The New Valdeluz Times

Por David Sierra

Valdeluz se ha convertido en una ciudad peculiar. Tanto que ha pasado de ser sinónima de la ostentación madrileña y del lujo programado sobre plano al calamino fantasmagórico de la depresión del ladrillo para resurgir de nuevo, tal ave fénix, de las cenizas como un modelo de repoblación acogiendo a buena parte de los descontentos que en busca de nuevos discursos han aupado a Vox en las últimas elecciones generales, siendo el más votado en el municipio y encabezando el mayor reducto de la extrema derecha en la provincia.

valdeluz

Foto extraída de la información del periódico The New York Times sobre Valdeluz. / Autor: Alexander Ingram

El rotativo estadounidense The New York Times se ha hecho eco ahora de todo ese camino a través de un artículo publicado bajo el título ‘Valdeluz, un pueblo fantasma español que se recupera de la crisis económica’ tomando como referencia los testimonios de los vecinos del propio municipio y a través de su experiencia vital. El prestigioso diario aborda la recuperación llevada a cabo en los últimos años destacando cómo la desgracia sufrida durante la etapa de la crisis económica ha supuesto una oportunidad para el desarrollo de la zona de una manera muy diferente a la proyectada en sus inicios.

Es cierto que la macrourbanización situada a varios kilómetros del pueblo y que únicamente se completó en una cuarta parte de lo planeado en sus orígenes ha conseguido resistir en una larga travesía por el desierto durante la crisis económica que ha supuesto que las numerosas viviendas que los bancos adquirieron por los impagos tras el estallido de la burbuja inmobiliaria hayan sido puestas nuevamente en venta a unos precios realmente atractivos si se tiene en cuenta que muchas de ellas eran nuevas y con dotaciones de lujo.

Este es uno de los muchos artículos que de un tiempo a esta parte han puesto de relieve el ‘milagro’ de Valdeluz, centrando sus esfuerzos en la evolución que ha tomado el municipio para su superviviencia y posterior desarrollo y, sin embargo, pasando de puntillas por el entramado mafioso que ha supuesto su gestación partiendo de la sospechosa ubicación de una estación de AVE en un lugar donde ni las cabras iban a pastar y por el que aún no se han dirimido responsabilidades penales a pesar de los nombres que han salido a la palestra. Cada ladrillo, cada calle y cada infraestructura creadas en esta urbe esconden un entramado de enriquecimiento ilícito con la utilización de las administraciones mediante.

El pueblo y la ciudad superviviente que se gestó de la nada calla. Unos por temor. Otros guardan sus cartas esperando una mejor jugada. Los nuevos vecinos, los que apostaron un día por una ciudad deshabitada y han aprovechado esa ventaja hacen oídos sordos y claman los servicios esenciales que otros dejaron a medias cuando vieron que tanto lujo ya no rentaba.

Lo que hoy es Valdeluz, lo que refleja The New York Times es el fruto del esfuerzo de sus últimos gestores municipales. Personas comprometidas con su ciudad y con el pueblo que pudiendo arrojar la toalla, surgieron de la nada para enderezar el rumbo y cambiar la imagen de ese lugar, tantas veces deteriorada. En esa lucha ganaron la escuela, el transporte público, nuevos servicios y la atracción de nuevos vecinos hasta convertir el barrio en nuevamente habitable. Los rescoldos de una época lastrada por la desesperación aún cuecen cuando el sufragio viaja a los extremos de una derecha cavernaria, y en el empeño de sus responsables municipales y del resto de administraciones está el sofocarlos. Trabajo aún les queda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.