El principio de un final feliz

Por David Gómez

Resultado de imagen de Jorge Martin y Carlos Perez Salvachua

Los principales acreedores del concurso, Jorge Martín y Carlos Pérez Salvachúa, con Germán Retuerta en una rueda de prensa | Foto: Guadanews

El Club Deportivo Guadalajara afronta las horas más determinantes para certificar su supervivencia. Este lunes está previsto que se confirme la adhesión de los acreedores al convenio propuesto por la entidad morada. Se espera que, salvo sorpresa de última hora, prácticamente el 75% de los acreedores se unan al acuerdo establecido entre las dos partes. Esta adhesión supondrá el paso previo a la convocatoria de una Junta Extraordinaria de Accionistas por parte de la jueza del concurso. Allí se firmará de forma definitiva el convenio con los acreedores, garantizando así la viabilidad del Dépor. La última fase del concurso corresponderá exclusivamente a la jueza, que tendrá la potestad de declarar el concurso como fortuito o culpable.

La calificación del concurso constituye un trámite en el que la jueza declara si los anteriores gestores de una empresa (en este caso, Germán Retuerta) han tenido responsabilidad directa en las causas que han propiciado la insolvencia de la SAD. En el caso de que la jueza considere que la insolvencia del Deportivo se deba a una mala gestión previa, Retuerta podría verse inhabilitado como administrador societario en un plazo de dos a quince años, además de incurrir en algún tipo de responsabilidad penal.

Sea como fuere, la calificación del concurso no afectará al futuro del Club Deportivo Guadalajara, sino al de su ex presidente. Todas las noticias de esta última semana han apuntado hacia un futuro halagüeño del Dépor. En apenas dos semanas, aquello que parecía una liquidación segura se ha convertido en un acuerdo casi total con los acreedores. Resulta complejo establecer las razones para un giro tan radical de los acontecimientos, aunque algunas hipótesis apuntan a que podría tratarse de una estrategia de la propiedad y la Administración Concursal para presionar a los acreedores y conseguir un acuerdo más beneficioso con ellos.

En cualquier caso, la firma del convenio es inminente. Toda vez que los acreedores se adhieran a él, el Deportivo Guadalajara podrá empezar a trabajar en la próxima temporada. Está previsto que el nuevo entrenador, José Luis Acciari, llegue a la capital arriacense durante esta semana para planificar junto a David Freitas la confección de la próxima plantilla. No obstante, la presentación del técnico argentino se producirá a la vuelta de las vacaciones, pues se espera que Acciari abandone Guadalajara durante el fin de semana para dar inicio a su período vacacional.

Dentro de los planes del entrenador y el director deportivo se encuentra la renovación de seis a ocho futbolistas que formaron parte del primer equipo la pasada temporada. Entre ellos se encuentra la figura de Fernando Domenech, decisivo para que el Deportivo materializara su salvación en el tramo final de esta temporada. Las informaciones sobre su posible continuidad son bastante contradictorias. Por un lado, existe la intención del jugador de permanecer en La Alcarria una temporada más. Sin embargo, el delantero madrileño cuenta con múltiples ofertas. Algunas, incluso, de categorías superiores a la Tercera División. Por ello, no sería de extrañar que el punta hiciera las maletas y dejara el Pedro Escartín tras media temporada.

Con o sin Domenech, las previsiones deportivas del Guadalajara son notablemente superiores a las de la pasada campaña. No en vano, conviene recordar que la planificación deportiva de los alcarreños durante la pasada temporada se realizó a mediados de julio, justo cuando la llegada de Morris Pagniello evitó la liquidación in extremis. Esta vez, el Dépor contará con mucho más tiempo para renovar futbolistas, tantear nuevos jugadores y crear un plantel a la medida de Acciari. El entrenador argentino es un buen conocedor del fútbol modesto. Comenzó su corta carrera como técnico en 2015, dirigiendo al filial del Real Murcia. Tras un breve paso como interino en el primer equipo pimentonero, Acciari desembarcó en el Elche Ilicitano. Su labor en el filial blanquiverde le valió un puesto en el cuerpo técnico de Pacheta en el Elche, con el que ascendió a Segunda y han firmado una gran campaña en la categoría de plata.

Las referencias de Acciari como técnico son escasas, aunque la mayoría de las voces apuntan a que la idea de fútbol del que fuera centrocampista de Real Murcia, Córdoba, Elche y Girona pasa por el dominio de la posesión y del juego asociativo. Es probable que la influencia de Pacheta en el Martínez Valero haya potenciado ese estilo en Acciari, por lo que quizás ese sea el perfil de futbolista que el Dépor tratará de buscar en el mercado.

Mientras todas las noticias y rumores se suceden, la afición del Deportivo Guadalajara no deja de movilizarse. Una vez más, la hinchada alcarreña ha promovido una nueva iniciativa por las redes sociales. En este caso, numerosos seguidores y simpatizantes morados han difundido la propuesta de renombrar el Pedro Escartín con el nombre de Estadio Municipal Pablo Ramos. Con esta idea, la afición deportivista pretende homenajear la figura del que fuera delegado, secretario y presidente de Honor de la entidad durante más de cuatro décadas. Por el momento, la propuesta ha tenido una gran acogida. Se espera que el miércoles 19 a las 22:00 horas, los aficionados del Dépor se concentren en Twitter para propagar masivamente su demanda con el hashtag #EstadioPabloRamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.