El debate

Por David Sierra

Se han convertido en un insulto a la inteligencia humana. Retransmitidos por televisión como espectáculo donde cada vez es más trascendente la imagen y las formas en detrimento del fondo. Carentes de contenido, abruman con cifras y datos interesados, en muchos casos sin contrastar, a una audiencia que espera mucho más. Se centran en el combate de las palabras vacías, de tecnicismos que ni tan siquiera dominan, en la provocación al adversario en busca de una reacción fuera de tono o de lugar, en la teatralidad de las gesticulaciones y en las expresiones que rozan el ridículo. Siguen el guion marcado entre bambalinas, confeccionado durante días, para transmitir mensajes vacuos y obvian la formación de un electorado que dista mucho de ese con el que empezó este juego que se llama democracia. Son los debates, donde lo que no hay es eso. Debate.

debate

El tiempo lo marcan especialistas sustraídos del deporte más exigente con el cronómetro. Cada segundo cuenta para contar el cuento. Peinan sus trajes antes de ser expuestos ante las cámaras al gran público. Preparan simples gráficos de colorines, con enormes barras, y filas desmesuradas que muestran al vuelo como si importaran. Profesan las mismas frases hechas, que han repetido una y mil veces en campaña. Enseñan fotografías y recortes de prensa para revelar instantes de un pasado que les persigue, que les atenaza. Y olvidan el horizonte por el que luchan de esta manera tan encarnizada.

Los debates no sirven para nada. Ni tan siquiera para movilizar a esa indecisión que en estos comicios es tan codiciada. Son un engaño que incitan a esa desafección ciudadana por la política. El show de las tertulias televisivas llevado a su máxima expresión. El culmen de la propaganda del “nosotros vamos a…” y el “nosotros hemos hecho que…” para desarticular al rival. Como si fuera trascendente. Como si la memoria fuera la de los peces, y no importara.

Los debates en este formato son incongruentes. No aportan nada. Buscan el descarte ante la ausencia de propuestas programáticas bien desarrolladas. El sentimentalismo y la alteración de las emociones frente a las capacidades intelectuales. El titular fácil y potente que pueda ser difundido a golpe de tweet, frente al análisis sosegado y profundo de las ideas y los planteamientos de las necesidades del país. Esquivan las certezas en los recovecos del discurso y ensalzan con hipérboles la demagogia sin rubor. Lo dicho ahí queda.

Decía Pablo Iglesias, quizá lo único realmente coherente, que es necesario regular el debate. Institucionalizarlo, reglarlo para que su juego no se distorsione. Iría más lejos. Quizá lo interesante convendría que cada noche durante las dos semanas en las que se extiende de manera oficial la carrera hacia las urnas, hubiera un debate con uno y sólo un tema en concreto. Donde las ideas pasasen del titular a la exposición. Donde los contrincantes, más que atacarse, se centraran en cuestionar con rigor los modelos propuestos para cada asunto. De tal forma que la economía, el desempleo y el modelo territorial tuviesen su espacio de dedicación, pero también la cultura, el deporte, la sanidad, la educación o el medio ambiente, entre otros. Para conocer en profundidad lo que cada partido plantea. Y que esos planteamientos puedan ser rebatidos por el resto con sus propias alternativas.

Quizá algún día, la palabra debate en el ámbito electoral se aleje de su acepción etimológica como “controversia” o “discusión” y se acerque más a la contraposición de propuestas y la defensa de opiniones e ideas sobre las que predomine el fondo y tanto las formas. Para que nunca más tengamos que escuchar… el silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.