¿Nos vamos de compras?

Escaparate de Harrods, Londres 1928.// Imagen: revistavanityfair.es

Por Sonsoles Fernández Day

El primer gran almacén de la historia se inauguró en París a mediados del siglo XIX, se llamaba La Maison du Bon Marché, un nuevo y revolucionario modelo de negocio donde se podía entrar libremente, los productos estaban al alcance del cliente, tenían el precio a la vista y se podían cambiar o devolver después de haberlos comprado. Además, era un lugar de encuentro, donde se acudía para ver y ser visto. Los grandes almacenes se extendieron rápidamente, demandados por una burguesía creciente, se construían en el centro de las ciudades con una estructura similar: un gran patio central con galerías y enormes escaparates en la planta baja. El objetivo era que el conjunto resultara un placer para los sentidos. Mr. Selfridge, que creó los primeros grandes almacenes en Londres, fue el primero en colocar los perfumes y los productos de belleza en la planta baja. En 1898 en Harrods se instaló la primera escalera mecánica, que más bien era una cinta transportadora. A los clientes que se atrevieron a utilizarla en el día del estreno se les esperaba con una copa de brandy para superar la atrevida experiencia y, en caso necesario, unas sales aromáticas para recuperarse de la impresión.

En España el primer gran almacén se inauguró en Barcelona en 1878 y se llamaba El Siglo. En Madrid no sería hasta 1924 cuando se abrieron los Almacenes Madrid-París en la Gran Vía, que no tuvieron tanta suerte y cerraron en 1934. Hoy en día ese edificio lo ocupa Primark. Y en 1945 se fundaría la cadena de grandes almacenes más importante de España, El Corte Inglés, que compitió durante muchos años con Galerías Preciados hasta comprarlo en 1995.

Pero esto ocurría solamente en las grandes ciudades. En Guadalajara, que en 1900 apenas alcanzaba los 11.000 habitantes, seguía habiendo solamente pequeñas tiendas, modistas y sastrerías. Imagino que habría algunas familias que pudieran acceder a los catálogos de París y comprar por encargo los últimos modelos, o viajar a Madrid para ir de compras, pero en la mayoría de los casos, las mujeres copiaban los patrones y confeccionaban su propia ropa en casa. No sería hasta los años 60 cuando en Guadalajara se produciría lentamente el desarrollo industrial y económico.

Lo más parecido a unos grandes almacenes que tuvimos en el centro de la ciudad fue Galeprix, inaugurado en 1974 por Kiko Ledgard, que firmó Rupertas como recuerdo de tan importante evento. Y aunque cerró en 1983 tras la quiebra de Rumasa y pasó a ser Simago, media Guadalajara siguió diciendo Galeprix, y hasta la Plaza de Santo Domingo sería la Plaza de Galeprix para muchos durante años, aun cuando la tienda volvió a cambiar de dueño y de nombre para llamarse Champion.

A partir de los noventa hubo unos años en los que el centro de la ciudad estaba lleno de tiendas. Pasear por la calle Virgen del Amparo y alrededores y bajar la calle Mayor y recorrer las calles laterales era agradable y entretenido. Y aunque siempre nos gustó ir de compras a Madrid, primero dábamos una vuelta por Guada, a ver si había suerte y te ahorrabas el viaje.  Era la época en que no ibas de compras, ibas de tiendas, porque mirabas, paseabas, alternabas, charlabas… Para desgracia de los comerciantes, muchas veces no se compraba nada y se mareaba mucho, pero en eso consistía el ejercicio. En noviembre de 2007 se inauguró el centro comercial Ferial Plaza, el más grande de Castilla-La Mancha con 70.000 metros cuadrados. Llegaban El Corte Inglés, Hipercor, Zara y otras grandes cadenas de ropa y zapatos. Para la población fue la bomba, para los comercios del centro, catastrófico. Las tiendas de marca se trasladaron al centro comercial y el resto, han ido desapareciendo.

La mayoría de los locales del centro han sido ocupados por establecimientos chinos. Empezaron con las tiendas de Todo a un euro, y poco a poco han ido ampliando los negocios. De los bazares y los pequeños supermercados abiertos todos los días del año, han pasado a especializarse en ropa, bisutería, zapatos, fruterías, peluquerías y centros de estética, además de las tiendas de electrónica y los restaurantes. No falta Mulaya, conocido ya como el Zara chino, ropa muy parecida, pero con precios más bajos. Muchas de las nuevas tiendas que triunfan entre las adolescentes y sus mamás, camufladas detrás de un moderno escaparate en tonos tierra y un bonito nombre en inglés, adquieren en realidad sus artículos en Cobo Calleja, el polígono comercial más grande de Europa de donde salen todos los productos chinos. Para nuestros comerciantes es una auténtica invasión que está transformando la ciudad.

El resto de los locales abren probando suerte según las modas: conocidas cadenas de clínicas dentales, centros para acabar con el vello y también salas de apuestas y juegos de azar, algo que resulta escandaloso y preocupante. Nos han quitado las ganas de pasear por el centro.

Seguramente en unos años habrá otro panorama. Cada vez se hacen más compras online, porque se tiene en la mano toda la oferta y los precios, porque se busca, se compara, y cuando encuentras lo mejor, un click y es tuyo. Y si lo que llega no te vale o no te gusta, lo devuelves sin problema. Se compra sin salir de casa o desde la oficina o en el autobús. Comprar ya no es un acto social, ya no quieres ver o ser visto, ya no alternas ni charlas con nadie. Mientras compiten por sobrevivir los grandes almacenes, que se han ido especializando en las marcas más caras y lujosas, y los centros comerciales, a donde unos van con prisa a por aquella prenda que vieron en la web y otros con la familia, a echar la tarde sin gastar un céntimo, sentados en nuestras casas podemos acceder a cualquiera de los productos que allí nos ofrecen y muchos más, y nos ahorramos tener que buscar a un empleado, las colas para pagar y el aparcamiento. La facilidad y rapidez con la que se compra online  hace feliz a nuestra sociedad consumista.

 

 

2 pensamientos en “¿Nos vamos de compras?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.