La Ley de Murphy

Por David Gómez

Once del Club Deportivo Guadalajara frente al Quintanar del Rey | Foto: GuadalajaraMedia

En los primeros años de la Guerra Fría, un joven ingeniero aeroespacial de los Estados Unidos llamado Edward A. Murphy elaboró una ley a partir de uno de sus proyectos de investigación con cohetes. Le bastó con un enunciado para resumirla: “Si algo puede salir mal, saldrá mal“. Su celebérrima teoría trascendió la frontera de la física y se aplicó para justificar cualquier suceso negativo en la vida. Si existiera una razón para comprender la derrota del Club Deportivo Guadalajara en la tarde de ayer, solo las palabras de Murphy podrían explicar tan dramático desenlace.

En condiciones normales, a los alcarreños jamás se les hubiera escapado un triunfo así. Quizás ese sea el problema. En el Deportivo Guadalajara, la situación es de todo menos normal. Así lleva siendo durante toda la temporada. Por ello, no debería extrañar que los morados estén condenados a sufrir hasta el final. Quién sabe si a perecer en la orilla. Lo cierto es que el desarrollo del encuentro fue una cruel metáfora de la campaña deportivista. Quiso, pero no pudo. Lo tuvo en su mano, pero lo dejó marchar. Para los que atesoran años de balompié a sus espaldas, el Dépor es carne de Preferente. Y lo es por méritos propios, no se confundan. Ni Murphy ni el universo tienen la culpa.

Porque este equipo no tiene defensa alguna. Tómense esta afirmación de forma literal si lo prefieren, pues no por ello dejará de ser cierta. Al Dépor no lo matará lo que perdonó Domenech, sino lo que concedió Pantxi. El descenso no dependerá de un penalti fallado a un cuarto de hora del final, sino de un remate franco del rival en el segundo palo con 1-0 de ventaja. Ese es el gran problema del Guadalajara: su retaguardia. Sin un engranaje sólido atrás, olvídense de la pólvora arriba. Salvar la categoría encajando 61 goles en 35 partidos es una utopía.

Dos errores garrafales en el tramo final echaron por tierra un gran partido del Dépor. Sabedores de lo que estaba en juego, los arriacenses saltaron al césped del Escartín con las ideas muy claras. Las premisas de David Freitas detrás de la valla no dejaban lugar a la duda: ahogar la salida de balón del Quintanar en su campo (especialmente en las bandas) y aprovechar la velocidad de sus atacantes. Durante el primer acto, el plan funcionó a la perfección. Brian y Domenech fueron un dolor de cabeza permanente para los zagueros conquenses. El ‘7’ fue en primero en probar la portería de Alan con un disparo que se perdió por el lateral de la red.

Sin embargo, las mejores opciones fueron para el ‘Pichichi’ morado. Llegado el 10′ de partido, un pase de Óscar Cabo en profundidad dejó a Domenech solo frente al arquero, pero su disparo se topó con el poste. Minutos más tarde, el propio Domenech mandaría alto un remate en el segundo palo con todo a favor. A la tercera, el ’10’ no perdonó. Juanra, que había sustituido al lesionado Laucha, sirvió un balón en profundidad inmejorable para que Domenech regateara al portero y anotara el primero de la tarde. En ventaja, el Dépor volcó su juego por la banda de Brian y Alcorace, generando alguna que otra ocasión para irse a los vestuarios con una renta superior.

El guion del partido no pareció modificarse durante la segunda mitad. El Dépor salió del entretiempo enchufado y con la intención de mantener su dominio del juego. Pese a que las oportunidades fueron disminuyendo con el paso de los minutos, los morados mantenían el control de la posesión en campo rival. Esta vez, el cuadro de Freitas buscó más las asociaciones de Cabo con Aller, bastante activos en el segundo período. De hecho, fue el propio Cabo quien anotaría el 2-0 a pase de Domenech, aunque el linier lo anuló por fuera de fuego.

A partir de ahí, el Quintanar del Rey fue creciendo en el encuentro. La figura de Abderrahim se fue engrandeciendo hasta el punto de que el ‘7’ blanquiverde se convirtió en la mayor amenaza para el Deportivo Guadalajara. De una jugada suya surgió la ocasión más clara de los visitantes, que finalizó con un disparo al palo cuando todos se temían lo peor. En ese minuto fatídico, Carles terminaría anotando el empate al cabecear completamente solo en el segundo palo un envío desde la derecha. La reacción del Dépor al jarro de agua fría resultó brillante. Al minuto de encajar el 1-1, Domenech forzó una penalti. Sin embargo, Alan detuvo su lanzamiento a media altura con una gran estirada.

Cuando ya nada podía salir peor, Pantxi regaló un pase fácil en el centro del campo y le entregó el esférico a Abderrahim. La escasa contundencia deportivista permitió que el ‘7’ se internara en el área por la izquierda y sirviera un pase de la muerte a Amalio para darle la vuelta al luminoso en apenas cinco minutos. La voz de Freitas, onmipresente hasta entonces, se apagaba del estupor. El Dépor trató de arañar un punto a la desesperada con balones colgados por Cristofer desde la derecha, pero su esfuerzo fue en vano. A falta de tres jornadas, los alcarreños ocupan la 16ª posición con 37 puntos, solamente uno por encima del descenso.

Un gran Azuqueca acaricia la permanencia

Puntazo del Club Deportivo Azuqueca frente a uno de los grandes ‘cocos’ de la categoría. El equipo rojinegro rascó un empate (2-2) en la visita del Club Polideportivo Villarrobledo al San Miguel. Pese a que los rojillos ya están clasificados para el ‘play-off’ de ascenso, su disputa con el Villarrubia por una mejor posición para la fase de ascenso provocó que los albaceteños no se guardaran nada en Azuqueca. Por ello, Alfaro decidió apostar por Pancorbo como central y Gorka como única referencia ofensiva.

El resultado fue un dominio territorial aplastante del Villarrobledo durante los primeros compases del partido. Al Azuqueca le costó casi 25 minutos salir de su propio campo. Pero, cuando lo logró, fue con peligro. Sin embargo, el primero en golpear fue el Villarrobledo. En el 27′, Dani Cabezuelo asistía a Montero para que este anotara el 0-1 desde el punto de penalti. Con Gorka por los suelos, los rojinegros se apresuraron para protestar al colegiado. Fue inútil. El 0-1 espoleó al Villarrobledo, que mantuvo una presión alta en campo rival y rozó el 0-2 en alguna que otra ocasión de Montero.

El 0-1 al descanso mantenía con vida al Azuqueca. Así lo leyeron los futbolistas azudenses en la reanudación, conscientes de que todavía tenían mucho que decir sobre el verde. De este modo, las tornas se invirtieron. Ahora era el Azuqueca quien acorralaba al Villarrobledo. Tanto Matas como Gorka tuvieron serias opciones de anotar, pero no lo aprovecharon. El acoso y derribo no tendría sus frutos hasta un cuarto de hora del final, cuando Gorka perforó la portería de Puncho con un fuerte disparo desde la frontal. Parecía que el cuadro local había logrado lo más difícil cuando el Villarrobledo se puso de nuevo por delante. En el 77′, Perona se benefició de su propio rechazo para recuperar la renta perdida dos minutos atrás.

Al Azuqueca le tocaba remar contracorriente otra vez. Pero lo hizo con mayor energía a partir del 80′, pues Moreno Osuna expulsaba a Cahto por doble amarilla. La superioridad numérica dio alas a los locales, que encontraron el premio del gol en un lanzamiento lejano de Javi Martín en el 87′. Y aún tuvo tiempo el Azuqueca de rozar el tanto de la victoria, pero al recién salido Cristian se le escapó el decisivo control dentro del área. Al final, los rojinegros sumaron un valioso punto que los deja cinco puntos por encima del descenso con solo nueve por disputarse.

Un providencial Ballesteros devuelve el pulso al Marchamalo

El Club Deportivo Marchamalo se ha metido de lleno en la pelea por la salvación. Tanto es así, que los gallardos se han situado fuera de los puestos de descenso con tan solo tres jornadas por disputarse. Solo el hipotético arrastre del Conquense hundiría a un equipo gallardo que recuperó el pulso de la categoría gracias a un decisivo gol de Ballesteros en el minuto 89. Y es que a los marchamaleros únicamente les valía la victoria en su visita al campo de Las Delicias en Mora. No sacar los tres puntos en la cancha del colista implicaba hundirse en lo más bajo de la clasificación.

Por ello, tanto Marchamalo como Mora salieron con todo a apurar sus opciones de permanencia. Empezaron los locales con más ímpetu, pero sin inquietar en exceso los dominios de Fran. Con el paso de minutos, el conjunto moracho comenzó a generar más peligro sobre el arco visitante. Borja Escoredo y la velocidad de Javi Vela en banda inquietaban notablemente a la zaga gallarda. Los visitantes, por su parte, apenas lograban trenzar sus características jugadas asociativas. La tensión palpable en ambos conjuntos se tradujo en un primer acto bronco, tedioso y falto de grandes oportunidades.

El patrón de juego se modificó ligeramente en el entretiempo. El Mora seguía proponiendo más, pero ahora lo hacía con más ahínco. Ángel Alcázar tuvo que sacar bajo palos una volea de Nelson Correa que se colaba en la portería gallarda. Acto seguido, los locales reclamaban un penalti por empujón sobre Cedric. Alfred Ramos mantenía el cerco a los marchamaleros con un disparo que se perdía por poco. La falta de pegada local revirtió las tornas en el tramo final y fue el Marchamalo el que dispuso de la ocasión más clara para lograr la victoria. Aitor Rubio, mano a mano con Toni, desperdició la oportunidad del último tren hacia la permanencia.

Sin embargo, cuando todo apuntaba al 0-0, Ballesteros cabeceó de forma poco ortodoxa un saque de esquina para dar los tres puntos al Marchamalo cuando ya asomaba el descuento. El trascendental triunfo deja al Marchamalo 17º con 36 puntos a falta de tres finales para la conclusión. La primera, este sábado de fiestas frente al campeón del grupo: el Socuéllamos.

Dani Molina y Emilio Mínguez, en la cima del mundo

El deporte de Guadalajara continúa cosechando éxitos de renombre. En el día de ayer, Dani Molina lograba un nuevo campeonato del mundo para su laureado palmarés. Esta vez, el paratriatleta alcarreño sumaba a su vitrina de trofeos la medalla de oro de duatlón en la categoría PTS3. Tal y como acostumbra a hacer, Dani dominó la prueba celebrada en Pontevedra con mano de hierro, parando el cronómetro en 1:07.21. La actuación del campeón mundialista fue tan impresionante que terminó aventajando en nueve minutos a sus más inmediatos perseguidores, los españoles Raúl Zambrana y Joaquín Carrasco.

La otra gran noticia del fin de semana nos la regaló Emilio Mínguez, que revalidó los títulos de campeón del mundo de kempo en las modalidades de Defensa Personal Masculina y Defensa Personal Mixta. Esta vez, la gesta del alcarreño adquirió una dimensión superior, pues lo logró en el Palacio Multiusos de su ciudad natal. Guadalajara asistió a la proeza de otro de sus hijos predilectos, aunque no lo tuvo nada fácil. No en vano, Emilio tuvo que competir en la modalidad mixta con importantes dolencias musculares. A pesar de ello, el campeón del mundo supo sobreponerse a sus dolencias y regalar a sus vecinos un nuevo éxito en su carrera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.