Festejos peligrosos y subvencionados

69628611_10215497103526215_7298859601686953984_o

Los festejos taurinos populares se nutren de subvenciones públicas. Foto: Pako Megabass.

 

Por Gloria Magro. 

Los toros son Bien de Interés Cultural en Castilla-La Mancha desde 2011 y en Guadalajara, el alcalde, Alberto Rojo, acaba de anunciar su intención de solicitar que los encierros de la capital sean Fiesta de Interés Turístico Regional. Ya hay precedentes, otras veinte localidades de la provincia lo han obtenido con anterioridad. Y mientras, los encierros siguen cobrándose víctimas: la última, un hombre de 84 años corneado en Horche durante un encierro en las fiestas de la localidad.

Y hasta llegar aquí, el verano ha dejado en Guadalajara un rosario de heridos por asta de toro; sucesos habituales y enteramente normalizados. La tortura animal entendida como diversión, una diversión que además causa muertos y heridos y se subvenciona con dinero de los ayuntamientos. En España han sido nueve los fallecidos sólo en lo que va de año y en Guadalajara, aunque aún no hay cifras oficiales -la temporada de festejos taurinos en la provincia se prolonga hasta bien entrado el mes de octubre- este pasado verano ha sido especialmente pródigo en incidentes relacionados con reses bravas.

Dando un repaso rápido, ha habido heridos en Cañizar (cinco heridos en el encierro por las calles, cuatro de ellos menores), en Brihuega (dos heridos en el encierro por el campo) y en Pastrana (dos personas corneadas y cuatro heridos por embestida) sin que estos sucesos tengan mayores consecuencias. En el caso más grave, el del fallecido en Horche, la única polémica suscitada a posteriori, giraba estos días de atrás en torno a la edad del hombre corneado. El suceso en sí y su origen, el hecho de que animales de la envergadura y cornamenta de un toro sean soltados conscientemente en las inmediaciones de cualquier localidad o dentro de la misma, por sus calles y a la voz de ¡sálvese quien pueda! entra al parecer dentro de la normalidad más absoluta cuando se trata, primero, de un auténtico disparate para la seguridad pública y segundo, de un caso aberrante de maltrato animal. El tercer vértice de este triángulo es económico: los festejos populares se subvencionan con dinero público. Planteémoslo de otro modo: partidas de dinero que los ayuntamientos podrían utilizar para otros fines acaban financiando diversiones cruentas que además acaban con heridos y en el peor de los casos, con muertos.

Y no es una alarma vana, multitud de pueblos de la provincia tienen en su historial de ferias y fiestas algún fallecido por asta de toro, basta con echar una hojeada a la hemeroteca para comprobarlo, sin que esto sea motivo para plantear abiertamente abolir estas prácticas. Al parecer prevalece la diversión de unos pocos sobre la seguridad del resto. Y del toro ni hablamos: aún persiste la creencia de que nace para ser masacrado sin mayores miramientos.

Se da la paradoja de que las corridas de toros en sus distintas modalidades, los festejos de la llamada Fiesta Nacional, están en declive en España, según los datos del Ministerio de Cultura y Deporte. Las plazas no se llenan, cada vez más cosos presentan problemas económicos y existe un debate abierto sobre su viabilidad económica sin subvenciones. Y sin embargo, mientras, “los festejos populares en las calles que involucran animales no sólo siguen recibiendo apoyo sino que van en aumento.Y esto parece ser cierto, no hay más que darse una vuelta por los pueblos del país y ver su programa de festejos para comprobarlo. Lamentablemente no son buenas noticias para los astados o cualquier animal que sea utilizado para estos incívicos espectáculos”, explican desde la plataforma antitaurina ¡Todos contra el macabro torneo del Toro de la Vega!  Lo cierto es que la provincia de Guadalajara es buen ejemplo de esta doble circunstancia.

Los encierros por el campo y la suelta de reses bravas por las calles continúan siendo la práctica habitual en torno a la cual giran las fiestas patronales o las ferias chicas, multiplicándose por tanto los incidentes -cogidas- de un lado, y los casos de maltrato animal, por otro. Y pese a toda esta supuesta afición taurina, está por ver la entrada que tendrá estos días de Ferias el Coso de Las Cruces de la capital, donde los aficionados podrán ver una lidia seria, en este caso pagando directamente una entrada.

Pocos son los aficionados de verdad que gustan de los festejos de tercera que se ven en muchos pueblos: animales sin casta para toreros a los que aún les viene grande tal nombre y plazas, cuando las hay, sin categoría ni ley. Los amantes de la Fiesta Nacional no disfrutan con el maltrato gratuito, ni de los encierros por el campo o por las calles. Tampoco los hierros de verdad, los que crían animales con unos mínimos criterios, ligan su nombre a este tipo de espectáculos. Y pese a todo, son pocas aún las voces en contra que se alzan públicamente desde dentro de ese mundillo. También son pocos los alcaldes que se atreven a día de hoy a plantear públicamente unas fiestas populares sin encierros, toda vez que existe un sector económico en Guadalajara muy potente, un lobby del toro.

El pasado día 7 de septiembre tuvo lugar la segunda manifestación antitaurina en Guadalajara, convocada por la Plataforma Guadalajara Antitaurina. No ha sido la única, varias localidades han acogido también manifestaciones animalistas a lo largo del último año convocadas por esta Plataforma, algo que se presumía impensable hace no tanto tiempo. A la vez, se han venido celebrando distintas actividades animalistas y divulgativas que han tenido muy buena acogida, como la proyección del documental Tauromaquia, de Jaime Alekos, donde solo intervienen toreros y expertos.

El coordinador de  Guadalajara AntitaurinaAlbino Hernández insiste en que la clave para acabar con los encierros primero y con las corridas de toros después, es económica. “Volvemos a reclamar el cese de las subvenciones a los festejos taurinos. 275.000 euros es la cuantía que destina nuestro Consistorio en financiar la fiesta sádica -afirma-. Es un dinero que nos pertenece (a los ciudadanos).  Exigimos que deje de financiarse la muerte agónica de animales por mera diversión. Es ridículo que bien iniciado el siglo XXI sigamos luchando por algo tan obvio”.

En la misma línea se manifiesta el concejal de Unidas Podemos Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Guadalajara, José Morales.  “(Los festejos taurinos) Son un tipo de «celebración» que ni siquiera tienen que ver demasiado con la tauromaquia y la lidia, en los que ayuntamientos pequeños despilfarran enormes cantidades de dinero público para acabar poniendo en riesgo a sus vecinos”, explica. Y va más lejos: “Resulta llamativo que  Ecologistas en Acción haya reclamado como campaña de verano el cumplimiento del reglamento de los llamados festejos taurinos. Probablemente sólo con que se cumpliera ese reglamento muchas barbaridades de las que vemos cada verano desaparecerían”. 

Y si las cifras que se mueven en el sector provenientes de fondos municipales fueran públicas también es posible que desaparecieran los festejos populares de muchos pueblos. “El problema principal es que todos estos festejos se pagan con nuestros impuestos. Nuestra asociación exige que cada ayuntamiento publique el presupuesto que destina a celebrarlos”, afirma Albino Hernández.

Y un vaticinio a futuro por parte de la Plataforma Guadalajara Antitaurina: para abolir la Tauromaquia solo hay que buscar que no exista ningún tipo de ayuda administrativa o subvención pública porque prohibirla no la podemos prohibir Ahora bien, si se retiran todas las subvenciones que hay, desde cada administración, desaparecerían muchos festejos. Y cuando solo quedasen aquellos festejos autofinanciados, ahí si que podría plantearse una ley que los prohibiese. Pero nosotros defendemos que en primer lugar hay que retirar las subvenciones, ese es nuestro camino a seguir”.

#TauromaquiaAbolición

#GuadalajaraAntitaurina

 

 

 

.

 

3 pensamientos en “Festejos peligrosos y subvencionados

  1. Si se retirasen todas las ayudas y subvenciones públicas desparecerían la Plataforma Antitaurina,todas las ONG’s,todos los partidos políticos,el 99% de los medios de comunicación y hasta Gloria Magro escribiendo esto.

    • Pues espero que no lleves razón, José María Iglesias. De momento escribo por amor al arte así que pocos cambios en ese sentido puede haber. Tampoco me consta que Antitaurinos quieran recibir subvenciones, más bien son asociación para que les dejen manifestarse, que no es poco. Un saludo!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.