Antes todo eso era agua

50217a8e67c80718c7471cb1b9d091b8_XL

Incendio de Córcoles, donde debería haber agua. // Foto: Guadaqué

Por Patricia Biosca

Mi tío Sebastián, que en paz descanse -y del que, como imaginan, puedo sacar una enciclopedia Espasa con sus anécdotas- estaba bastante preocupado por el futuro de La Chopera. Solía decir que habían construido sobre el caudal natural del río Henares y que llegaría una tromba de agua que anegaría desde el puente árabe hasta el campo de fútbol. “El agua reclamará lo que es suyo”, decía levantando el dedo con tono profético. Yo me lo imaginaba en plan riada como sale en la película “Lo imposible” -por darle épica-, con sus coches, sus casas y su mobiliario urbano flotando -no quiero el mal, solo es que tengo una imaginación desbordante-. Pero, como saben, nunca ha llegado a ocurrir. Al contrario, cada vez parece que hay menos líquido elemento que exija lo que un día fue suyo, contradiciendo los vaticinios del sabio Sebastián.

Algo parecido ha ocurrido en Entrepeñas y Buendía. Tristemente aparejados al calor de verano llegan los incendios, sobre todo en una provincia que no termina de aprender la lección. Este pasado fin de semana se declaraban dos fuegos en la zona de Entrepeñas y Buendía, que se veían agravados por la situación crítica de los embalses. Desde la Asociación de Municipios Ribereños se alertaba de que el incendio de Castejón podría haberse atajado antes si el nivel hubiese estado por encima del actual -los equipos repostaron en la zona de La Isabela, y no a los pies del incendio, ya que el paraje estaba enfangado- y que el de Córcoles directamente no hubiera ocurrido porque se encontraba en terreno inundable. Desde el colectivo informan de que ambos embalses “son de gestión hiperanual, es decir, están diseñados para soportar incluso un lustro de sequía y no para ser vaciados y llenados anualmente, como en otros casos”. Además apuntan que “Entrepeñas debería estar siempre por encima del sesenta por ciento para rellenar Buendía, que siempre debería contar al menos con un cuarenta por ciento”. 

Pero todos sabemos que con la sequía y la sangría de la huerta, estas cifras son imposibles. El último trasvase se aprobó a principios del pasado mes, y aunque los embalses son una creación del hombre, que no de la naturaleza -tío, no se cabree por la comparación traída con pinzas-, estaría interesante que las obras públicas que valieron pastizales lleven a cabo su cometido. Y desde los municipios ribereños, alertan: “En un verano tan seco como el que se nos avecina, la terrible amenaza de incendios que se presupone tendría un fenomenal enemigo si el agua estuviese donde debería estar”. Estamos a 2 de julio. En la primera ola de calor. El verano entró oficialmente el pasado 21 de junio y acabará de igual forma el 23 de septiembre. Y todos sabemos que es muy probable que se alargue hasta bien pasado el otoño. Echen cuentas y multipliquen por probabilidades.

Algo parecido piensa Francisco Pérez Torrecilla, presidente de los ribereños: “Afrontamos un verano de especial riesgo por la sequía. Estos han sido los primeros incendios pero mucho me temo que no serán los últimos; rogamos al ministerio que lo tenga en cuenta a la hora de valorar futuros trasvases porque, mientras en la Región de Murcia dejan pudrirse toneladas de lechugas por su baja rentabilidad, nosotros nos estamos jugando la vida y la conservación de nuestro patrimonio natural”. No sé qué diría mi tío Sebas al respecto, pero creo que volvería a criticar la avaricia del hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .