Ladrones y mazmorras

6A7C9496-3781-4D1A-8C2E-282BDF35A78E.jpeg

Es bien sabido que todos los Ladrones son albanokosovares del Este de Europa o similar… en nuestra imaginación.

Por Gloria Magro.

La semana pasada robaron en un piso de la calle Sacedón de Guadalajara. La noticia se extendió rápidamente entre los vecinos de los dos edificios, que se conocen entre sí con nombres y apellidos después de cuatro décadas de convivencia en torno al supermercado del barrio; compartir la cola del pan une mucho.  Tan solo un par de días después ya estaban rondando de piso en piso los comerciales de una conocida central de alarmas dispuestos a hacer su agosto con el miedo ajeno. Seguro que hicieron negocio y tuvieron una tarde de lo más productiva, la misma que habían tenido los ladrones unos días antes.

Hace casi veinte años nos robaron en casa. Una fría noche de diciembre alguien saltó la valla trasera de nuestro adosado, entonces aún sin seto y sin mayor esfuerzo forzó la entrada al salón. Se llevaron lo poco que teníamos, nos acababámos de instalar. Fue un buen susto, vino la policía y el seguro se hizo cargo  de todo, pagando con creces lo sustraído. Aún así, lo primero que hicimos al día siguiente fue llamar a una empresa de seguridad y poner una alarma. Y desde entonces tenemos cámaras de vigilancia y unos carteles bien visibles en la fachada que avisan que estamos conectados a una central. Por todo el servicio pagamos religiosamente más de cuarenta y cinco euros al mes, así que sentirse seguro y a salvo en casa cuesta más de quinientos euros al año. Y eso en Guadalajara capital, porque al parecer esto se factura según código postal.

La verdad es que ponemos la alarma en contadas ocasiones. Primero, porque se nos olvida, después porque no nos hemos vuelto a sentir vulnerables desde entonces y además porque se supone que el efecto de las alarmas es “disuasorio”. Es bien sabido que los cacos van a lo fácil y huyen de casas con rejas o alarmas visibles. Si tienes la suerte de que tu vecino no disponga de ninguna de las dos y tú si, entonces es fácil pensar que los ladrones preferirán “visitarle” a él. A no ser, claro, que vivas en un vecindario de postín donde  la posibilidad de un suculento botín atraiga como un imán a esa banda de albanokosovares que todos tenemos en mente cuando pensamos en asaltantes de viviendas.

En el primer trimestre de 2019 se cometieron en Castilla -La Mancha 1.714 robos en domicilios,  un -19,04% en lo que va de año con respecto al mismo periodo del año anterior (*), según datos del Ministerio del Interior. La cifra es irrisoria: extrapolando datos, no toca ni a un robo al año por núcleo habitado en cada una de las cinco provincias de la región.  Hay por tanto muchas más posibilidades de sufrir un atropello en Guadalajara a que alguien entre en tu vivienda. Y aún así, todos creemos que es hay un riesgo real de sufrir un robo y nos aterra la posibilidad de que ocurra con nosotros dentro y que tengamos que enfrentarnos a los ladrones. No hay foro online más discurrido que aquel donde se plantee qué hacer en caso de encontrar a alguien en casa y si la ley nos defiende a nosotros o al ladrón, una creencia también muy extendida, en línea con las bandas del Este que se supone están siempre ahí fuera al acecho, vigilando nuestras puertas pese a que la mayoría de nosotros solo conocemos a personas de esa procedencia que trabajan honradamente en la construcción, la logística o la hostelería y son nuestros vecinos y los padres de los compañeros de clase de nuestros hijos.

Lo cierto es que cada cierto tiempo la policía nacional detiene a bandas organizadas dedicadas a reventar domicilios. El Corredor del Henares y las zonas rurales suelen sufrir especialmente este tipo de delitos. Las televisiones planas, los aparatos de última tecnología, el dinero y las joyas no ocupan lugar y son fáciles de colocar en el mercado, sobre todo fuera de nuestras fronteras, según cuentan los medios, que suelen mostrar imágenes de los enseres incautados y dan cuenta de cual iba a ser su destino final.

En mayo se detuvo a una banda colombiana de ladrones itinerantes,  autores de robos oportunistas por todo el territorio nacional; en junio a un vecino de Marchamalo con un amplio historial como ladrón de televisores y joyas pese a tener tan solo 21 años… y si retrocedemos al otoño, la alarma en varios pueblos de la provincia llevó a reforzar la presencia de la Guardia Civil en algunos puntos de Guadalajara. De hecho, a finales de septiembre se detuvo a tres individuos acusados de 32 robos en Cogolludo, Fuencemillán, Fontanar, Fuentelahiguera, Yunquera de Henares, Viñuelas, Yelamos de Arriba, Yélamos de Abajo, Irueste, Mondéjar y Valfermoso de Tajuña: el hombre del saco en versión itinerante.

Las estadísticas del Ministerio del Interior señalan que  comparando de junio a septiembre del año pasado con las mismas fechas de 2017, hubo una reducción en robos en domicilios de un 40%. Se trata de un porcentaje muy significativo, aunque hay que precisar que la variación es muy grande porque las cifras que se manejan en una provincia como la nuestra son realmente muy pequeñas. Y como muestra, un ejemplo: en el último trimestre de 2018 se denunciaron en Guadalajara 37 robos en domicilios.

Desde hace unos días, cada vez que abro la web de El Mundo me aparece un anuncio de Securitas Direct con información alarmante sobre las posibilidades que hay de que vuelvan a robar en casa. El tostonazo se repite cada vez que entro en esa web así que ante la imposibilidad de librarme de ellos he optado por leer online El País, que de momento me deja en paz con anuncios no deseados. Pero ya es tarde, hace un par de días tuve la nefasta idea de aceptar la propuesta de su web para ver que ofrecían de cara a la campaña de verano, ideal para documentar este artículo. En que estaría yo pensando, cómo se me pudo ocurrir: el anuncio era un mero gancho para conseguir el contacto de incautos como yo. Desde entonces me llaman a todas horas para ofrecer sus servicios. Así que la siesta ya no la interrumpen solo los de Vodafone, ahora también Securitas Direct me bombardea a llamadas intempestivas.

Como cada verano, la Policía Nacional de Guadalajara y la Policía Local colaboran para mejorar la seguridad en la ciudad. Este año se centran en los turistas pero también ofrecen consejos de seguridad pasiva, medidas preventivas para que a la vuelta de las vacaciones no nos encontremos con una sorpresa desagradable en casa. Entre los consejos que conviene poner en práctica están el que la vivienda no parezca desocupada, no dejar objetos de valor dentro y tener un inventario de lo que se posee, números de serie de los objetos que lo tengan incluidos y no facilitar la entrada a los portales a desconocidos, aceptando solo los servicios a domicilio solicitados previa identificación de los técnicos. Son consejos sencillos, mil veces repetidos, pero que funcionan si se ponen en práctica. También recuerdan desde la Comisaría Provincial de Guadalajara que no hay que divulgar desde nuestras redes sociales que estamos fuera -cosa harto difícil en estos tiempos de postureo-, no dejar en el contestador el mensaje de que nos hemos ido y no abrir la puerta de casa a desconocidos. Y por supuesto avisar a la policía ante cualquier incidencia, sospecha, o marca en la fachada o cerradura. Y lo  más importante: si vemos la puerta de nuestro domicilio u otro acceso abierto NO ENTRAR Y LLAMAR A LA POLICÍA.

Haciendo cuentas, en nuestro caso el robo fue lo de menos. Lo peor es que desde entonces somos rehenes de la central de alarmas. Habremos pagado en seguridad más de diez mil euros en veinte años, y eso en una ciudad donde no hay peligro real de robo u okupación, que es otro de los grandes miedos de los que se aprovechan estas empresas. ¿Merece la pena? Yo creo que no. Hace varios años decidimos cambiar de compañía de seguridad así que vino un técnico a sustituir nuestra instalación anterior por la nueva. Localizó el punto de suministro, sacó unos alicates y directamente cortó los cables. Y eso fue todo. Ni vino la policía, ni sonó la alarma ni nada de nada. Yo no daba crédito así que le pregunté al hombre si los ladrones podrían hacer lo mismo. Me contestó que claro que sí, así que pensé que durante los años previos habíamos estado pagando por nada, por tener unas chapitas pegadas a la fachada. Y con eso seguimos, con las chapitas pero de otra empresa. Cada cierto tiempo nos llaman para ”actualizar” sus servicios, que suele ser ofrecer mas supuesta seguridad con un incremento de la cuota mensual. El año pasado era algo así como que si entraban ladrones te llenaban la casa de humo para que no vieran y entonces así no te robaban “porque no se roba lo que no se puede ver”, según rezaba su publicidad. Creo que le dije cuatro cosas bien dichas al comercial que me hizo la propuesta. Y no debí de ser la única porque este año lo que ofertan es un nuevo dispositivo exterior que “detecta” la intención del robo… sin comentarios.

Los que visitamos frecuentemente aeropuertos y padecemos los controles exhaustivos de seguridad, nos acordamos mucho de aquel loco de Osama Bin Lauden como causante de tanta molestia innecesaria. En mi caso, cada vez que viene la factura de la alarma, me acuerdo del ladrón que aquella noche de diciembre eligió nuestra casa y no la de los vecinos. Qué caro nos ha salido lo poco que se llevó. Los seguros pagan lo robado pero después, a poco aprensivos que seamos, quedamos prisioneros del miedo y las alarmas. Esa es nuestra mazmorra, pese a que debe de haber las mismas posibilidades de que te vuelvan a robar a que te toque el Gordo en Navidad. ¡Felices y precavidas vacaciones!

 

(*)https://www.epdata.es/datos/crimen-asesinatos-robos-secuestros-otros-delitos-registrados-cada-comunidad-autonoma/5/castilla-mancha/296

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.