavoz, José Morales, se une en mayo con Podemos -que no se presentó a los comicios municipales en 2015-, mientras que el  Más de un Ciudadano de Susana Martínez y Equo se presentarán por su cuenta y según esta encuesta no conseguirán representación en el Pleno, a pesar de los 970 votantes que se les estima.

Aun habiéndose realizado las consultas hace un mes, cuando todavía Pedro Sánchez no había decidido terminar la legislatura y convocar las elecciones generales 29 días antes de las municipales, y conociéndose únicamente a los cabeza de lista de PP y PSOE, sin más miembros de sus candidaturas y sin siquiera aspirantes a alcalde o alcaldesa por parte de Unidas Podemos, Vox y Aike, parece claro que la fragmentación y la igualdad entre los bloques de izquierda y derecha van a ser dos de las características del nuevo Pleno. Esto supondrá que elementos como los nombres que figuren en las listas de cada formación -todas pendientes de importantes renovaciones y de la aparición de nuevos nombres-, el porcentaje de participación -la encuesta eleva la abstención del 30,9% de 2015 al 32,4% el próximo 26 de mayo-, pero por encima de todo, los resultados de las elecciones generales del 28 de abril en la ciudad, la provincia y el país, de las que regionales y locales podrían ser un reflejo o una reacción, serán elementos definitivos para el resultado final.

El pasado 14 de enero, GuadaTV publicaba otra encuesta realizada entre 300 vecinos de la capital en el que se preveía un 29,66% de los votos para el PP -que le daría ocho concejales- y un 28,36 para el PSOE -entre 7 y 8 ediles-, previendo ya este empate técnico pero con un porcentaje menor en ambos casos que el del sondeo de Nueva Alcarria. A Ciudadanos le concedía un abultado 21,66 por ciento -ocho puntos por encima de esta última encuesta y entre cinco y seis concejales- y a la por entonces todavía posible candidatura de confluencia a la izquierda del PSOE, un 9,66 por ciento, cinco puntos por debajo de la que se prevé ahora juntas a Unidas Podemos y Aike, lo que le reduciría a entre uno y dos ediles, los mismos que a Vox, con un 10,66% de los votos, más del doble que la encuesta de un mes después. En este caso, con menos información todavía -no se conocía los candidatos de PP y PSOE, ni la definitiva división de Ahora Guadalajara- y más lejanos los últimos acontecimientos políticos, se mantenía aun así el empate entre las dos principales fuerzas, que podría deshacer Ciudadanos incluso sin el apoyo de los extremos, que es una de los obstáculos que los naranjas ven a ambos lados con más preocupación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.