Sin pillarse los dedos

Por Borja Montero

En una sociedad tan automatizada y tecnificada como en la que vivimos (y hacia la que nos dirigimos), la atención sanitaria, sobre todo en el caso de la hospitalaria y las Urgencias, sigue siendo uno de los campos en los que se demuestra que el ser humano no es una máquina y, por tanto, esta sujeto a un cierto nivel de incertidumbre. A pesar de esta esencia propia del servicio en sí, que se explica en que no hay dos dolencias iguales como tampoco hay dos personas iguales, y precisamente motivado por lo delicado que es un viaje a Urgencias, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha aprobado un Decreto en el que se fijan algunos estándares de tiempo, atención e información para los usuarios del servicio.

El texto establece algunos derechos de los pacientes usuarios de los servicios de Urgencias pero sin ser específico en muchos casos, conocedores los redactores del Decreto de que la casuística y la logística de este servicio cambia, y no solamente de un día para otro, sino en cuestión de minutos según cada paciente que entra por la puerta. Así, se establece un tiempo máximo de diez minutos desde que el usuario es recibido e identificado por el personal de admisión y pasa por la primera revisión del personal sanitario, el conocido como triaje, en el que se comprueban sus constantes y se recoge información sobre el motivo de la visita, base sobre la que se determinará el nivel de urgencia y la prontitud de su atención. Si se prevé que este tiempo de atención va a superarse, el centro tendría que habilitar más puestos de triaje para volver a estos plazos máximos.

Esta espera de diez minutos no parece excesivamente larga para esta primera valoración. Sin embargo, el decreto es mucho menos específico a partir de ahí. De este modo, deja a criterio de los sanitarios cuales serían los plazos máximos para la atención de los distintos niveles de urgencia, unos tiempos que, según se deduce de la redacción del texto, serían cambiantes dependiendo de las circunstancias de cada momento, sobre todo en los casos de escasa gravedad. El establecimiento de estos tiempos, que no se especifica si serán comunicados al paciente o son solamente de control interno del personal sanitario, da al paciente el derecho a una nueva valoración de triaje para comprobar si ha habido cambios en sus constantes o en sus síntomas y, en su caso, reevaluar el nivel de urgencia.

Esta indeterminación en el tiempo de atención surge de la propia esencia del servicio de Urgencias. Y es que es imposible saber de antemano la carga de trabajo que se va a tener en un día o tramo horario determinados. La lógica dice que habrá algunas especialidades médicas, tales como traumatología, radiografía, cirugía o pediatría, que siempre han de estar listas para la acción en un centro de Urgencias, mientras que otras tienen menos probabilidades de ser requeridas de urgencia. Asimismo, y a pesar de la planificación más eficiente que se pretenda hacer, el número de usuarios y las necesidades de cada cual son imposibles de saber antes del servicio, lo que impide que un Decreto pueda dar cifras más exactas sobre el asunto.

El texto establece también algunos derechos del paciente en lo que se refiere a hospitalización en caso de urgencia, con un máximo de 12 horas de espera desde que se solicita el ingreso por parte del personal sanitario, acompañamiento de familiares e información de su situación, cuestiones todas más fáciles de delimitar que la atención en Urgencias en sí.

A pesar de estos territorios de indefinición que se han destacado, motivados en gran parte por la propia idiosincrasia del servicio, la aprobación de este Decreto es buena para el ciudadano, ya que tendrá un texto de referencia actualizado y de obligado cumplimiento por los centros sanitarios en el que quedan explicitados sus derechos y, por tanto, su posibilidad de reclamar el trato, las facilidades y las comodidades que pudieran corresponderle en un momento tan delicado y poco agradable cómo es una visita a Urgencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.