El comodín de Echániz

Echaniz-Congreso GD.jpg

El candidato del PP ha sido ya diputado tanto por Madrid como por Guadalajara. // Foto: GD.es

Por Álvaro Nuño.

A un mes de las próximas elecciones generales del domingo, 10 de noviembre, el Partido Popular ha dado la campanada en nuestra provincia cambiando a los candidatos al Congreso que intentarán remontar sus malos resultados del pasado 28 de abril. Así, vuelve a Guadalajara todo un clásico del partido de la gaviota por estos lares, José Ignacio Echániz, que sustituirá a Silvia Valmaña como cabeza de lista en las papeletas del PP por la provincia. Parece ser que el cambio ha venido teledirigido directamente desde la calle Génova, aunque en este caso no se puede hablar de paracaidismo puro y duro, porque Echániz ya sabe lo que es ser diputado por Guadalajara en el Congreso, además de concejal en el Ayuntamiento, aunque abandonó la política provincial en 1996 para “alojarse” en Madrid parecía que ya definitivamente.

Echániz es un viejo amigo del cabeza de lista al Senado, Antonio Román; alumno de los Maristas, los Salesianos y la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá como él, también es médico aunque abandonó el fonendoscopio para especializarse en la gestión sanitaria desde muy temprano. Afiliado desde 1981, comenzó su carrera política en el Ayuntamiento de Guadalajara en 1983 y ha sido diputado regional tanto en la Asamblea de Madrid como en las Cortes de Castilla-La Mancha, además de ser consejero de Sanidad en ambas comunidades. Echániz es un hombre de partido, con innumerables responsabilidades políticas a lo largo de su ya dilatada carrera y, además, fue uno de los cargos que apoyo al hoy presidente nacional del PP, Pablo Casado, en las primeras elecciones primarias que celebraron los populares.

“Si tú me dices, ves, lo dejo todo”, le podría haber dicho a Casado a la hora de elaborar las listas para esta reválida en la que el PP aspira a recuperar diputados perdidos en el mes de abril en beneficio de Ciudadanos. Y, sin duda, una provincia “de libro” es Guadalajara, donde el 28 de abril de 2019 no fue un buen día para los populares. En esos comicios perdieron su liderazgo en la provincia con un 20,22 por ciento de los votos, casi diez puntos por debajo de los conseguidos por el PSOE de la ministra Magdalena Valerio, apenas un punto por encima de la candidata-agricultora de Ciudadanos, Mari Ángeles Rosado (ambas sí repiten candidatura en sus respectivas formaciones) y casi un veinte por ciento por debajo de los votos conseguidos en 2016, donde fueron la opción ganadora con sus tradicionales dos diputados frente a uno de los socialistas.

La figura de Echániz además, evita otra nueva pelea intestina dentro del PP provincial, en el que “Guarinistas” y “Romanistas” no ocultan ya su distanciamiento y frialdad los unos con los otros. Cuando se ganaba y existía una figura como la todopoderosa María Dolores de Cospedal por encima, aquí no se discutía y se acataban las órdenes sin rechistar ni dar cuartos al pregonero. Pero desaparecida esta y con un panorama de derrota en todos los ámbitos -local, provincial, regional y nacional-, no han sido pocos los conatos de revanchismo entre los populares alcarreños, además de una escenificación clara de ambos bandos en los actos electorales, haciendo cada uno las campañas por su cuenta.

“Madrid es una comunidad acogedora con las personas que procedemos de provincias. Han sido generosos conmigo, pero yo de Guadalajara no me ido nunca. El 90 por ciento de mi vida política la he hecho en mi tierra, que es Guadalajara” afirma en alcarreño Iñaki, como se le conoce en su círculo personal, en una entrevista concedida al digital  Guadalajara Diario, después de estos 23 años de ausencia, sólo rota por su vuelta como consejero de Sanidad cuando Cospedal fue presidenta de Castilla-La Mancha, entre 2011 y 2015. “Vengo a trabajar como un soldado de infantería más; con humildad y trabajo para intentar volver a ser la primera fuerza de la provincia. Eso se puede conseguir aunque no sé el tiempo que tardaremos”, afirma el candidato consciente del mal estado de forma en que se encuentra el PP alcarreño en estos momentos y que necesita no sólo la ayuda del médico Román, sino que se amplíe el cuadro facultativo con doctores-bomberos venidos de la capital.

Y su primera misión será la de enarbolar la bandera del voto útil frente a otros “votos románticos que consolidan a Pedro Sánchez. Se refiere Echániz, evidentemente a Ciudadanos y Vox, que por ambos flancos le quitaron a los populares votos y, en el caso de los naranjas, un diputado ahora más codiciado que nunca. Conscientes de lo que se juegan en Guadalajara, los líderes nacionales de ambos partidos ya han hecho escala en nuestra provincia. Albert Rivera paró a tomarse unas cañas con sus militantes y cargos locales el pasado martes, comenzando de facto su precampaña en Guadalajara. Y Santiago Abascal visita hoy nuestra ciudad también con el objetivo de llenar las mil butacas del Teatro Buero Vallejo a las ocho de la tarde para presentar su candidatura provincial. Aquí tendrá el líder de Vox que explicar a sus votantes y militantes porqué su formación no ha encontrado a ninguna persona de Guadalajara para encabezar la candidatura y ha elegido para hacerlo al periodista madrileño Ángel López Maraver, este sí un paracaidista con todas sus letras de los que le quitas Google Maps del móvil y no sería capaz de encontrar el lugar del mitin por si solo en toda la campaña.

Por su parte, el Partido Socialista ha recibido a Iñaki Echániz sacando toda la artillería pesada y recordando cómo fue la mano ejecutora de los recortes que asolaron a Guadalajara como al resto de Castilla-La Mancha como consejero de Sanidad. Le acusan de una “terrible gestión” en esos cuatro años, haciéndole responsable del despido de 3.000 profesionales sanitarios, del cierre de los servicios de Urgencias rurales y de parar las obras del Hospital de Guadalajara -aunque haciendo honor a la verdad, estas ya estaban paralizadas de hecho por la empresa constructora al final de la legislatura del socialista Barreda-.  Acusan por tanto al PP de “reírse de la buena gente que hay en Guadalajara” con su nombramiento como candidato. “Me siento muy orgulloso de esa etapa” se defiende el exconsejero popular, porque “cuando llegué no había dinero para pagar las nóminas” y achaca el ataque a la mejor defensa posible: “El Partido Socialista está nervioso, no tiene nada que ofrecer y le preocupa tener enfrente a una candidatura potente como la nuestra”. El domingo 10 de noviembre, los ciudadanos con sus votos pondrán a cada uno en su sitio, como siempre.

Un pensamiento en “El comodín de Echániz

  1. Es desolador el bajísimo nivel intelectual, político y profesional de la mayoría de los que ocupan vía partidaria altos puestos en la administración, desde la presidencia del Gobierno Regional y de las Cortes Regionales para abajo. Siguiendo al clásico, del rey abajo todos. Y hablando de reyes, llama la atención como se instalan clanes hereditarios en los partidos y de ahí a las administraciones y como ejemplo : Bono –> Page –> Hernández. ¡Republicanos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .