Otoño caliente

 

Foto.// guadalajaradiario.es

Por Sonsoles Fernández Day

El lunes empezó oficialmente el otoño y, aunque no se ha notado mucho, ya hace días que dormimos con la ventana cerrada y hemos sacado el edredón. Este es un tema muy recurrente en estas fechas, el frío que pasa cada uno es directamente proporcional a los cambios que experimenta su dormitorio, y lo vamos contando a familiares y vecinos. Nos encanta hablar del tiempo, aunque en el centro de la península, cada vez es más corto el otoño y más sutil la primavera. Pasamos del tirante al abrigo y de la chancla a la bota y vuelta a empezar sin entretiempo ninguno. Según los pronósticos, el otoño del 2019 será más caluroso de lo habitual, un veranillo o veroño que acabará de golpe con una brusca bajada de la temperatura y de cabeza al invierno.

El otoño también comenzó calentito en Europa. La quiebra del tour operador Thomas Cook dejó a 600.000 clientes colgados por todo el mundo. “150.000 británicos serán repatriados en la mayor operación desde el final de la Segunda Guerra mundial”. Eso decían las crónicas para darle más dramatismo al tema. A fin de cuentas, son turistas que estaban de vacaciones y volverán a sus casas con otras compañías aéreas. Más dramático es el futuro incierto de 22.000 empleados que se han quedado sin trabajo de un día para otro. Y para España, principal destino de los clientes de esta empresa, supone un golpe muy importante en el sector turístico.

Aquí más que calor, está la cosa que arde desde el martes después de la disolución de las Cortes Generales, cuando se hizo oficial la nueva convocatoria de elecciones generales para el 10 de noviembre. Serán las cuartas elecciones en cuatro años. Paso palabra, que esto quema y yo había venido a hablar de Guadalajara.

Se abre hoy al tráfico el tan necesario segundo acceso al Hospital Universitario que debería suponer una ayuda para la descongestión del cruce de Cuatro Caminos. Después de mencionar una quiebra millonaria y un país desgobernado, este asunto parece de muy poca importancia, pero no lo es para los que vivimos aquí y lo sufrimos a diario. Cuatro Caminos reúne el tráfico de entrada y salida de Guadalajara, la A2, autovía Madrid-Barcelona, y la N320, y está rodeado por tres colegios, el Hospital General Universitario de la ciudad y la provincia, unos edificios de oficinas y un Centro Comercial. Si os ha mareado leerlo, esa es la sensación que produce llegar a este cruce. A las 8.00 de la mañana se juntan los coches de los padres que llevan a los niños a los colegios, las personas que van a su lugar de trabajo, los empleados del hospital que salen del turno de noche y los pacientes que acuden a tratamiento o consulta y a las 14.30 más de lo mismo, pero en dirección contraria.  Cuatro Caminos se colapsa. Los fines de semana se atasca por los que acceden al Centro Comercial y los domingos por la tarde por el tráfico de vuelta a casa. Después del último atropello mortal en 2017, agentes de movilidad y Policía controlan los pasos de cebra en las horas punta. El elevado número de vehículos sumado a la impaciencia de algunos conductores, sin olvidar, a veces, la imprudencia de los peatones, lo convierte en un cruce peligroso. Hace años que se habla de un paso elevado, pero no se construye. Ponen luces rojas en el suelo, badenes, señales más grandes y luminosas, más y más parches que no terminan de solucionar el problema. Cuatro Caminos es un corazón viejo, apañado con sucesivos bypass, stents y marcapasos, que sigue funcionando a un ritmo lento y cansado. Guadalajara debería tener algún día un corazón nuevo, ágil y seguro para todos.

Vamos a esperar a ver qué pasa con el nuevo acceso. Ojalá mejore el tráfico, porque el Hospital también tiene lo suyo. Anuncian desde el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha que los trabajos de las obras de ampliación están avanzando “a buen ritmo”. Que cada uno lo entienda como quiera, porque yo hace años que no veo evolución. También dicen que se han realizado trabajos de mejora en las viejas instalaciones durante el verano, “aprovechando el período estival”. Yo esto no lo entiendo muy bien, debe ser que los enfermos se van de vacaciones o que se las dan para poder ir pintando planta a planta. En fin, hacen tanta falta estas mejoras que me lo voy a creer solo por quedarme tranquila.

Creo recordar que había prometido hablar del otoño, pero de forma relajada. Me he dejado llevar por el calor y me enciendo yo sola.  Y aunque después me reprochen que salto de un tema a otro, voy a hacerlo otra vez para escribir de carreras, que me gustan más, y así me relajo. Ya están abiertas las inscripciones para la XX Media Maraton de Guadalajara. Tenéis por delante el otoño para prepararla. Ya le dedicaré más tiempo porque me encanta nuestra media maratón. Este fin de semana hay varias ofertas  para todos los gustos, la Carrera Popular Lago de Pareja y un Duatlon solidario en Cabanillas del Campo, ambas del Circuito de Carreras de la Diputación. Si no queréis correr, el sábado hay una Marcha contra el Cáncer de Mama , organizado por la AECC. Y para los que simplemente queréis dar una vuelta, aprovechad el buen tiempo para visitar nuestra provincia, os coméis unas migas y una ración de cabrito asado y disfrutáis del colorido que ofrece la naturaleza, antes de que el día sea demasiado corto y salgamos en los informativos dando las mínimas de temperatura. Pero eso ya será en invierno y tendremos gobierno, espero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .