Ribereños, con voz pero sin voto

Trasvase Sacedón

El secretario de Estado de Medio Ambiente visitó Entrepeñas este mes de agosto. // Foto: clm24.es

Por Álvaro Nuño.

El próximo 10 de septiembre, por primera vez, un representante de los municipios ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía, se sentará en la mesa donde se decide cuánta agua debe circular por la tubería del trasvase del Tajo al Segura. Será el alcalde de Sacedón y ahora también diputado regional por el PSOE, Francisco Pérez Torrecilla, quien formará parte, con voz pero sin voto en la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura, un hecho para algunos histórico y para otros meramente simbólico puesto que el edil sacedonense podrá exponer las reivindicaciones de sus vecinos al resto de los miembros que forman parte de esta Comisión, pero no podrá decidir si el grifo sigue abierto y si se siguen llevando agua de los embalses alcarreños a las huertas murcianas, como ha ocurrido hasta ahora.

Responsable de “la decisión sobre los volúmenes y caudales de transvase”, la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura está integrada por nueve personas,  presidida por el director general de Obras Hidráulicas y por los subdirectores generales de Explotación, el comisario central de Aguas y el de Programación, todos ellos como vicepresidentes, además de los directores de las confederaciones hidrográficas del Tajo y de Segura, el director del Centro de Estudios Hidrográficos y el director de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, -encargada del abastecimiento de agua para para ochenta municipios de las provincias de Murcia, Alicante y Albacete que reúnen una población de 2,4 millones de personas y que supera los tres en el periodo veraniego-,  como vocales. El papel de secretario de esta Comisión recae en un funcionario de la Dirección General de Obras Hidráulicas designado por su titular que, además, puede convocar a las reuniones con carácter de asesores, a las personas que estime convenientes, como parece el caso del representante de los municipios ribereños.

Torrecilla sin duda explicará el calamitoso estado de los pantanos de cabecera, con un 22 por ciento de su capacidad según los últimos datos oficiales facilitados por la CHT, una bajada continua provocada por los trasvases mensuales que aprueba esta misma Comisión, además de por las circunstancias meteorológicas propias del verano, como es el calor y la correspondiente evaporación del preciado elemento. Y todo ello a espera de que el Ministerio de Transición Ecológica siga aprobando derivaciones mensuales de agua de 20 hectómetros cúbicos, la cantidad máxima permitida en la actual situación hidrológica excepcional de nivel 3.

En cualquier caso, esta presencia es uno de los pocos compromisos que el presidente castellano-manchego, Emiliano García Page, pudo arrancar a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en su encuentro veraniego, y en el que ambos dejaron claras y parece que inamovibles sus posturas: la región pidiendo el fin del trasvase y el Estado diciendo que eso no puede ser al menos a medio plazo. Días después se paseó por la desértica orilla de Entrepeñas el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, junto al vicepresidente de Castilla-La Mancha, el conquense José Luis Martínez Guijarro, y ambos coincidieron en calificar de “justicia histórica” la presencia de los ribereños en la Comisión de Explotación del Trasvase como representantes de la cuenca cedente y en las mismas condiciones que la Mancomunidad del Taibilla está como receptora, aunque para que haya justicia verdadera, se tendrá que conseguir que Torrecilla pueda votar contra el trasvase además de protestar encima de la mesa, como hará la semana que viene.

Y si la posición del Estado respecto al papel que desempeñarán los municipios ribereños en la explotación del trasvase parece todavía poco clara, lo que sí es diáfano es la sorprendente postura del Partido Popular en contra de esta presencia. De hecho, días después de conocerse esta decisión, el Grupo Parlamentario del PP presentaba en el Congreso de los Diputados una Proposición No de Ley pidiendo que los alcaldes ribereños no entren a formar parte de la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura. Esta petición, que ha sido firmada por su portavoz, Cayetana Álvarez de Toledo,  y por el secretario general del partido, Teodoro García Egea, actual diputado por Murcia, entre otros representantes del Levante, no ha sido sin embargo contestada ni rechazada por los parlamentarios populares de Castilla-La Mancha, que deberían apoyar sin ambages nuestra presencia en este órgano de decisión. “Pacto Nacional sobre el Agua” es la ambigua respuesta que sigue dando, por ejemplo, la diputada por Guadalajara, Silvia Valmaña, una y otra vez cuando se la pregunta si apoya el trasvase o lo rechaza. En el espinoso tema del agua, todos deberíamos estar a una defendiendo los intereses de la tierra, por encima de los del propio partido si este, como es el caso, se posiciona en contra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .