Marchamalo decide ¿Y Guadalajara?

Marchamalo decide

Una de las imágenes de la campaña #MarchamaloDecide // Foto: Ayto. Marchamalo

Por Álvaro Nuño.

Un año más, el Ayuntamiento de Marchamalo ha puesto en marcha sus Presupuestos Participativos, una medida en la que el consistorio campiñero es pionero y que permite a todos los vecinos proponer y, en cierta medida, decidir directamente en qué se gastan sus impuestos el año siguiente. Bajo el lema “Marchamalo decide“, y utilizando para ello las nuevas tecnologias, hasta el 28 de octubre, los marchamaleros pueden realizar sus propias propuestas en la web homónima, extendiéndose después el plazo hasta el 17 de noviembre para votar ellos mismos las propuestas realizadas. Todo bajo la supervisión de los técnicos municipales que valoran inicialmente en la semana del 28 de octubre al 3 de noviembre la viabilidad de las diferentes propuestas para comprobar que son realizables y que hay presupuesto para ello, teniendo en cuenta que el Ayuntamiento destina este año 150.000 euros en este proceso. A partir de su aprobación, el Consistorio se compromete a incluir las inversiones en el capítulo correspondiente de las cuentas municipales y a llevarlo a efecto al año siguiente, en este caso a lo largo de 2020.

Pueden participar en Marcahamalo Decide todos los empadronados en el municipio mayores de 16 años, que deben registrarse online en la plataforma. Para que una propuesta se active tiene que alcanzar al menos el dos por ciento de apoyos y también el Ayuntamiento puede proponer una actuación para que sea votada, pero, en ambos casos, para llevarse a cabo, debe alcanzar al menos el 8% de los apoyos y las votaciones son vinculantes para el gobierno municipal encabezado por el socialista Rafael Esteban.

Perezaguas” cree por ejemplo que el Ayuntamiento podría colocar composteras en la zona de los huertos urbanos, “con la idea de que las personas que lo deseen puedan utilizarlas para llevar sus residuos orgánicos y así generar un compost de alta calidad mezclado con los residuos vegetales de los huertos y otros restos de poda”. Silvia, por su parte, propone que se abra un un servicio de ludoteca en el polideportivo “García Fraguas”, “donde poder dejar a los niños mientras los padres pueden disfrutar de las actividades del complejo deportivo”. Y sin salir de las instalaciones deportivas, otro vecino pide que se reformen las instalaciones del complejo deportivo “Llanos Manrique” “debido a que creemos que necesita diversas mejoras tanto en las pistas de tenis y frontón como la de fútbol”.

Instalar un baño público en la Plaza Mayor, iluminar más los puentes sobre el canal o los pasos de peatones de la carretera principal, expedir una Tarjeta Ciudadana con descuentos en los servicios municipales para lo empadronados, asfaltar un aparcamiento, mejorar los columpios de un parque o hacer uno nuevo en tal o cual lugar, instalar cargadores para los vehículos eléctricos, peatonalizar el centro,…. son algunas de las numerosas y variadas propuestas que los ciudadanos exponen directamente ante sus convecinos, y que después estos apoyan o no con sus votos.

Así, por el momento, la idea que más apoyos ha cosechado es la de contratar a un conserje en el centro de Infantil “Cristo de la Esperanza”, hecha por Irene. 120 de sus vecinos piensan efectivamente que esta figura es necesaria ante a falta de profesores de apoyo en el colegio y que obliga a los docentes a ausentarse de sus aulas para realizar cuestiones de contingencia. 64 vecinos apoyan la petición que ha hecho Dayana de que haya “un médico de cabecera por la tarde para aquellas personas que trabajan por las mañanas”. Y 47 apoyan la idea de Silvia de dotar al polideportivo de un servicio de ludoteca. La remodelación del complejo deportivo “Llanos Manrique”, dotar de más sombra a los parques infantiles o poner más contenedores en el barrio del Ferial son otras de las ideas que siguen en el ranking pero que necesitan todavía más apoyos para llegar a tenerse en cuenta.

La plataforma municipal también permite a los gallardos plantear debates públicos sobre las diferentes propuestas, viendo pros y contras de cada idea y apoyarlas o rechazarlas.

Sin duda, hay que felicitar al Ayuntamiento marchamalero por esta convocatoria y por ser pionero en la materia de la participación ciudadana a la hora de recoger su opinión en esta cuestión de la cuentas públicas. No deja de ser un pequeño gesto, puesto que frente a la partida de 150.000 euros que pueden decidir los vecinos, el presupuesto total del año pasado casi rozó los siete millones de euros, de los que casi medio millón se dedicó a inversiones. Pero por algo se empieza y el ciudadano percibe la voluntad de sus próceres de tener en cuenta sus propuestas y opiniones, además de compartirlas con el resto de la comunidad. En 2018 se puso en marcha esta plataforma de cara a los presupuestos de 2019 y la partida entonces fue de 100.000 euros, 50.000 menos que en esta ocasión. Además, el periodo de decisión coincide con el de la elaboración del proyecto de presupuestos para el año que viene, por parte del Equipo de Gobierno y de los diferentes grupos políticos con representación, con lo que la participación está garantizada.

Ya puede tomar nota el Equipo de Gobierno de PSOE y Ciudadanos en la capital de sus vecinos gallardos. En las pasadas elecciones municipales, ambos partidos no se cansaron de prometer participación en su gestión por parte de los vecinos y de que los nuevos presupuestos -ahora mismo se gobierna con los prorrogados de 2018- estarán listos el 1 de enero de 2020. Por tanto, en estos meses se tendrán que materializar los mecanismos más adecuados para que sepamos en qué se va a gastar el dinero de nuestros impuestos y, en la medida de los posible, participar de su elaboración exponiendo ideas y propuestas que después asuma como propias el Ayuntamiento.

No serían tampoco los primeros presupuestos participativos de Guadalajara ya que desde 2015  se estableció un sistema para que los vecinos pudiéramos elegir entre unas partidas planteadas inicialmente por el Equipo de Gobierno entonces del Partido Popular. El sistema era más rudimentario y consistía en rellenar un formulario en papel y entregarlo en varias instalaciones municipales o vía web. En él se plateaban mejoras en nueve zonas de la ciudad, qué lugares se apostaba por recuperar, en que áreas de gestión se debía insistir, eligiendo dos de ellas, y cuál de una lista de 27 calles se debían contemplar en la siguiente “Operación Asfalto”. La participación fue realmente escasa, superando por poco los dos centenares de personas en una ciudad de más de 83.000 vecinos. Después las dos propuestas más votadas se pasaban por el análisis de los técnicos municipales y por los Consejos de Barrio, que se los devolvían al Equipo de Gobierno.

Sin duda, la fórmula es variable y puede ser mejorable, pero sería un error retroceder en este sentido y no dar la posibilidad a la ciudadanía de intervenir directamente en estos presupuestos que, según la concejala de Hacienda, Lucía de Luz, ya están negociando el PSOE y Ciudadanos y en los que prometen no subir impuestos y aumentar el gasto en partidas sociales como el mantenimiento de colegios, y la contratación de personal para los centros sociales.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.