La cultura del tortazo

Por David Sierra

1555324831_782580_1555324969_noticia_normal_recorte1El tendido estaba a rebosar. También todo el pasillo del anillo que rodeaba el coso. La expectación máxima. Chavales, algunos veinteañeros, otros expertos, esperaban apoyados con los brazos cruzados sobre las tablas. En los burladeros sobresalía algún capote. Tampoco hay huecos. Y cuando se aproxima la hora señalada la impaciencia se hace más evidente. Los cohetes, lanzados en trío de uno en uno, entronizan el cielo armando un revuelo. La puerta de toriles se abre con rapidez. Tira el torilero de cerrojos, ese que se asigna el cargo por afición, y con varias palmadas sobre la superficie de chapa, llama la atención de animal que brota desde la oscuridad, emergiendo con los pitones en alto.

A partir de aquí, los más valerosos invaden la arena en una carrera por ser el primero en doblar al toro, aprovechando su ímpetu por defenderse de una situación hostil. Como haría cualquiera con temor a morir. Cuando esto sucede, en algunas plazas suenan chiflidos. Los de sus legítimos propietarios que, o bien observan que el mayor de los privilegios se lo va a otorgar otro, o bien argumentan que tales acciones dañan al cornúpeto demasiado temprano.

Y aunque en la mayor parte de los casos, no pasan de insultos, en contadas ocasiones pueden llegar a las manos. Un ejemplo evidente sucedió el pasado sábado en la fiesta taurina montada por Toromundial, donde se liaron unos cuantos a guantazos. El lamentable espectáculo con el morlaco como espectador privilegiado se saldó con rasguños y moratones aparte de dos denunciados, acusados de iniciar el combate al que rápidamente otros se sumaron, aunque no aparezcan en el atestado. Y como ahora la juventud y los no tanto van cambiando las muletas por los aparatos de mano, pronto lo virilizaron.

Cultura popular, lo quieren llamar. Catalogarlo dentro de este ámbito para protegerlo. Para evitar que el tiempo, los nuevos tiempos, acaben con una manera de divertirse atroz muy lejana a las nuevas miradas y valores comprometidos con el medio ambiente, con otra manera de mirar al campo, con una relación nueva con el resto de especies que nos permita ser más humanos. En ese marco aún están lejos los más retrógrados. Los que se afanan, como Silvia Valmaña y su partido, por destacar el valor de la muerte como señas de identidad de un mundo rural abocado en ese contexto a la desaparición. Los que pegan ya tiros al aire por falta de objetivos. Los que han pasado de abarrotar plazas cerradas a organizar festejos de calle para ocultar entre la marabunta el cemento de un acontecimiento en declive. Y enmascararlo en pasiones de rivalidades tribales para que la emoción no decaiga. Para ocultarlo en la cultura del tortazo.

En Illana han pasado de soltar reses a diestro y siniestro a reunir en sus calles a quienes les gusta apretar el gatillo, con más o menos tino. Escaldados salieron de la primera experiencia cuando comprobaron que incluso en el campo las normas de convivencia se cumplen como en cualquier otro lado. De la segunda, veremos que sucede de aquí a unos años.

Decía la candidata al Congreso por el Partido Popular que “tanto la tauromaquia como la caza van unidas de la mano a las principales tradiciones de España y representan una de las manifestaciones más importantes a nivel patrimonial, artístico y cultural”. Por eso el número de licencias de caza sigue en caída libre, por eso cada vez hay más plazas cerradas y por eso cuesta tanto un reconocimiento desde el propio ámbito cultural de la aceptación de estas dos actividades como eso. Las generaciones que vienen abogan por otros valores como la honestidad, el respeto, la diversidad, la transparencia o la compasión. Y de eso este Partido Popular cada vez está más lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.